19 de agosto de 2022
Directores
Evelio Giraldo Ospina
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez

Se abre paso acuerdo de los partidos, para cerrarle el paso al “Congresito”

13 de agosto de 2015
13 de agosto de 2015

BOGOTA, 13 de Agosto de 2015 (RAM) Luego que el presidente Juan Manuel Santos anunciara la posibilidad de la conformación de “Congresito” para estudiar el acuerdo que resulte del diálogo de paz con la guerrilla de las FARC, en La Habana, Cuba  desde el legislativo colombiano –senado- se abre paso una propuesta  “como un todo” con la participación de todos los partidos.

La iniciativa –fruto de un acuerdo político de las distintas bancadas- está orientada a diseñar una propuesta jurídica que permita implementar los acuerdos de La Habana –cuyo proceso de negociación superó los tres años- con el propósito de resolver cuál es el mejor mecanismos, que permitan darle vida al acuerdo de paz.

“Se ha hablado de Constituyente, se ha hablado de Congresito, que sería una sustitución de la Constitución o declarar una Comisión al interior del Congreso, bajo un rol especial. La mejor manera, es que se abra paso un consenso entre las distintas bancadas”, comentó el senador Mauricio Lizcano (Partido de la U)

En otras palabras, para el legislador, el Congreso de Colombia debe ir a la vanguardia y la no la retaguardia. “De no adoptarse este mecanismo, le pasaría a la Corporación se vería sometida a un cierre definitivo, como sucedió en la década de los 90”, subrayó

Para Lizcano no hay nada más fácil que cerrar un Congreso “Los senadores tenemos que ponernos pilas frente a la propuesta del presidente Juan Manuel Santos. No hay que cerrar los ojos. Si estamos dispuestos desde el legislativo encontrar las herramientas jurídicas para la facilitar la construcción de la paz de Colombia, pero no podemos darle la espalda a una tesis del Ejecutivo, porque lo que sucedería  que la Corporación estaría cerca de cerrarse”, indicó

Por su parte, la senadora Viviane Morales (Partido Liberal) que la propuesta del presidente santos de darle “vida a un Congresito”, por encima de las facultades constitucionales del legislativo colombiano, es inoportuna e irresponsable.

“Un proceso de paz, como el que está sumergido el país, debe ser aprobado por los colombianos. Este Congreso tiene la capacidad, para estudiar las propuesta que presente el Gobierno a su estudio y consideración, entre ellos, el de la paz, fruto de un diálogo con las FARC. Ya se dio un debate con mucha altura sobre la paz, que trascendió en la opinión pública, los medios de comunicación y la comunidad internacional”, enfatizó