15 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Diez militares murieron en emboscada de las Farc en el Cauca

15 de abril de 2015
15 de abril de 2015

El sangriento ataque, que se atribuye a elementos del frente 6, adscritas a las columnas móviles Miller Perdomo y Jacobo Arenas de las Farc, se produjo en la vereda La Espernza, del corregimiento de Timba, en jurisdicción del municipio de Buenos Aires, ubicado al norte caucano, en límites con el departamento del Valle.

Entre los uniformados muertos figuran un suboficial y 9 soldados, uno de los cuales murió en un centro asistencial de Cali, según el reporte inicial.

La emboscada se produjo en momentos en que las tropas de la Fuerza de Tarea Apolo de la Brigada 17 del Ejército Nacional realizaban operaciones de registro y control en zona rural del municipio de Buenos Aires, en donde además del frente 6 de las Farc operan bandas criminales, que al igual que las guerrillas se dedican a la minería ilegal y al tráfico de narcóticos, según las autoridades caucanas.

Por ello, en principio, el ataque se considera una retaliación por el duro golpe que asestaron las fuerzas militares hace 2 meses a la minería ilegal en esa zona del departamento del Cauca, donde fue destruida maquinaria utilizada en los trabajos y se capturaron a numerosos trabajadores.

El municipio de Buenos Aires se localiza en el norte caucano, a 151 kilómetros de Popayán. El corregimiento de Timba, donde ocurrió la emboscada, se encuentra a 30 minutos de la cabecera municipal de Buenos Aires, el cual limita al Norte con los Municipios de Jamundí y Buenaventura (Valle del Cauca), al Sur con los Municipios de Suárez y Morales, al Oriente se encuentra el municipio de Santander de Quilichao y al Occidente los Municipios de Suárez, López de Micay y Buenaventura (Valle del Cauca).

La economía de esta región se basa en las actividades mineras desarrolladas en los Corregimientos de Palo Blanco(vereda Loma Alta), Honduras, Timba, San Ignacio y en las veredas de Mirasoles y Chambimbe. Así mismo, se desarrolla la parte agropecuaria en La Balsa, San Ignacio, el resguardo las Delicias, El Porvenir, Honduras, La Paila, El Ceral y en los corregimientos de Paloblanco, Naya y Timba. Estas a su vez sirven para el sustento de numerosas familias Bonaerenses.

Comunicado de prensa

Popayán, Cauca 15 de abril de 2015. El Comando de la Tercera División del Ejército Nacional, se permite informar a la opinión pública que:

En el día de ayer 14 de abril a las 23:30 horas, tropas del Batallón de Combate Terrestre No. 110 orgánicos de la Brigada Móvil No. 17 de la Fuerza de Tarea Apolo que se encontraban desarrollando operaciones de control territorial para garantizar la seguridad de la población civil, en la vereda la Esperanza del municipio de Buenos Aires en el departamento del Cauca, fueron atacados con artefactos explosivos, granadas y armas de fuego, presentándose el asesinato de un suboficial y nueve soldados profesionales héroes de la patria.

En el hecho fueron heridos de consideración un suboficial y dos soldados, 6 más heridos levemente y 11 afectados por la onda explosiva.

El Comandante de la Tercera División reprocha este acto aleve cuyos autores fueron narcoterroristas de la cuarta comisión de la ‘Columna Móvil Miller Perdomo’ de las Farc que segó la vida de nuestros héroes.

Este Comando expresa su sentimiento de condolencias y solidaridad con las familias de nuestros héroes de la patria, que ofrendaron sus vidas por la paz, la seguridad e integridad de la población del Cauca. Brindaremos todo nuestro apoyo y ayuda incondicional frente a esta situación que enluta a la familia militar.

Seguiremos cumpliendo nuestra misión constitucional mediante operaciones de control territorial para garantizar la seguridad y tranquilidad de la población civil en el suroccidente colombiano.

La noticia internacional

EL PAÍS, MADRID

Diez militares colombianos muertos en un ataque de las FARC

Diez militares colombianos han muerto hoy miércoles y otros 20 han resultado heridos en un ataque de la guerrilla de las FARC a tropas de una brigada militar en el departamento de Cauca, al suroeste del país, han informado fuentes oficiales. El ataque supone una violación de la tregua unilateral e indefenida que la guerrilla declaró el pasado 20 de diciembre y que hasta ahora había cumplido, según el Gobierno.

El ataque se produjo en la madrugada de este miércoles en La Esperanza, zona rural del municipio de Buenos Aires en el Cauca, y fue llevado a cabo por guerrilleros que forman parte de la columna móvil conocida como Miller Perdomo. Los militares estaban haciendo una operación de control territorial para garantizar la seguridad de los habitantes de la zona, cuando fueron atacados con artefactos explosivos, granadas y armas de fuego, según el comandante de la Tercera División del Ejército, general Mario Augusto Valencia, que entregó un primer informe del ataque.

Los muertos son el cabo Elber Leitan Benavides y nueve soldados profesionales. La mayoría de los heridos fueron afectados por la onda expansiva. “Este comando expresa su sentimiento de condolencias y solidaridad con los héroes de la patria que ofrecieron sus vidas por la seguridad del Cauca”, dijo el general Valencia.

El presidente Juan Manuel Santos reaccionó rápidamente en su cuenta de Twitter, lamentando la muerte de los soldados y anunciando que se desplazará de inmediato a la zona, para precisar cuáles fueron las circunstancias en las que se dio el ataque. “Esta es precisamente la guerra que queremos terminar”, escribió en la red social.

Por su parte, el Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, calificó el ataque como “abiertamente contradictorio frente al discurso que los negociadores de las FARC envían desde La Habana”, y aseguró que se trata de un golpe a la confianza de los colombianos en en el proceso de paz.

Este ataque se produce cuando tanto el Gobierno y las FARC venían anunciado que se empezaría a bajar la intensidad del conflicto armado, uno de los mayores reclamos de los colombianos. De hecho, al anuncio de la tregua unilateral que hizo la guerrilla en diciembre, se suma un acuerdo entre las dos partes para empezar a limpiar de minas antipersona los territorios más afectados por este flagelo que ha dejado más de 11.000 muertos desde 1990. También, el anuncio de Santos, de suspender los bombardeos a los campamentos guerrilleros, una medida que empezó solo por un mes, el 10 de marzo y el mandatario extendió por otro, hace solo cinco días, aduciendo que las FARC estaban cumpliendo con la tregua.

Sin embargo, la guerrilla ha dicho que actuaron de manera defensiva y pidieron nuevamente que se de ya el cese bilateral al fuego. El jefe guerrillero Pastor Alape, integrante del equipo negociador de las FARC en Cuba, señaló que lo que ocurrió es el resultado de la “incoherencia” del Gobierno. “A todas luces tienen su causa en la incoherencia del Gobierno de ordenar operativos contra una guerrilla que está en tregua”, dijo Alape, y señaló que antes también han muerto otros guerrilleros, incluidos jefes, y que a pesar de eso, su tregua continúa.

Hay que recordar que desde el inicio del alto al fuego, las FARC advirtieron que lo levantarían si alguno de sus frentes era atacado. Santos, en cambio, ratificó la orden de que las Fuerzas Armadas continuarán las operaciones militares en todo el país y que el cese bilateral solo se dará al final de las negociaciones de paz.

El Centro de Recursos para Análisis del Conflicto, CERAC, que ha monitoreado la tregua de las FARC, dijo en su reporte al cumplirse los tres meses, que solo se habían registrado seis acciones ofensivas de las FARC que habrían violado la tregua (tres hostigamientos contra la Fuerza Pública, dos amenazas con constreñimiento a civiles y un incendio de un vehículo de transporte de pasajeros), pero en el que no se reportaron víctimas mortales o heridos. Sin embargo, hace tres días dos soldados resultaron muertos en medio de combates con guerrilleros en Antioquia, al noroeste del país. El Ejército denunció que las FARC habrían usado como escudo a la población civil, lo que sería una infracción a las normas internacionales de derechos humanos.

El líder de la oposición y principal crítico del proceso de paz con las FARC, el expresidente Álvaro Uribe, ha acusado al presidente Santos de «justificar el asesinato» de los soldados, atizando así la polarización social que genera el proceso.