14 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Parque de Los Nevados tiene un estado de conservación que no es el óptimo, pero tampoco es deplorable

6 de agosto de 2015
6 de agosto de 2015

 

 

http://eje21.com.co/images/secciones/regionales/nevado%20del%20ruiz.jpg

Manizales, 06 de agosto de 2015.  En comparación con otros páramos del país en las cordilleras oriental y occidental, la parte alta del Parque Natural Los Nevados tiene un estado de conservación que no es el óptimo, pero tampoco es deplorable.

Esta fue la conclusión de Orlando Rangel Churio, profesor titular del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional Sede Bogotá, durante su presentación en la primera jornada del VIII Congreso Colombiano de Botánica, que se realiza en la Universidad de Caldas.

“Ha existido una buena conservación y es indudable que las figuras de protección de estas partes altas tienen una incidencia directa sobre esto. Las partes media y baja sí presentan muchos problemas de deforestación, pero estos son históricos, pues en esta zona está todo lo que es el cinturón cafetero, producto base de la economía desde el siglo pasado”, indicó.

El Parque Natural Los Nevados comprende un área de 58.300 hectáreas (o 583 km2, casi una tercera parte del tamaño de Bogotá), ubicado entre Tolima, Risaralda, Quindío y Caldas, y fue creado en 1974 para la protección de los ecosistemas presentes en esta zona.

El investigador realizó un recuento de los tipos de bosque, pastizales y frailejonales que se encuentran allí, con base en un trabajo que realizó hace más de 30 años para el proyecto Ecoandes, que tuvo como objetivo caracterizar la biodiversidad en los Andes colombianos y ofrecer sus resultados a las entidades gubernamentales, como fuente de referencia para planes de desarrollo o para decidir sobre permisos, problemas de impacto por construcción de vías o embalses, etc.

“Estos bosques fueron muy ricos, pero lo que nos queda es ideal para mirar figuras de protección, teniendo como base que no todo tiene que tocarse ni todo tiene que dejarse intacto”, anotó.

En opinión del experto, la conservación hay que llevarla a la par de la intervención, pero cuando se haga hay que ser muy estrictos con las normas, y esto se logra con estudios en los que se muestra lo que hay y lo que puede pasar ante una afectación.

Según estadísticas históricas del Ideam, por causa del calentamiento global, hasta 2010 el Nevado del Ruiz había perdido un 80 % de su capa glacial, el Nevado de Santa Isabel un 94 % y el Nevado del Tolima un 91 %, todos ellos ubicados en el Parque Los Nevados.

“A la gente se le ha bombardeado con lo del cambio climático porque abre la nevera cuatro veces, porque tiene seis bombillos, tiene dos carros, o tiene aire acondicionado. Pero este fenómeno se da principalmente por las emisiones de la industria, y la industria en Colombia es mínima”, afirmó Rangel Churio.

Este biólogo de la UN considera que los dos factores que más contribuyen al cambio climático desde la perspectiva de Colombia son la deforestación y la contaminación de ríos, lagos y fuentes hídricas. “A esos aspectos no les hemos parado bolas. La deforestación hace que haya mayor devolución de radiación incidente del sol, que se alteren todas las propiedades físico-químicas de los suelos, que se produzcan avalanchas, etc., lo que va a incidir sobre los ríos y lagos, entre otros efectos”, comentó.

Añadió que falta también que el Gobierno tome en cuenta a la academia para buscar soluciones a estos fenómenos. “El sector que ha generado más del 90 % del conocimiento de la biodiversidad en Colombia no se tiene en cuenta. Estamos apartados de todos los programas de cambio climático, mapa de ecosistemas y conservación de la biodiversidad. Hay una frase que es dolorosa: el que tiene el poder es el que tiene la razón, y así es muy difícil que un país progrese porque la biodiversidad es de todos, no de las instituciones”, recordó.

Al final de su conferencia, a la que asistieron estudiantes de todo el país, expresó su complacencia por la juventud de la concurrencia y los invitó a escuchar, analizar, no “tragar entero” y conocer el país y su riqueza en biodiversidad.

(Por:Fin/MDG/MLA/AV)
– Agencia de Noticias UN-