6 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una justicia que cojea y no llega.

11 de julio de 2015

Víctor Zuluaga Gómez

victor zuluagaCuántas veces nos dijeron que “la justicia cojea pero llega”. Lo único que no nos explicaron era adónde llegaba porque en el caso de Colombia todavía la estamos esperando.

Nos podríamos remontar, por ejemplo al caso emblemático de la ceguera judicial como es el del líder sacrificado el 9 de abril de 1940, Jorge Eliécer Gaitán. Defensor al ultranza de la clase trabajadora y crítico acérrimo de los sectores hegemónicos que desde siempre han detentado el poder.

Pasamos luego, después de dar un salto mortal, al caso de Luis Carlos Galán Sarmiento, y a pesar de tener muchas pistas que apuntan a unos autores intelectuales vinculados don el narcotráfico, nada se ha resuelto.

Y el eterno candidato del partido conservador, aquel cuyo único pecado fue el de haber sido hijo de Laureano Gómez, también sacrificado por aquella tendencias de izquierda o de derecha, que consideran que todo se puede resolver con fórmulas extremas de capitalismo salvaje o socialismo; desaparecido sin que se tengan noticias sobre los autores intelectuales.

Ni qué decir del humorista Garzón y en fin, de tantos líderes de la Unión Patriótica, que sucumbieron ante las balas de quienes consideran que todo se puede solucionar a base de balas; es decir, desapareciendo al contrincante.

Pero queda claro que los colombianos sufrimos de una amnesia profunda. Basta con la llegada de un campeonato de fútbol como el ocurrido en Chile recientemente o un clásico en donde intervenga Messi y Ronaldo, para que podamos decir que se produce un borrón y cuenta nueva en los graves asuntos que están pendientes por resolver. El caso de Samuel Moreno y el saqueo que hizo con su sus amigos del erario público; la mermelada recibida por el señor presidente de la Corte Suprema de Justicia; todo ella se pone sobre el tapete, se debate, pero luego pasa a ser flor de un día.

En estos momentos, por ejemplo, el tema de moda es el de los diálogos de paz con la guerrilla. Televisión,  prensa, radio y en general, todos los medios de comunicación, ponen sobre el tapete el asunto, con cifras de las últimas encuestas y con las consabidas posiciones de las dos alas radicales: izquierda y derecha ultramontanas.

Pero sería interesante preguntarnos qué está pasando con la salud. Cuántas personas mueren por falta de asistencia médica, por no recibir los medicamentos oportunamente. Porque debe ser escalofriante el número de tutelas que en este momento están presentando los usuarios de las diferentes EPS.

Qué bueno fuera que en las próximas elecciones no asumiéramos la posición cómoda de decir que como los políticos son corruptos, no están interesados en participar en ninguna elección. La abstención favorece a los corruptos porque pueden comprar más barato el voto de los sectores ignorantes que creen que vendiendo por un almuerzo el voto, están haciendo el negocio de su vida, cuando realmente lo que están haciendo es dando el aval a unos corruptos que sin escrúpulo alguno disponen de los recursos de la educación y de la salud para su provecho personal.