25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un irrespeto a la propiedad intelectual

Por Tomás Nieto
14 de julio de 2015
Por Tomás Nieto
14 de julio de 2015

el campanario

En materia de derechos autorales, la memoria del desaparecido binomio tanguero  conformado por Francisco Canaro e Ivo Pelay no ha corrido con suerte frente a los dos canales privados de la televisión colombiana.

En ambas situaciones se ha abusado de manera descarada de la misma obra musical, titulada “Se dice de mí”, una milonga que grabó originalmente Carlos Roldán, el 19 de mayo de 1943, y 10 años después la llevó al disco Tita Merelo, el 23 de julio de 1954. Los dos vocalistas tuvieron en sus fonogramas el respaldo musical de la orquesta típica del “Pirincho” Canaro.

TEMA DE TELENOVELA

Así ocurrieron en Colombia estos dos atropellos a dos socios  de la música del Río de La Plata:

De la milonga “Se dice de mí” se apropiaron los productores de los culebrones del Canal RCN para emplearla como tema musical de la exitosa telenovela “Betty, la fea”, sin pedirle permiso a nadie. No se consultó a “Sayco”, ni a la SADAIC (Sociedad de Autores y Compositores Argentinos). La segunda era la más indicaba por tratarse de dos músicos pertenecientes a dicha organización con domicilio en Buenos Aires. Canaro, uruguayo; Pelay, argentino.

PARA BAUTIZAR NUEVO PROGRAMA

El nuevo hurto en ritmo de milonga corre ahora por cuenta del Canal Caracol que ha decidido ponerle el nombre “Se dice de mí” a un programa de entrevistas con gentes de la farándula que hará la periodista costeña Diva Jesurum.  Qué falta de imaginación!  ¡Qué irrespeto a la memoria de estas dos celebridades de la canción ciudadana!      

EL AUTOR DE LA LETRA

Ivo Pelay fue un autor teatral que tocó todos los palos y escribió más de doscientos títulos que llenaron las carteleras de los teatros céntricos de Buenos Aires. Era nacido en La Plata, de padre francés y se llamaba Guillermo Juan Robustiano Pichot. A los 18 años estrenaba su primera obra, el sainete en tres actos: Mala vida. Adoptó el seudónimo de Ivo Pelay y fue gran colaborador de Francisco Canaro en letras para sus canciones y en las revistas musicales que organizaba Pirincho.

OTRAS CREACIONES

Como autor de versos para tangos, milongas y género criollo, también fue impresionante su producción y entre los títulos de mayor repercusión que escribiera podemos destacar: Adiós pampa mía, Bajo el cielo azul, Casas viejas, Déjame no quiero verte más, Dos corazones, El jardín del amor, Fondín de Pedro Mendoza (su primer éxito), La milonga de Buenos Aires, La muchachada del centro, Rosa de amor, Soñar y nada más, Todo te nombra o Yo no sé porque te quiero, muchos de ellos en sociedad con Canaro.

LA MILONGA COMPLETA

Se dice de mí…

se dice de mí…

se dice de mí…

Se dice que soy fiera,

que camino a lo malevo,

que soy chueca y que me muevo

con un aire compadrón,

que parezco Leguisamo,

mi nariz es puntiaguda,

la figura no me ayuda

y mi boca es un buzón.

 

Si charlo con Luis,

con Pedro o con Juan,

hablando de mí

los hombres están.

Critican si ya,

la línea perdí,

se fijan si voy,

si vengo o si fui.

 

Se dicen muchas cosas,

mas si el bulto no interesa,

¿por qué pierden la cabeza

ocupándose de mí?

 

Yo sé que muchos

me desprecian comprar quieren

y suspiran y se mueren

cuando piensan en mi amor.

Y más de uno se derrite si suspiro

y se quedan, si los miro,

resoplando como un Ford.

 

Si fea soy, pongámosle,

que de eso aun no me enteré.

En el amor yo solo sé

que a más de un gil, dejé a pie.

Podrán decir, podrán hablar,

y murmurar y rebuznar,

mas la fealdad que dios me dio

mucha mujer me la envidió.

Y no dirán que me engrupí

porque modesta siempre fui…

¡Yo soy así!

 

Y ocultan de mí…

ocultan que yo tengo

unos ojos soñadores,

además otros primores

que producen sensación.

Si soy fiera sé que, en cambio,

tengo un cutis de muñeca,

los que dicen que soy chueca

no me han visto en camisón.

 

Los hombres de mí

critican la voz,

el modo de andar,

la pinta, la tos.

Critican si ya

la línea perdí,

se fijan si voy,

si vengo, o si fui.

 

Se dicen muchas cosas,

mas si el bulto no interesa,

¿por qué pierden la cabeza

ocupándose de mí?