13 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

MinAgricultura y MinAmbiente firman acuerdo para la gestión integral del agua

14 de agosto de 2015
14 de agosto de 2015

BOGOTA, 14 de Agosto de 2015 (RAM) Como parte de los compromisos adquiridos por el país ante el mundo, para mitigar los gases invernadero en torno al cambio climático, el Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri Valencia y el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Gabriel Vallejo, firmaron el acuerdo interministerial para la gestión integral del agua.

El convenio, que fue suscrito en el marco de XXXII sesión del Consejo Nacional Ambiental, abarca las macrocuencas del Magdalena-Cauca y del Caribe, dos de las más importantes del país, desde el punto de vista de recursos hídricos y de producción agropecuaria.

Al respecto el Ministro Iragorri, dijo que “la agricultura no puede seguir siendo la enemiga del medioambiente”, y enfatizó en que el sector no podría funcionar correctamente sin la responsabilidad ambiental.

Así mismo, destacó el compromiso del MinAgricultura en trabajar conjuntamente en las estrategias para el cambio climático, como política del Gobierno, con los ministerios de Ambiente, Vivienda, Minas y Energía, Comercio, Industria y Turismo, y Tecnologías de la Información, en el sector público, junto a agremiaciones del sector privado, multilaterales y la academia.

La firma del acuerdo se basa cinco objetivos: Reducir la presión sobre los ecosistemas naturales de importancia para la regulación hídrica por parte del sector agropecuario, el uso eficiente y ahorro del agua en la producción agropecuaria, la armonización de la gestión ambiental y agropecuaria, el fortalecimiento y la coordinación interinstitucional y la incorporación de la gestión de riesgo en las actividades agropecuarias.

En el evento se presentó el informe Contribución Determinada y Prevista a Nivel Nacional (iNDC), por sus siglas en inglés, en el cual se indica que Colombia genera el 0,45% de las emisiones globales de gas invernadero. Es por ello, que el país tiene como meta la mitigación en un 20%, hasta el año 2030.

Los planes de acciones sectoriales de mitigación, del 2013 hasta el 2015, se basan en los sectores de transporte, energía eléctrica, hidrocarburos, minas, industria, agropecuario, vivienda y residuos.

El sector agropecuario, ocupa uno de los más altos porcentajes de emisores en el país. En este marco, el Ministro Iragorri explicó los compromisos de la cartera agrícola y pecuaria, los cuales se dividen en tres ejes:

  1. Extensión agropecuaria: basada en la protección del uso del agua y de la tierra que permitirá ser amigable con el medio ambiente y disminuir gases invernaderos.
  2. Procesos de investigación: para tomar decisiones prácticas en la mitigación de gases en la cotidianidad como en la modificación de las cocinas de humos en las casas rurales.
  3. Incentivos: instrumentos como el Incentivo a la Capitalización Rural (ICR), que funcionan como créditos condonables con una variación de porcentajes para pequeños y medianos productores, con que se busca la renovación de los suelos para las áreas cafeteras, de palma, cacao, entre otros.

“Tenemos inversiones en ICR superior al 60% respecto al año pasado, en 400 mil millones de pesos, con el compromiso de revisar los gastos en cada uno de los fondos y determinar los recursos para el próximo año”, aseguró Iragorri Valencia.

En este sentido, explicó las estrategias que desde su cartera se trabaja para avanzar en los temas:

  • Ganadería – sistema silvopastoril: con siembras en tres niveles, de plantas, pasto, arbustos, árboles. A mayor productividad, mayor rentabilidad para el medio ambiente en la mitigación de emisión de gases.
  • Siembra de árboles frutales en suelo ganadero: Un ejemplo es el aguacate, apta en suelos de ganadería, donde el 80% está dedicado al pasto, y que permitiré el crecimiento de las exportaciones de este producto.
  • Reforestación comercial: En este punto, el Madr replanteará el Certificado de Incentivo Forestal (CIF), que representa un ahorro del 50% para los que siembren. Un diagnóstico preliminar arrojó que la siembra se detiene cuando se acaba los fondos del CIF.
  • Micro nivelación: En este punto, con incentivos del ICR, se logró una nivelación de los suelos en el cultivo de arroz, que tiene como proyección la siembra de 500 mil hectáreas que permite cubrir la demanda nacional de un semestre. La micro nivelación es mucho más eficiente en cuanto se disminuye la utilización de fertilizantes y se hace un manejo más eficiente del agua.
  • Biodigestores para el secado de café: Permite mitigar sustancialmente la contaminación por su técnica. Desde el Madr, se inició con la Federación de Cafeteros, el proceso de la transformación del secado del café a través de este sistema que cuenta con líneas de créditos para que los productores puedan acceder.
  • Fomentar la producción de productos orgánicos: Colombia es el mayor dilapidador de fertilizantes en el mundo, al utilizar en sus productores, cinco veces más estos productos con respecto a otros países. Es por ello, que se busca optimizar los fertilizantes en las cosechas.
  • Hornillas eficientes para trapiches paneleros: Con una inversión de 10 mil millones de pesos, inicialmente, se inició la transformación de este sistema beneficiando a 850 productores en el departamento Nariño y se busca expandirlo a otras zonas.
  • Uso de residuos de cosecha para la generación de energía: la proyección es utilizar la energía renovable para los pozos profundos que se construirán en La Guajira con energía solar.
  • Promover las cocinas sin humo.
  • Plan de campesinos guardabosques: un ejemplo, son las acciones que se hicieron en el páramo de Santurbán, al contratar a los campesinos para que sirvan de guardabosques y protejan las cuencas y páramos, creando así los ambientalistas campesinos.

En este sentido, el Ministro Iragorri enfatizó en los beneficios de la mitigación del cambio climático, que van más allá del tema ambiental y agropecuario. En el aspecto económico, mejora la productividad, disminuye los costos y aumenta ingresos por aprovechamiento de subproductos; y en lo social, genera empleos, mejora la calidad de vida y salud de los productores.