27 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El dólar podría corregir nuevamente a la baja a finales de 2015: Corficolombiana

16 de julio de 2015
16 de julio de 2015

dolares

Bogotá, julio 16 de 2015 – La Corporación Financiera Colombiana, Corficolombiana, realizó en el Club El Nogal el foro “¿Para dónde va el dólar?”, con el propósito de realizar un análisis del futuro de la divisa y presentar sus pronósticos en lo que resta de 2015. 

Durante el evento, el director de Investigaciones Económicas de Corficolombiana, Andrés Pardo Amézquita, resaltó que uno de los principales determinantes de la tasa de cambio en 2015 seguirá siendo el precio internacional del petróleo, el cual se mantendrá muy por debajo del promedio observado el año pasado, con continuos episodios de grandes altibajos. Por esta razón, el valor promedio de la tasa de cambio será muy superior al observado en 2014 y su volatilidad seguirá siendo inusualmente alta.

No obstante, Corficolombiana venía anticipando un rebote parcial, aunque notable, de los precios del petróleo, especialmente en el segundo semestre del año; y parte de este repunte se materializó en el segundo trimestre de 2015. Sus análisis sugerían que la magnitud del desplome del año pasado no era del todo consistente con los fundamentales de oferta y demanda global, y que la producción de petróleo no convencional en Estados Unidos, principal responsable del exceso de oferta en el mundo, se iba a afectar en el muy corto plazo. Bajo estas premisas, Corficolombiana aún espera una mayor recuperación del precio del crudo, a niveles de 70 dólares por barril para el Brent al cierre del año, lo cual debería favorecer una disminución del dólar en Colombia en los próximos meses.

Por otro lado, Pardo explicó que el grueso del impacto del desplome del petróleo en el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos se iba a evidenciar relativamente rápido, con una ampliación significativa a finales de 2014 y comienzos de 2015, pero que descendería gradualmente a lo largo del año, como efectivamente se observa en los datos publicados hasta la fecha. “Esto significa que el déficit del primer semestre de 2015 será más alto que el del segundo; y si la ampliación del déficit vino acompañada de un aumento del dólar en Colombia, entonces una disminución del déficit debería reducir las presiones alcistas en la segunda mitad del año”, aseguró Pardo.

De acuerdo con Corficolombiana, la tasa de cambio también seguirá influenciada por la política monetaria en los principales países desarrollados. Dos fuerzas opuestas están actuando en este frente, las cuales también aumentan la volatilidad cambiaria: el eventual inicio de subida de tasas de interés en Estados Unidos, y el enorme estímulo monetario que están otorgando los otros grandes bancos centrales del mundo, liderados por el Europeo y el de Japón.

La política monetaria en Estados Unidos tiene un mayor impacto sobre el peso colombiano que la de otras partes del mundo, lo cual justifica una tasa de cambio promedio más devaluada en 2015 con respecto a 2014. No obstante, los nuevos programas de inyección de liquidez provenientes de la Eurozona y Japón son tan grandes, que ayudarán a compensar buena parte de las presiones devaluacionistas provenientes de Estados Unidos.

Además, Corficolombiana considera que el mercado ya ha incorporado la mayor parte del eventual aumento de tasas de interés en Estados Unidos en el futuro cercano. En este sentido, Pardo advierte que “el dólar en Colombia podría registrar correcciones a la baja ante cualquier señal de que Estados Unidos postergue el aumento de tasas de interés o de que el ritmo de subida sea más lento de lo previsto, situaciones que vemos altamente probables”. La continuidad de los excesos de liquidez mundial seguirá contribuyendo a una entrada importante de flujos de inversión de portafolio hacia Colombia, particularmente concentrados en el mercado de deuda pública.

En cuanto a los flujos privados de inversión extranjera directa, la Corporación pronostica que serán menores que en años anteriores, como era de esperarse por la crisis petrolera, pero continuarán financiando la mayor parte del déficit de la cuenta corriente. Sin embargo, la Corporación espera que estos flujos caigan moderadamente, según lo confirman las cifras de la balanza cambiaria hasta el cierre del primer semestre, y que se compensen con mayores flujos de endeudamiento externo, pues el Gobierno y Ecopetrol tendrán que cubrir un déficit fiscal más abultado que el previsto.

Bajo este panorama, Corficolombiana pronostica que la tasa de cambio se ubicará en un promedio de 2450-2500 pesos por dólar en 2015, y que podría incluso rozar niveles de 2800-2850, pero vislumbra una probabilidad no despreciable de que se vuelvan a observar niveles mínimos de 2250-2300 pesos por dólar antes de finalizar el año o en los primeros meses de 2016.

En el evento participaron Ana Fernanda Maiguashca, codirectora del Banco de la República; Armando Montenegro, Chairman de BTG Pactual Colombia; y Andrés Pardo Amézquita, Director Ejecutivo de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.