25 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Vocación de poder del liberalismo

10 de febrero de 2015

ferney pazDebo expresar que no es fácil determinar hasta donde el porvenir es diferente del pasado, ni si es mejor o peor, por cuanto los tiempos han cambiado, y las instituciones entre ellas los partidos se deben adecuar a las nuevas épocas, siendo este el reto del liberalismo colombiano de estar a la altura de una sociedad que reclama justicia social, con dirigentes de mentalidad abierta, transparentes en su ejercicio público, ajenos a las componendas y limpio pasado.

Se debate hoy otra vez entre nosotros acerca de la vigencia o no de las tesis liberales, discusión saludable, por cuanto la misma es una institución liberal, fundamentalmente liberal, como lo son la libertad, la paz, la tolerancia, el libre disenso, controversia que solo puede ser  viable con un partido fuerte, debidamente estructurado y compenetrado  con las cambios que se avizoran en  la etapa del post conflicto.

Hacen bien las directivas del liberalismo en pensar en la necesidad de retomar los principios que inspiraron dicha ideología, sin temores, para ser expuestos con claridad conceptual y se presente al escrutinio de las urnas, buscando obtener la opinión mayoritaria, sin imponer verdades dogmáticas, ni para presionar ni comprar la conciencia ciudadana con dádivas, prebendas, cuotas burocráticas, si no  para mantener el imperio de la garantía, la libertad y el desarrollo colectivo.

Bienvenido ese nuevo enfoque que se le quiere dar al liberalismo hoy encasillado en lo que se ha denominado la Unidad Nacional o mejor la réplica del pasado Frente Nacional, sistema adoptado en su momento como medida de emergencia para salir de una crisis en la que se había perdido la legalidad constitucional y la legitimidad política del Estado, que si bien consolidó la convivencia de los partidos, trajo consigo la disolución de los mismos como canalizadores de las aspiraciones de la sociedad civil, situación semejante a lo que viene ocurriendo en el momento actual, al tratar de arropar en una sola tendencia el apoyo al gobierno, sus políticas, derivando un unanimismo peligroso para el concepto de democracia plena.

No hay duda que el país se orienta hacia una mentalidad liberal, de corte social, el respeto por la democracia, la libre expresión, ideas que han sido defendidas desde Uribe Uribe, cuando manifestó que el liberalismo debería adoptar como propios ciertos postulados del socialismo, seguido por Gaitán a quién le cabe el mérito de haber sido el primero que en forma documentada, coherente agitó el problema social en el país, en su  ensayo “las ideas socialistas en Colombia”, que escribió como tesis de grado.

Preciso destacar los gobiernos liberales del siglo pasado, para denotar  la influencia del liberalismo en el avance social, económico de la nación, la de Olaya Herrera a quien la historia lo recuerda como un gobernante con el don del mando, recuperando el poder para el liberalismo con un arrollador triunfo en las elecciones de 1930, la de López Pumarejo y su gobierno de la Revolución en marcha, con la reforma constitucional del 36 que incidió en el cambio del concepto de Estado, la ley de tierras, la reforma del 45 promovida por Alberto Lleras durante su corto mandato, la cual determinó la estructura básica de la administración de justicia, la carrera judicial, la reglamentación de los sistemas de concursos para ocupar cargos judiciales y se prohibió el sufragio a los miembros de las  fuerzas militares.

Cómo no hacer referencia al mandato de la transformación nacional de Carlos Lleras y su reforma constitucional del 68, gobierno en donde se  obtuvo un crecimiento económico, la descentralización administrativa, la devaluación gota a gota buscando la eliminación de la especulación y la corrupción con las devaluaciones masivas, la figura de la emergencia económica adoptando principios de la plataforma del MRL de López Michelsen, quien ingresa al gobierno como canciller  para luego ejercer la presidencia con el slogan del mandato claro, con un lunar respecto a las gabelas otorgadas al Congreso con los auxilios parlamentarios y salario permanente a cambio de la aprobación de la precitada reforma constitucional, pero no obstante lo anterior, se debe  reconocer el talante de estadista y carácter del presidente Lleras Restrepo.

La de Virgilio Barco y su claridad  frente al sistema gobierno oposición, el ganador en las urnas debe ejercer el poder, el partido perdedor a la oposición, tesis distante a lo que hoy acontece en donde quien triunfa comparte el gobierno con los adversarios de ayer, sin coincidencia alguna con los programas del candidato triunfante.

El cuatrienio de Cesar Gaviria con la promulgación de la Constitución del 91 a través de la Asamblea Nacional Constituyente, en donde se define el concepto de Estado Social de Derecho, la consagración de la acción de tutela como mecanismo para hacer valer los derechos fundamentales del ciudadano, figura que se ha venido desconceptuando por su mal ejercicio e indebida interpretación que de la misma vienen haciendo  algunos jueces y corporaciones judiciales, así como la creación de  varias instituciones, que en honor a la verdad no han respondido a las expectativas de la sociedad, respecto a una justicia pronta, cumplida, trasparente y objetiva por su grado de politización y desmejoramiento jurídico en su composición.

Necio sería negar la importancia de estos gobiernos liberales, que dignificaron la primera magistratura, con ejecuciones que  continúan vigentes para el desarrollo del país.

Pero si se habla de una alternativa de poder, se hace necesario una depuración de cierta dirigencia liberal en las regiones, un relevo generacional en la conducción del partido, amplia participación en las  asambleas o convenciones que sean deliberantes y no amarradas a unos resultados preconcebidos y facilite el regreso de una militancia que no se  siente representada por esos cuadros directivos.

Seguramente la medición se hará en las elecciones regionales de octubre próximo, termómetro que determinará si realmente el Partido Liberal podrá proyectarse como alternativa de poder para el año 2018  para dejar de ser un partido coequipero. CAUDA ELECTORAL TIENE, SE REQUIEREN TIMONELES QUE LO CONDUZCAN A BUEN PUERTO Y QUE HAYAN DEMOSTRADO LEALTAD AL PARTIDO.

Adenda: Por fin se  conoce después de varios meses de haberse hecho la convocatoria pública para proveer el cargo de Director Ejecutivo Seccional de Administración Judicial de Manizales, la terna elaborada por la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura para ser remitida a la Dirección Ejecutiva Nacional a quien le corresponde por mandato legal  hacer la designación.

En manos de esa instancia está la de darle al Distrito Judicial de Manizales un funcionario ajeno a las recomendaciones políticas, que solo  responda  al ejercicio eficiente de la administración de los recursos de la rama en sus diferentes jurisdicciones, con un trabajo coordinado con las corporaciones y cuerpo de jueces de la región.

La presencia en la terna del nombre del Dr. José Fernando Salazar Chávez, es prenda de garantía en el evento de ser escogido, de trasparencia, seriedad, independencia y conocimiento de las funciones del cargo, amplia experiencia profesional en dichas aéreas de gestión,  y un apellido que honrar.

La  designación que se haga, esté encaminada  a favorecer  la prestación de un buen servicio público y no a las aspiraciones de un sector político en esta etapa preelectoral.

Profesamos un gran respeto por la clase política, pero hay un campo vedado para la misma: la justicia.

Bogotá, Febrero 10 2015.

Columnas del autor

*La gendarmería o policía rural
*Voces de alarma por los avales.
*La justicia en deuda. Efectos de un paro
*Reflexiones o inflexiones de fin de año
*Quién hace respetar y cumplir la Constitución
*Las promesas electorales
*El desplazamiento forzado: carne de cañón electoral
*No nos llamemos a engaño: el sistema judicial tocó fondo
*¿Un PRI a la colombiana?
*Una sociedad con problemas
*¿Quién mató al general Uribe Uribe?
*Reformas tributarias, tortura china para los atribulados contribuyentes colombianos (I)
*Reformas tributarias – Tortura China para los contribuyentes (II)
*La mala hora de Manizales
*Equilibrio de poderes o más poderes para el Congreso de la República
*¿Monarca o jefe de un partido político?
*Reformar lo que haya que reformar: Santos II
*Cierto es: acercar la justicia a la gente del común. Pero ¿cuándo?
*La ampliación del período presidencial. Se justifica?
*Vuelve y juega. La ampliación de los períodos
*Lo social de derecho. ¿Se aplica?
*El Congreso frente a la sociedad civil
*Derrotar la corrupción: tarea del próximo mandato
*Cuidado con el unanimismo
*La calentura no está en las sábanas, si no en la fiebre del enfermo
*Las otroras ideas liberales
*La puerta giratoria. Vicio para extirpar
*Paz: que el pueblo decida
*¿Justicia Ideologizada?
*El narcotráfico. Fin de un flagelo?
*Avatares de una reelección
*Restauración moral sí. Restauración ética sí.
*Preguntas para los candidatos presidenciales.
*Rescatar la seguridad jurídica
*El derrumbe de la Licorera de Caldas. ¿Quénes responden?
*Un país que ha llegado al estado de anomia
*El 9 de abril: fecha imposible de olvidar
*La mala hora de Buenaventura
*La institucionalidad frente al caso Petro
*La ética en la política: la gran derrotada
*Renovación o la misma harina en diferente costal
*El manoseo de la Constitución Política
*Nubarrones para la pensión de jubilación…
*La inseguridad ciudadana
*El período y forma de elección de los magistrados
*El abstencionismo
*Las trampas electorales.
*El transfuguismo o estafa política
*Justicia: ¿La tenemos?
*Que no se repita la historia
*El tape, tape, tape
*Una confusa exposición de motivos
*La convención liberal frente a la justicia
*Estado, violencia y polarización
*Reforma judicial sí, pero estructural
*¿Quién le pone el cascabel al gato?
*Las listas cerradas VS listas con voto preferente
*Los costos electorales, exorbitantes y ostentosos
*La reelección
*Régimen disciplinario de los partidos
*Indiferencia electoral o ausencia de cultura política
*El control fiscal. Reforma al sistema de postulación
**El referendo. Ventajas y desventajas
*Natalicio del ex presidente López Michelsen. Homenaje liberal
*Adhesiones que incomodan.
*Equilibrio salarial o bonificación preelectoral
*La protesta social.
*Caldas y su elección atípica
*Venimos del ayer y vamos recorriendo un camino
*
La justicia como ideal o la justicia del miedo.
*Como eran amigos de Rolando…
*Hermandad sí, pero sin amenazas
*
Eficiencia judicial vs turismo internacional.
*Inicio de la campaña presidencial
*
Política de consenso y de convivencia para Caldas.
*Sevilla: la del Valle
*La cooptación restringida.
*
El voto y un catálogo de necesidades sociales.
*La igualdad ante la ley. La detención intramural

*Aspirantes a granel. Y los programas?

*9 de abril: magnicidio de Gaitán.
*Las paradojas de la actividad financiera.
*Marcha por la paz y la debida justicia
*Relación periodismo-justicia.
*Colpensiones: una ofensa a la seguridad social
*
Blindar el voto
*Aerocafé: con la cruz a cuestas
*La edad de retiro forzoso en la rama judicial
*Esfuerzo presupuestal del Estado VS eficiencia judicial
*La circunscripción nacional para Senado en Colombia
*
La mal llamada reforma tributaria.
*En la búsqueda de un año promisorio.
*
Reflexiones de fin de año.
*Los cacos de «Interbolsa»

*El desplome de Interbolsa.
*¿Qué hacer para que los fallos judiciales se profieran a tiempo?
*
Recuperar la confianza pública
*Por un Caldas diferente
*Una causa justa
*El adiós a un gran señor
*Estado de Derecho o Estado Rodín
*La verdadera labor del político
*Preguntas que requieren respuestas
*Política social e intercambio humanitario
*¿Cuál democracia?
*Solo la verdad en la búsqueda de la paz
*Por el decoro y dignidad profesional del abogado
*La crisis del Estado e indiferencia ciudadana
*Se agitan tesis de revocatoria
*Reforma a la justicia: un compromiso institucional
*Santos y de la Calle, los ases para la paz
*La libre expresión y la paz como política de Estado
*A propósito de un fallo judicial