27 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Procurador pide “tumbar” acuerdo firmado por Colombia con la OTAN por inconstitucional

24 de febrero de 2015
24 de febrero de 2015

 

Según el concepto del jefe del Ministerio público, aunque desde un punto de vista general el acuerdo celebrado con la OTAN no desconoce los mandatos constitucionales sobre relaciones y política internacional, este no define con precisión su finalidad, es decir, qué tipo de información es la que va a ser objeto de intercambio entre las partes, vaguedad que podría tener consecuencias prácticas de gran importancia.

Agrega que dado que en el texto del acuerdo no se puede distinguir con claridad qué tipo de información cabe dentro de la denominación genérica “información clasificada”, advierte este organismo de control que podría tratarse de información personal y, en particular, de datos personales sensibles, con el consecuente problema de que no se prevén en el acuerdo formas para que esa información sea conocida por su titular, puesto que la obligación de guardar la reserva frente a terceros, distinta de las partes, sí es bastante clara.

Señala que si el intercambio de información se refiere a información pública, el acuerdo es inconstitucional en su integridad, por cuanto sería contrario a los derechos previstos tanto en la Constitución Política como en la Convención Americana de Derechos Humanos.

Advierte que de las diferentes hipótesis interpretativas del acuerdo se concluye que su contenido es “altamente problemático” de cara a la determinación precisa del contenido de la información, debido a la existencia de términos vagos que pueden ser incluso contradictorios entre sí.

Además considera que el establecimiento de una reserva resultaría contraria al objeto y fin del tratado.

En el comunicado, la Procuraduría incluye la temática general del acuerdo con la OTAN, así:

En términos generales, el acuerdo suscrito entre Colombia y la OTAN tiene como finalidad el intercambio de información clasificada entre las partes, con el propósito de salvaguardarla, en el marco de las relaciones de cooperación del país con esa organización.

Entre las obligaciones concretas de las partes se señala la de proteger y salvaguardar la información suministrada; proteger la información clasificada y velar porque esta mantenga dicha calidad, de conformidad con los estándares comunes acordados; la prohibición de utilizar información para propósitos diferentes en el marco de los respectivos programas, y la prohibición de divulgar información a terceros sin el consentimiento del originador de tal información.

El tratado establece ciertos procedimientos de seguridad, con el propósito de que los funcionarios públicos que requieran o tengan acceso a la información objeto del acuerdo hayan sido investigados y aprobados en materia de seguridad, teniendo en cuenta su lealtad y fiabilidad, concluye el comunicado.

La OTAN, también llamada “Alianza Atlántica”, es una alianza militar intergubernamental firmada el 4 de abril de 1949, compuesta, hoy en día, por 28 países de Europa y Norteamérica, cuya finalidad es la defensa colectiva de los mismos. La organización, que tiene su cuartel general en Bruselas, Bélgica, constituye un sistema de defensa colectiva en la cual los estados miembros acuerdan defender a cualquiera de sus miembros si son atacados por una facción externa.

En abril del 2009 se produjeron las últimas incorporaciones al Tratado. Fueron Albania y Croacia. Además, 22 países colaboran con la OTAN dentro del programa “Asociación para la Paz”, con otros 15 países involucrados en programas de diálogo. El gasto militar combinado de todos los países miembros de la OTAN supera el 70% del gasto militar mundial.