19 de agosto de 2022
Directores
Evelio Giraldo Ospina
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez

Que la otitis no le dañe las vacaciones

28 de mayo de 2015
28 de mayo de 2015

MANIZALES, 29 de mayo de 2015. De acuerdo a cifras del Ministerio de Educación Nacional, solamente la educación básica y media concentra una población de más de 12 millones de jóvenes, quienes aprovechan las vacaciones de mitad de año para viajar y disfrutar de un merecido descanso.

Es precisamente en esta época donde se presenta un aumento importante de consultas por otitis, una inflamación causada generalmente por la presencia de un agente bacteriano en el conducto auditivo que puede afectar parte internas o externas del oído.

Jennifer Barón, enfermera de promoción y prevención de NUEVA EPS, comenta que la enfermedad “usualmente se da cuando los jóvenes están bañándose, bien sea en la piscina o el mar, y un poco de agua contaminada ingresa al conducto. Ante la imposibilidad de salir, esa sustancia extraña genera una reacción que viene acompañada de inflamación y dolor”.

La profesional comenta que la otitis más común de todas es la externa o también conocida como ´oído de nadador´, involucra la parte externa y el conducto auditivo externo. “Los síntomas pueden incluir fiebre, sensación de taponamiento, zumbidos, dolor intenso, y en casos extremos secreciones”

En caso de que se presenté alguno de estos signos de alarma, Barón recomienda en primera instancia no auto medicarse y evitar en lo posible aplicar gotas. “Ante cualquier síntoma lo más importante es acercarse a un centro médico donde un profesional de los lineamientos del tratamiento a seguir. Generalmente, y de acuerdo al avance del proceso infeccioso, se recetan antibióticos administrados vía oral, anti inflamatorios y calmantes para el dolor. Es vital que no apliquen gotas de manera inmediata porque pueden empeorar el pronóstico.

Finalmente, la profesional de la salud hace una serie de recomendaciones puntuales para evitar desarrollar la otitis y así poder disfrutar las vacaciones. “Evitar sumergirse a ciertas profundidades, pues la presión influye en el ingreso de líquido al oído. De igual manera es importante eliminar el exceso de humedad en la parte exterior, y si usted es proclive a sufrir de esta enfermedad, en lo posible disfrute del baño de una manera donde no sumerja por demasiado tiempo la cabeza dentro del agua”