9 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Del senado a la asamblea

2 de julio de 2015
2 de julio de 2015

Política con pimienta

jaime alonso zuluaga reducida

Debe ser a muerte el enfrentamiento entre Jaime Alonso Zuluaga y Hernán Penagos. Primero, como dupleta, hicieron una campaña conjunta, el primero para senado de la república y el segundo para la cámara. Sin embargo Penagos enfocó toda la publicidad a su favor dejando expósito a su amigo. Después se habló de la posibilidad de que Zuluaga fuera candidato a la gobernación de Caldas. Pero Penagos prefirió a su cuñado Jorge Hernán Mesa, traicionando otra vez a quien fuera su mentor político. Ahora Zuluaga, en una rebajona increíble, quiere ser diputado. ¿Otra vez Penagos le dará un zapataszo en las espinillas al señor Zuluaga?

Los hijos no deben pagar los errores de los padres

Hemos sido informados que el Partido Liberal le negó el aval a Óscar Tapasco Triviño, hijo de Ferney Tapasco, recientemente condenado por la justicia por el crimen de Orlando Sierra. Si el motivo se centra en su condición de hijo del condenado, se ha cometido una injusticia inaudita. Los errores de los padres no deben ser trasladados a los hijos, porque cada ser humano tiene su propia órbita que debe ser respetada. No conocemos al hijo de Tapasco, pero si aspiraba a la asamblea algunos títulos personales debe tener para que se enfrentara a una elección que, de ser favorable, se requería manejar muchos valores intelectuales.

La caldera está ardiendo

Sabemos que de un momento a otro Omar Yepes Alzate dará a conocer el nombre del candidato conservador a la gobernación de Caldas. ¿Será su hermano Jorge Hernán? ¿Será Carlos Uriel Naranjo?

Nada de nada

Un alto funcionario del equipo económico ministerial le dijo a un grupo de periodistas que el Gobierno no ha pensado en vender más porcentaje accionario de Ecopetrol, “ni como plan B si se cae definitivamente la subasta de Isagen, como tampoco como fórmula para fondear los presupuestos de 2016 y 2017”. La misma fuente indicó que si bien el precio del crudo se ha ido recuperando lenta pero sostenidamente en las últimas semanas, aún no supera los 60 dólares. Agregó que para recuperar lo dejado de percibir desde hace un año, habría que tener precio del barril a 90 dólares por no menos de seis meses, “algo improbable en el corto plazo”. Off the Record, el Nuevo Siglo.

Carta de Augusto León Restrepo:

Juro por cinco mil cruces benditas que no tengo arte ni parte en el sarampión de columnistas ´que se ocultan en los seudónimos para calumniar irresponsablemente a colaboradores  que hacen parte de la formación de Eje 21 desde su nacimiento.
Me sorprende y extraña que uno de los «cerebros» que acaba de descubrir Evelio  para el portal  manizaleño trate de decirnos que César Montoya no es un hombre de letras sino de armas tomar. No hay derecho.

Carta de César Montoya Ocampo

Manizales, julio de 2.015

Señor
Evelio Giraldo Ospina
Eje 21

Apreciado señor y amigo:

Desde hace unas semanas han aparecido en su periódico digital tres  colaboradores  que se firman como Luciano de la Congoja, Palemón el Estilista y Daniel el Travieso. El primero es ácido, el segundo diletante y el tercero de estilo indefinible.

Son llamativos los zarandeos de los políticos y las mentiras que se inventan para hacer agradable lo que escriben. Hasta ahí, todo bien.

Sin embargo, no puedo aceptar unas calumnias que tienen un tétrico fondo delincuencial.

Primero : miente el señor de la Congoja al  escribir que fui un asesino en potencia, cuando supuestamente traté de darle muerte  al doctor Augusto León Restrepo, por cierto mi íntimo amigo de toda la vida.

Segundo : Conocí de cárceles y comisarías cuando fui abogado litigante. Jamás, jamás como detenido.

Tercero : ¿Quién le informaría a Luciano de la Congoja  que el Mariscal Alzate me detestaba cuando, por el contrario, siempre fui muy  cercano de su corazón?

Cuarto: Jamás he  cargado un revólver. No sé que es hacer un disparo.

Me importa un pepino lo que de mí se diga, pero sí exijo que no se me calumnie para deshon- rar mi nombre.

Soy su amigo,

César Montoya Ocampo