25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Carta de Palemón el estilista (3)

4 de junio de 2015
Por Palemón el Estilista
Por Palemón el Estilista
4 de junio de 2015

Don Evelio:

estilista miniaturizadoNo sabía que los camaleones escribían, pero lo hacen. Me dirá usted que de donde saqué este cuento tan reforzado. Y tendré que contestarle que de aquí mismo. De Eje 21 Es que empezó a colaborarle alguien que suscribe como Luciano de la Congoja y como el primer escrito lo hizo para despotricar de un político, Luis Alfonso Hoyos, supuse que se trataba de otro político que quería sacarse una espina con el joven de Pensilvania y que aprovechaba esta tribuna para hacerlo. Pero no parece que sea político, porque luego las emprendió contra el Alcalde actual de Manizales a quien le achacó todo lo que sucede en la carrera 23 con los vendedoras de comida y cacharros y un político tiene que defender esa invasión porque ahí están unos voticos de los desempleados manizaleños. Y como lo que más lo afectó fue que le hubieran montado una fritanga casi que en las puertas del Club Manizales, he creído que es un burgués, que es socio de allí y a quien le huelen feo los que venden cebolla, aguacates, plátanos y empanadas en las vías de acceso al relamido centro social,  de lo que derivan su subsistencia. Y pues tampoco creo. Estuve mirando las fotos de los socios que aparecieron en las páginas sociales de La Patria con ocasión de la fiesta de los ochenta años y ninguno tiene cara de columnista, escritor, periodista, poeta, ni siquiera Nicolás Restrepo, su Director, que de los anteriores trabajos intelectuales puede hacer  gala y que todos los días se parece más al torero español El Juli. Entonces , descartado.
Luego me descalifica porque me atreví a contradecirlo. Y me dice lagarto, peluquero de niñas de la oligarquía, y pide que usted, Don Evelio, me saque de su diario digital, por culipronto, trepango y engominado. Reconozco que he sido culipronto y que a ratos lo soy. Y trepango, este Juan de la Congoja que se identifica como zapatero remendón, arrancado y pobretón, pero que lee a William Ospina, Facciolince y García Márquez, toma trago, enamora, le gustan las cantinas, se deleita con la música de Los Cuyos y saborea tangos. Que especimen tan extraño. En cambio a mí, me deprimen Los Cuyos, más desde que supe que muchos proletarios se suicidaban en el Puente de Olivares después de oir » Como se Adora el sol «, los tangos me producen urticaria por sensibleros y llorones y enamoro con Ricky Martin, Shakira y los cantantes contemporáneos latinos, de quienes he sido amigo en Miami. Con razón vive tan acongojado el tal Luciano. Y ahora se viene, olvidándose de sus penurias diarias de zapatero, a quejarse porque Avianca dizque lo tortura con su incumplimiento en La Nubia. Yo tengo que hacerle el corte por lo menos a veinte señoras para poderme montar en un avión, cuyo pasaje desde o hacia Manizales, vale un verdadero capital. Entonces ¿ en que quedamos ?. Es político Luciano de la Congoja? . ¿Es oligarca del Club Manizales o del Club Campestre?. ¿ Es zapatero ilustrado?. No señores, es un camaleón. ¡Que susto!.
 Luciano dice que le llega gente  de toda clase y condición a su zapatería. Pues a mí no me llega gente porque yo trabajo a domicilio. Mucha llamada de la clase emergente manizaleña, de encopetadas señoras de dedo parado y rancios apellidos y de dos o tres ejecutivos que quieren hacerse el champú y las uñas. Y como le parece Don Evelio, que a este nivel también paro la oreja y oigo unos chismes políticos maravillosos. Que coinciden con los del zapatero de marras. Cuando supieron que dizque Don Guido Echeverri  y Luis Roberto Rivas, iban a ser candidatos a la Gobernación y a la Alcaldía, abrieron unos ojos así de grandes. Pero no les voy a contar lo que dijeron mis clientes. Me lo voy a guardar hasta la próxima columna, si es que su merced me continúa recibiendo   estos parrafones.
Atentamente,
Palemón el Estilista.