16 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Sigue creciendo la indignación por ecocidio de urapanes

25 de agosto de 2015
25 de agosto de 2015

Urapanes destruidos uno

MANIZALES, 26 de agosto de 2015. La Corporación Aldea Global deploró hoy que la Secretaría del Medio Ambiente se haya estrenado con algo que podría ser un ecocidio en nombre de un urbanismo desconocedor de los aspectos ambientales.

Dijo que la tala fue adelantada con procedimientos inconsultos y fundamentada en razones estéticas ligeras que producen impactos éticos inaceptables para la sociedad civil.

«Ha creado conmoción en la ciudad la decisión de talar la avenida de Urapanes ubicada en el barrio Milán con más de 65 años de existencia, con el propósito de implementar un bulevarcon uso vehicular, adornado con guayacanes», expresó en un pronunciamiento divulgado en la tarde del martes.

La declaración es la siguiente:

Ha creado conmoción en la ciudad la decisión de talar la avenida de Urapanes ubicada en el barrio Milán con más de 65 años de existencia, con el propósito de implementar un bulevarcon uso vehicular, adornado con guayacanes.

El Urapán es una especie foránea e hidrófoga; posiblemente el mayor problema de dichos árboles en Milán se relaciona con su efecto agresivo como amenaza para la red de acueducto y alcantarillado y sobre los edificios vecinos por los asentamientos del suelo. Pero la iniciativa municipal de talarlos no se ha enmarcado en esa problemática, sino en un modelo urbano cuya concepción ambiental flagela la emblemática arboreda con los ecosistemas urbanos ya establecidos, sin haber realizado los estudios para mitigar sus eventuales amenazas, y sobre todo sin la evidencia de daños actuales cuando estas especies ya han logrado su completo desarrollo y adaptación al entorno.

La peor parte de la historia es que la ciudad durante la presente administración estrena su Secretaría del Medio Ambiente, con algo que podría ser un ecocidio en nombre de un urbanismo desconocedor de los aspectos ambientales, con procedimientos inconsultos y fundamentado en razones estéticas ligeras que producen impactos éticos inaceptables para la sociedad civil. Posiblemente esto explica la intención de ¨adaptar el proyecto¨ reduciendo finalmente la cifra de árboles cortados de 90 a 30, previendo las acciones populares de la comunidad.

La Corporación Aldea Global aplaude la gesta cívica por la defensa de los árboles, máxime cuando la ciudad cuenta con un indicador per cápita de 2,82 mt2 de espacio público verde,que no satisface los estándares internacionales de 15 mt2 por habitante, ya que con ella se sienta un precedente para que el ente planificador implemente a futuro proyectos de mayor contenido ambiental y de forma concertada, sin atentar contra el precario patrimonio ambiental de la ciudad.