5 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

CIEGOS Y SORDOS PERO NO MUDOS

24 de junio de 2015

Rayos y centellas se han producido por parte de la guerrilla ante la propuesta del partido Alianza Verde para que por medio de un referendo se establezca un plazo fijado para el 9 de abril del próximo año para firmar un acuerdo de paz o dar por terminadas las conversaciones ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo.

Porque es bien claro que la locuacidad que muestran los representantes de la guerrilla en La Habana, es de un volumen bien alto. Pero esos mensajes que se dan verbalmente sobre los intereses que los mueven en el sentido de defender los intereses de los sectores menos favorecidos, son desvirtuados por medio de acciones que vienen afectando de tiempo atrás a ciertas compañías petroleras, pero también y de manea grave, al medio ambiente con derrame de crudo sobre los ríos y privando de energía a miles de pobladores de departamentos que tienen costa sobre el Pacífico. Ante tanto dolor por la contaminación de fuentes de agua y sufrimiento por la carencia de energía, la guerrilla se muestra ciega y sorda.

Cuando escuchamos las declaraciones de algunos jefes guerrilleros justificando la voladura de torres de energía y el derrame de los camiones que transportan petróleo, lo menos que podemos entender es que están de espaldas a las necesidades del país y que en la medida que afectan a empresas multinacionales, también producen enormes daños a sectores pobres de la población y al erario público, porque finalmente la reparación de torres de energía y el saneamiento de fuentes de agua corren por cuenta del gobierno de turno, que simplemente se encarga de que gran parte de nuestros impuestos se dediquen a reparar tales daños.

Sorprenden también las declaraciones de los jefes guerrilleros en el sentido de plantear el interés que tienen de convertirse en fuerzas políticas que busquen el respaldo de los colombianos para introducir reformas económicas y políticas y sociales, cuando el método de su lucha se podría resumir de la siguiente manera: “El fin justifica los medios”.

 

La única explicación posible para tanta incoherencia podría ser la de que al estar tanto tiempo en la selva, no se hayan dado cuenta de los fracasos en serie de aquellos proyectos comunistas que buscan partir de la base que todos los seres humanos somos iguales, pero como ha ocurrido siempre, los líderes de los partidos gobernantes son los encargados de reemplazar los sectores hegemónicos que en determinado momento gobiernan en los regímenes capitalistas.

Pero si es verdad que los regímenes comunistas han fracasado, igualmente es palpable que el capitalismo salvaje produce de una manera acelerada una enorme concentración de la riqueza, enorme desigualdad y agotamiento de los recursos naturales a tal punto de hacer inviable la vida en el Planeta.

Será necesario entonces pensar en un régimen económico y político en donde se puedan combinar los dos principios en disputa: libertad e igualdad.