6 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

«En Colombia vivimos al vaivén de la última noticia»: Ricardo Alarcón

18 de junio de 2015
18 de junio de 2015

Entrevista de Pantalla & Dial con el presidente de Caracol Radio

Ricardo Alarcon

 Por Édgard Hozzman
Londonderry New aHampshire  VI-18-015

Ricardo Alarcón, presidente de Caracol, no cree en la licencia de locución, dice que los oyentes son los que eligen su programación, sostiene que Colombia vive al vaivén de la última noticia, cree que La Luciérnaga no ha cerrado su ciclo, coincide en que la payola le ha hecho mucho daño al medio  y  al dejar su cargo de presidente, lo hace para estudiar entorno digital y analizar el futuro de la radio.

Aunque estudió Ingeniería Sanitaria, pudo más la pasión por la radio y desde su época de colegio, cuando narraba los encuentros futbolísticos, soñaba con estar en los estudios de las grandes cadenas o dialogando con su gran ídolo: José Pardo Llada, el cubano que participó en la revolución cubana y que llegó a Santiago de Cali para quedarse y enseñar patriotismo.

Su primera oportunidad la tuvo en el concurso “Operación Juventud” que Todelar Cali organizó en  1971. Aunque no ganó, el gran hombre de radio, don Eduardo Rueda Santos, gerente regional de Caracol vio en aquel inquieto muchacho una piedra para pulir y lo llevó a la cadena.

Comenzó haciendo programas de rock. “No lo hacía tan mal y tenía sintonía”, recuerda.

Pero luego integró equipos de narradores y comentaristas de fútbol y posteriormente pasó a las oficinas de la empresa. La radio perdió un periodista deportivo destinado ha convertirse en uno de los grandes de su generación idealista y romántica.  Su ascendente proyección ejecutiva la comenzó como gerente regional de ventas Caracol en Bogotá, más tarde gerente nacional y presidente, gestor de los grandes cambios.

Para bien del medio radial, se ganó a un ejecutivo visionario, quien no dudó en proponer la creación de una multinacional radial, idea que tuvo eco en Prisa.

–¿Cómo descubrió su vocación de comunicador?

–Nada original, era el que narraba los partidos de fútbol en el colegio.

–¿Recuerda cuándo fue la primera vez que habló en la radio?

–En Todelar en Cali en un concurso intercolegial llamado Operación Juventud. Representé al Colegio Alemán.

–¿Cuál fue su modelo radial?

–Yamid Amat, Hernán Peláez, Oscar Rentería, Jorge Enrique Pulido, José María Muñoz de Argentina.

–¿Por qué el periodismo deportivo?

–También hice programas de rock, pero el deporte era lo que más me gustaba y en lo que mejor me fue.

–¿Recuerda el primer equipo periodístico que conformó?

Imagínese si no, Oscar Rentería, Mao, Rafael Araujo, Jairo Aristizábal, Mario Posso, Álvaro Muñoz, Jairo Chávez.

–¿A quién admiraba y escuchaba antes de llegar a la radio?

–Escuchaba mucha radio y la lista sería interminable pero creo que la mejor personalidad radial que escuché fue el cubano José Pardo Llada.

–¿Escuchó el Circuito Todelar, el de los Tobón de la Roche y Tobón Martínez?

–Claro que si, yo crecí en Cali en los 70 época dorada de Todelar. Es más, soy uno de los pocos que sin haber trabajado nunca allí, traté personalmente a don Bernardo Tobón. También trabajé y he sido amigo de Jairo, Bernardo Jr. y Germán. Pero mis competidores de toda la vida, con quienes nos hemos batido sin misericordia y sin embargo hemos sido siempre amigos, los de RCN, Ricardo Londoño, Fernando Molina y Gabriel Reyes.

–¿Recuerda su llegada a Mil XX? ¿Quiénes conformaban su equipo?

–Si, llegué a remplazar a nadie menos que Armando Osorio. Y para que se sorprenda recuerdo a varios, usted verá si los publica todos: Juan Caballero, Jaime Padrón, Manolo Bellón, Hernán Orjuela, “el ñato” Molina, Leslie Abadí, Susana Azza, Margaret Ojalvo, y eso que solo le menciono personas directamente de radio.

–¿Cómo se produjo su exitoso acenso como ejecutivo de Caracol?

–Comencé en Cali como asistente de gerencia y después vine a Bogotá a Mil Veinte y posteriormente fui gerente comercial. Fui nombrado por primera vez gerente general de Caracol a los 31 años. Digo por primera vez porque después me fui 6 años a la televisión antes de regresar a Caracol Radio.

–¿Quién creyó en usted?

–Imagínese usted, en una carrera larga como la mía cuanta gente ha tenido que creer, pero el primero sin duda Eduardo Rueda en Cali. Fernando y Diego Londoño quienes me trajeron a Bogotá. También Julio Mario Santo Domingo y Augusto López quienes al comprar Caracol me encontraron allí y tomaron la decisión de nombrarme gerente general acabándome de conocer.

–¿Integró La Polémica?

–Si claro, también tuve esa gran escuela.

–¿La Luciérnaga ya cumplió su ciclo?

–Es un programa que cuadruplica en audiencia a su competidor más cercano en radio hablada, le va muy bien en facturación y tiene uno de los mejores equipos radiales del país con un director joven y exitoso. ¿Algo de eso lo hace pensar en un final de ciclo?

–¿Cuál es la diferencia entre Prisa y el Grupo Santo Domingo?

–Pues son muy diferentes. El Grupo Santo Domingo ha construido una multimedia fuerte en Colombia con énfasis y éxito en la TV. Prisa en medios es una multinacional que se ha concentrado principalmente en la radio con éxito en varios países un buen ejemplo es Colombia.

–¿Se hizo mejor radio en sus años de periodista, que en su actividad ejecutiva?

–No, cada época ha tenido sus cosas buenas. A mí me tocó como periodista un momento más artesanal, los talentos eran silvestres, seguramente la pasábamos mejor. Pero eso no quiere decir que fuera una radio superior.

–¿Qué tuvo que ver usted con la transacción Santo Domingo Prisa?

–La idea inicial de unir Caracol y la Ser para desarrollar una multinacional de radio fue una propuesta mía y encontró eco en Augusto Delkader en aquel momento Consejero Delegado de la Ser. Ese fue el origen de lo que hoy es Prisa Radio

–¿Cuál es la diferencia entre Caracol Radio y Radio Caracol?

–La cadena se llama Caracol Radio que es como se ha conocido siempre en Colombia.

–¿Cuándo perdió el liderazgo continental la radio colombiana? ¿Por qué?

–Nunca lo ha perdido. La radio colombiana tiene el mayor share de mercado publicitario de América y de gran parte del mundo. La penetración es también de las más altas a nivel internacional. Y no conozco ningún país donde los programas periodísticos radiales  pesen tanto en la agenda noticiosa  como aquí.

–¿La payola le ha hecho daño a Radio Caracol?

–Es un problema de la radio en general que se ha combatido mucho pero no se ha podido erradicar. Sin embargo como la programación musical de las emisoras es cada vez más técnica y producto de la investigación habrá más instrumentos para el control.

–¿Colombia es consciente del momento histórico que está viviendo?

–Aquí siempre estamos al vaivén de la última noticia. Nos hace falta un poco de pausa para entender lo que está pasando.

–¿Hay ética en la información que se le da a Colombia?

–Hay de todo, pero la historia reciente de este país demuestra que la prensa ha sido muy valiente para enfrentar los diferentes tipos de presión que ha tenido.

–¿El morbo, la irreverencia y la vulgaridad son argumentos válidos para conquistar sintonía?

–Encontrar los límites es muy subjetivo. Es preferible que sea la misma audiencia la que vaya decantando y escogiendo a quien escucha y a quien no. Lo demás puede llevar fácilmente a la censura.

–¿A qué se debe el cambio de presidencia al cargo de asesor?

–Es una decisión personal, quiero después de tantos años tener más tiempo para mis cosas y para estudiar el entorno digital y el camino futuro de los medios. Me quedo como presidente de la Junta Directiva y asesor de Caracol y de Prisa. Al frente de la empresa queda Cristian Dieb un magnífico ejecutivo quien lleva varios años trabajando a mi lado.

–¿Cómo presidente de Radio Caracol cuál fue su gran satisfacción?

–Hacer parte de un equipo que ha logrado mantener durante años un liderazgo indiscutible, entre otras cosas con  las dos cadenas de radio informativa más importantes del país. Caracol fue el año pasado, siendo solo radio, la segunda empresa de medios en utilidad neta y la 133 entre todas las empresas colombianas. Y por encima de todo, sus profesionales tienen  el respeto y la admiración de todo el país.

–¿Cuál será su aporte como asesor?

–Fundamentalmente me dedicaré a los contenidos, lo que más me gusta y donde creo que más puedo aportar.

–¿Piensa escribir sus experiencias?

–Por qué no

–¿El Marketing acabo con la excelencia de la radio?

–Para nada, saber uno donde está parado nunca puede hacer mal a la excelencia.

–¿Tuvo ofertas de la competencia?

–Pocas en radio, más de la televisión.

–¿Por qué Caracol no volvió a transmitir las grandes carreras de ciclismo?

–Porque ya no hace sentido, con las grandes transmisiones televisivas, la radio tiene que ir más a otro estilo de cubrimientos, igual pasará con el fútbol, por eso es tan exitoso un formato como el de Carrusel.

–¿Colombia ha perdido su identidad folclórica?

–Es inevitable en el mundo de hoy. Pero no entiendo por qué la radio pública se dedica a transmitir rock en lugar de impulsar la música colombiana como sería su deber.

–¿Debe el gobierno volver a exigir la Licencia de Locución y la Tarjeta de periodista?

–Eso es un mito. Tenía sentido cuando había pocas facultades de periodismo pero hoy cada vez más profesionales de la radio llegan con un título universitario. Otra cosa es que antes había colegas que leían y eran muy cultos y ahora estamos en la era del facilismo de Google pero eso no se soluciona con una licencia ni con una facultad.

–¿La actitud franca y sin pelos en la lengua de Hernán Peláez es una piedra en el zapato para Prisa?

–En una relación profesional de tantos años es lógico que haya altas y bajas, pero en el balance con Hernán, solo admiración y agradecimiento.

   [email protected]