13 de abril de 2024

4G: CAMINO A LA MODERNIZACIÓN

30 de junio de 2015

El Programa de infraestructura representa el camino hacia la transformación y modernización del país. La primera ola de las 4G, próxima a ejecutarse, es la gran prueba de fuego.

El Gobierno Nacional está embarcado en la realización de un ambicioso Programa de infraestructura por un valor no menor a 65 billones de pesos y el que incorpora, entre otras cosas, a las concesiones viales de 4G, las Alianzas Público Privadas (APP), las vías por obra pública y la modernización de la infraestructura portuaria y aeroportuaria.

La concreción eficaz del Programa tiene un amplio y profundo impacto transformador sobre las estructuras económicas y sociales del país, a la vez que es determinante para la modernización de distintos sectores y regiones del territorio nacional.

No solo se trata de actualizar la infraestructura y con ello mejorar la capacidad competitiva de la economía. Con el programa se generan otros beneficios no menos importantes como la vinculación de amplias zonas del país a las corrientes del desarrollo y la expansión de las actividades productivas, como la industria y la agricultura, y de servicios, como el sector financiero y el comercio.

Estudios recientes del Departamento Nacional de Planeación muestran las altas ganancias que se obtienen del desarrollo vial. Particularmente, se ha establecido que las concesiones 4G tienen una mayor relación beneficio/costo (1.44) y que el valor presente de los beneficios de las mismas es de 58 billones de pesos.

Por su parte, la investigación Análisis de las implicaciones de las Autopistas para la Prosperidad, ejecutada por la Gobernación de Antioquia y realizada por las Universidades de Antioquia y Pontificia Bolivariana, exploró los cambios, las oportunidades, los riesgos y los desafíos de este gran proyecto vial que tiene un valor aproximado de 13 billones de pesos.

El estudio pone de presente el significativo impacto que la obra tiene sobre el desarrollo del departamento y los municipios de su área de influencia. En particular, se estima que el crecimiento del PIB del departamento pase de 4,5 a 6,0 por ciento y que se generen 190.000 empleos directos e indirectos, con lo cual la tasa de desempleo bajará de 10,6 a 5,0 por ciento.

De otra parte, los 36 municipios directamente beneficiados percibirán recursos por 14 billones de pesos. Esto implica que por solo impuestos de Industria y Comercio las arcas municipales recibirán ingresos anuales cercanos a los 67.000 millones de pesos, tres veces más de lo que perciben actualmente.

Se estima, además, que gracias a las obras, el tiempo de acceso a las principales ciudades del país disminuirá entre el 20 y el 43 por ciento, lo que, en promedio, equivale a 5,7 horas.

De otra parte, la ejecución del programa de infraestructura le representa a otros sectores un gran reto para su desarrollo. En particular, las entidades bancarias han encontrado en la infraestructura una gran oportunidad para modernizarse ampliando sus capacidades y expandiendo su actividad.

No en vano, los principales bancos (como Bancolombia, Bogotá y Davivienda) anunciaron que disponen de más de 25 billones de pesos para financiar las 4G. Igualmente, y gracias a los cambios realizados por el Gobierno en la reglamentación de los fondos de pensiones estos se alistan para participar en dichos proyectos.

La concreción de la primera ola de las 4G comenzará en los próximos meses, convirtiéndose así en la prueba de fuego del programa de infraestructura del Gobierno. Confiamos en que, luego de más de cuatro años de espera, esta trascendental iniciativa salga airosa pues con ella se juega el camino hacia la modernidad.

EL COLOMBIANO/EDITORIAL