3 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Dilia Estrada?

6 de julio de 2015
Por Luciano de la Congoja
Por Luciano de la Congoja
6 de julio de 2015

Por Luciano de la Congoja

buhoLos zapateros  tenemos el sexto sentido muy desarrollado.   Sin embargo los que vienen a este ventorillo lo ven  a uno  clavando zapatillas  y  piensan  muchas cosas . Que este oficio lo desempeña gente de mala clase. Es cierto. Que es   refugio para los que se están muriendo de hambre. Es así.  Que es para los aburridos. También.  Que los zapateros son unos sinverguenzas. Que nada igual a la vida de las cantinas.  ¡Qué descubrimiento!

Cuento esta anécdota : Un día fui a la gobernación  a preguntar por un fulano que me debía una platica de mi trabajo.Tomé el ascensor y le pregunté  a un señor que casualmente  también lo utilizaba.¿Usted que hace? Soy el portero en el despacho del gobernador.  ¿Verdad que el gobernador es marica? (como Palemón el Estilista) ¿Marica yo  que tengo que aguantarme sus guayabos, soportar sus berridos, servirle ron al escondido    y, en silencio, recibir los aguaceros de sus  insultos?

Eso creen de nosotros los zapateros.  Que somos  homofóbicos como Palemón el Estilista, o ladroncillos.

Pues bien : he dicho que soy revistero.Para comprar un libro tengo que disminuir el mercado para la familia. Ahora solo los ricos pueden comprarlos.

Por leer se me desarrolló el olfato para saber en dónde  ponen las garzas.

Voy a grano : apuesto que Palemón el Estilista no es nungún  peluquero, ni taxista, ni tampoco es portero donde Las Pereiranas. Póngase la mano en la cabeza  : es Dilia Estrada.

Lo venía diciendo : el estilo de Palemón me parecía amanerado  y feminoide. Hice un debate con  esos enguayabados que aquí vienen a tertuliar y uno, muy convencido,  concluyó : solo Dilia Estrada puede escribir así. (Me aterré :yo no sabía que esta señora – la que conozco, si acaso es ella- hubiera    escrito ni siquiera una carta). El sabueso afirmó : los giros melindrosos de las frases, ese taconeo bonito de adjetivos, esa melodía pueblerina que le sirve para armar  esas parrafadas de gay, solo pueden salir de la pluma de una mujer  que se está ensayando a ser   escritora. Con avidez  otra vez le indagué . Déme el segundo apellido de esa  dama o por lo menos el de su esposo, si es casada.  Y el avispado detective respondió : ahí le dejo ese trompo en la uña.

¿Cuál Dilia Estrada?   ¿Una que fue parlamentaria? ¿Tendrá una floristería?  ¿ O  será una amiga íntima  de algún trasnochado contertulio  de mi bohardilla?

Pues bien : la intriga queda en pie : ¿Palemón el Estilista  es un barbero maricón  de brocha espumosa? O  este Palemón  es Dilia Estrada? ¿Cuál Dilia Estrada?