6 de julio de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Las Farc dicen que falta mucha tela por cortar

24 de marzo de 2015
24 de marzo de 2015

 

«Comenzando por recordar que tanto hay temas cruciales (…) que se están discutiendo, como los hay en el conjunto de las 28 salvedades que permanecen en el congelador», dijo el negociador Pablo Catatumbo a la prensa.

Las conversaciones entre las Farc y el gobierno de Juan Manuel Santos iniciaron en noviembre de 2012 en La Habana, con el objetivo de ponerle fin al conflicto armado que lleva más de medio siglo.

Desde entonces, ambas partes han llegado a acuerdos sobre tres de los seis puntos de la agenda: desarrollo rural, participación ciudadana y política antidrogas, aunque dejando 28 aspectos de estos pendientes.

Faltan por abordar la reparación de víctimas, el desarme y el mecanismo para refrendar un eventual acuerdo. Ambas partes coinciden en que «nada está acordado hasta que todo este acordado».

Pero «está andando una intensa campaña mediática desde diversos flancos institucionales que da la sensación de que el acuerdo está a la vuelta de la esquina», señaló Catatumbo en el Palacio de las Convenciones de La Habana.

«Montar la matriz de la irreversibilidad, no es conveniente si se considera que elevar las expectativas hacia la cumbre de lo irreal, podría llevarnos al terreno de las frustraciones», añadió.

Ambas partes anunciaron el 7 de marzo el acuerdo de desminado al cerrar el trigésimo tercer ciclo de pláticas.

Ese asunto «es presentado por la prensa como si hubiera solamente el compromiso exclusivo de la insurgencia», dijo Catatumbo.

Pero «compromete también al Gobierno como responsable de la contaminación del territorio con estos letales artefactos de guerra (bombas y minas) que constituyen peligro para las comunidades».

El vocero de las Farc dijo además que debe haber un acuerdo bilateral, de recíprocas obligaciones, el cual aspiran se extienda a todo el país.