14 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El 25 aniversario de la muerte de don Arturo Arango Uribe

24 de julio de 2015
24 de julio de 2015
Arturo Arango Uribe
Carátula del libro de José Jaramillo Mejía

(Recopilación de Alonso Gaviria Paredes en el 25 aniversario del deceso del gran publicista y periodista Arturo Arango Uribe).

El hombre, el intelectual, el pionero, el ciudadano. Textos de José Jaramillo Mejía. Prólogo de Mario Calderón Rivera. 106 páginas, impresión de lujo, 32 fotografías incluyendo la portada en donde el cívico con manos de recias nervaduras y bondadosa energía expone sus enseñanzas.

La panorámica de su Manizales de malva, la publicidad cerebral que impuso marcas, su familia, sus generaciones, homenajes. Fue un visionario.

En 1933 publicó su libro “180 días en el frente”, la guerra con el Perú en 1932 los Cano de El Espectador lo enviaron como corresponsal para cubrir el conflicto en el Putumayo. Allá pescó un tifo.

El remedio era sumergirlo en las aguas del río para bajarle la fiebre. Rescatado de la selva, unas monjitas le salvaron la vida – mediante quinas y rezos- . Su tocayo el editor Arturo Zapata editó el libro mencionado. Mediante la venta de la publicación pensaba pagar el matrimonio de su hermana Mercedes con Gilberto Villegas Velásquez- el famoso de las preguntas, respuestas “Givive”.

Don Arturo como corresponsal de guerra contó los sufrimientos de los soldados colombianos quienes sudaban escalofríos; mientras que los burócratas de Bogotá discutían demorando los envíos y hacían consultas a gobiernos europeos preguntándoles cómo se hacía una guerra.

Don Arturo Arango Uribe nació en Ibagué el 22 de febrero de 1909, pero muy niño fue llevado a Manizales Caldas era Departamento Modelo y pasaba el meridiano cultural por su geografía. Su padre fue don Alfonso Arango un empresario de varios negocios y doña Eugenia su señora madre. Los negocios no fructificaron y se marchó para Bogotá con la familia. Luego viajó solo a Europa a rebuscarse la vida.

Cuando regresó, los balances estaban en quiebra y eso lo condujo a una depresión y falleció. Don Pedro Uribe Mejía el sabio cafetero, estaba casado con una hermana de don Arturo, y tuvo que traerse la parentela de Bogotá. Bien dice don Arturo: Pedro fue mi padre.

Su hermano Alberto como dibujante hizo academia en la escuela de Bellas Artes, ejerció la odontología primitiva, fabricó muebles. Hizo dibujos al libro del humorista Rafael Arango Villegas.

El 15 de septiembre de 1936 casó con la bella señorita Esther Correa de Mejía en la catedral de San Pedro de Cali. El libro muestra las cartas de amor en una preciosa caligrafía. Era todo un bolero de piel romántica.

Llega familia: hombres elegantes y mujeres lindas. La lista es toda una camada. Los hados funestos visitaron a don Arturo: su hijo Alfonso murió en accidente. Esta prueba, sí que afectó al valiente.

Don Arturo y doña Esther, gracias a los éxitos de la empresa Sancho (publicidad) crearon un fondo educativo para todos los herederos con los gastos pagos. La pareja anhelo sólida educación para los suyos. Hay dos preciosas fotografías: la del matrimonio y ya en la sabiduría de los años. Don Arturo hizo periodismo radial: “Crónica”.

Luego la Publicidad Caldas. Hace comprender la diferencia entre publicidad y propaganda. Don Arturo y doña Esther tenían en sus iniciativas la caridad y ahí está la Fundación de ellos, hacen evangelio de todo ejemplo.

Seguimos con Sancho, de la mano de don Álvaro Arango Correa su actual presidente él sigue los pasos del fundador y en la calle 98 con carrera 9 está la torre Sancho, alberga 7 empresas que conforman la Organización y con una nómina de 700 personas profesionales. Recordemos que entre los empleados originales de Sancho, estaba el inimitable Hernán Nicholls, hizo una fusión o “transfusión” como dicen.

Luego la sinergia toda pasó a Sancho. Una empresa edificante, pasa sus malos ratos y cuando la aviación comercial Aces tuvo inconsistencias de interpretación, y fue hasta la Procuraduría. Esto afectó sensiblemente a Don Arturo y debió hacer una fuerte carta para dar claridad a todo.

Sancho destiló transparencia. Llega la globalización comercial y grandes marcas están en el portafolio de ideas prácticas de Sancho. Se hace la ecuación con BBDO. Don Arturo Arango Uribe en negocios de ganadería y fue pionero en la rotación de pastos.

En 1984 el Congreso de la Asociación Colombiana de Agencias de Publicidad, entregó un reconocimiento al Decano por su enorme contribución al medio durante su ejercicio por 50 años. Propaganda Sancho 1952 “Vendemos ideas, no vendemos palabras”.

Una página de valor: en los días de la dictadura militar, los del servicio secreto: SIC agredieron a un ciudadano anciano: Don Arturo se enfrentó a la esbirricidad y por eso lo transportaron en volqueta paseándolo por toda la ciudad (meterse con peones oficiales, es como tocarle los testículos a un burro con peste de rabia).

Don Arturo; gran caminante, andariego o andarín e gustaba mucho el ejercicio y lo motivaba. Cuando estuvo el poeta nadaista Gonzalo Arango, El Patriarca lo acogió con simpatía. “Don Arturo: usted es mi alma joven con 40 siglos de poeta.

“Un abrazo de su amigo”. Gonzalo Arango. En la página 75 se cuenta de los rieles Pereira – Manizales. Don Arturo presentó soluciones, pero Bogotá nada dijo. En 1980 don Arturo recibió el Escudo de Oro de Manizales y el Mérito “Manuel Murillo Toro” en las comunicaciones.

Murió el 23 de junio de 1990. ¡Nuestro Quijote se ha ido!. Escribieron las gentes de Sancho. El poeta J. Mario Arbeláez, creativo de Sancho escribió a los Arango: El nadaista y el de la publicidad. Finalmente cierra el libro con una frase de un ex presidente de Colombia: “Quien hace algo y no lo cuenta es como si no lo hubiera hecho”. Este libro fue de edición limitada.

El CEO  de Sancho /BBDO dice en una carta remisoria: “Después de mucho esculcar encontré éste, que será el único ejemplar que tendrá una persona fuera de la familia”. De don Arturo escribieron “ un Quijote que creó a Sancho y un Sancho que se volvió Quijote”.

Gracias don Álvaro Arango Correa, por permitir conocer más de ese colombiano que hizo país con su talentosa imaginación irrepetible.