28 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Paz integral y no maquillada de esperanza

17 de febrero de 2015

ferney pazUn Estado es fuerte y acatado cuando el ciudadano sin distingo alguno no sienta temor por expresar una opinión, ni de hacer parte de una organización que propenda por cambios sociales o luche contra las injusticias, tanto oficiales como privadas.

La paradoja que encuentran los estudiosos de los temas del país, consiste en que el desarrollo económico y social que se tiene proyectado, puede verse truncado por los altos índices de violencia a que estamos sometidos, la inseguridad tanto urbana como rural, el atraco callejero,  el fleteo, la extorsión, el crimen organizado, el desplazamiento forzado, fenómenos estos a los que solo se les enfrenta con declaraciones mediáticas por parte de los organismos policivos, una corrupción que permea a todos y que le quita a todos, denunciada a diario y convertida en pan de cada día y desayuno de cada mesa, con el agravante que se acrecienta en todas las esferas y sometidas a investigaciones endebles con pobres resultados que generan un desánimo social.

Si de factores que crean violencia se habla, tales como el narcotráfico, los grupos guerrilleros, el paramilitarismo, violencia urbana, el hurto callejero, se le debe agregar uno más, que por el daño que ocasiona a la sociedad debe ser destacado, por cuanto viene minando la estructura estatal, que no es otro que la corrupción y el derrumbe de la ética ciudadana que magnifica estas indelicadezas que a diario se cometen permitiendo su expansión que  corresponde al silencio cómplice al no hacer de la sanción social el mejor castigo ante la ineficiencia del sistema penal colombiano, en donde la aplicación del principio de oportunidad  se ha convertido en un aval  para  la impunidad, con la clara conclusión del fracaso de la política criminal del Estado, si es que así se le puede denominar.

Desconcierta como aquellos que han defraudado la voluntad popular, la confianza pública bursátil, o comprometidos en hechos delictuosos de gravedad, se pasean campantes y orondos por los clubes sociales, registrados en las páginas de los periódicos y revistas, postulados para regresar al debate eleccionario, posando de mártires, y esgrimiendo ser perseguidos políticamente o víctimas de errores jurisdiccionales .

Es cierto que  la Nación  afronta  graves problemas, un país  fustigado  por una  guerrilla que ha  hecho de la subversión una industria por demás rentable, sin ideología alguna, por unos terroristas que matan  a inocentes  colombianos, un paramilitarismo que en su momento de auge  tuvo apoyo oficial, unos medios de comunicación que prefieren la pauta comercial a cambio de callar los desafueros oficiales,  una clase política que no ha querido entender el grado de desconfianza ante la opinión pública, una justicia que dejó de ser objetiva y garante de la concordia ciudadana, por cuanto la paz  tiene un punto de partida  y uno de llegada: la pronta y cumplida justicia; pero a pesar de estas dificultades propias dentro de un colectivo, el problema mayor es la ausencia de la sanción social para aquellos que han abusado del erario público y del poder.

Hacemos parte de una sociedad que se indigna con asombro, pero calla, complaciente con el bribón, con el tunante, aceptando las sanciones  benévolas, las rebajas de penas expedidas por un Congreso indolente en estas materias, las reclusiones  extra murales  o domiciliaras otorgadas por jueces que argumentan  con interpretaciones  subjetivas que esos  infractores de la ley, asaltantes del erario público, integrantes de masacres colectivas, o ebrios  conductores que atropellan, quitan vidas, dejando viudas, huérfanos, discapacitados, no constituyen un peligro para la sociedad,  situaciones estas que nos hace pensar, que esos funcionarios judiciales con las interpretaciones laxas del marco normativo, se erigen en sujetos esos sí peligrosos para la sociedad, no siendo dignos de portar  la toga de la justicia.

Ojalá que  la paz a la que se aspira traiga consigo un cambio de conducta,  que no se acuda a voceros a sueldo para socializar el fin del conflicto, personajes encumbrados de la academia que sin escrúpulo alguno contratan para beneficio personal  bajo la bandera de la reconciliación y la vida , factores estos que corresponden a un anhelo nacional, castigos drásticos para quienes despilfarran las regalías de las regiones, eluden el pago de los impuestos, trafican con las coimas, los sobornos, comisiones de éxito, el trueque  de influencias, para poder por fin diseñar una nación con una paz integral, cierta, duradera y  no direccionada únicamente  al campo de la insurgencia armada.

Adenda : El mérito y el concurso público son los dos pilares fundamentales   para acceder  a   la carrera judicial, como reflejo de la necesidad de contar con funcionarios judiciales cuyas capacidades, conocimiento y experiencia les permita atender eficazmente las responsabilidades que trae consigo el ejercicio jurisdiccional.

Este principio constitucional  se viene aplicando  con resultados negativos  en  la reciente convocatoria en donde solamente  el 7%  de los inscritos  aprobaron  los exámenes  para jueces y magistrados, dejando una sensación de  falta de  preparación de quienes aspiran a ocupar cargos en la rama judicial, y preocupación  en manos de quien estará la aplicación de la justicia en el futuro.

Resulta conveniente conocer la metodología utilizada por la institución evaluadora, su experiencia en estas materias, su trayectoria en el campo académico, la forma como se elaboraron los cuestionarios para ser contestados por los aspirantes a las distintas especialidades de las jurisdicciones, por cuanto no es lo mismo elaborar un temario para aspirantes  a jueces administrativos, que  uno para jueces  de familia, o magistrado para sala penal que  un cuestionario para sala laboral, excepto en lo que  respecta a  los temas constitucionales, en donde el aspirante debe tener un amplio conocimiento de la materia,  por cuanto a partir de la constitución del 91 todos los jueces  del país  se  constituyeron  en instancia constitucional para el conocimiento de  las tutelas.

Se requiere un análisis a fondo de lo sucedido, por cuanto está  de por medio  el ejercicio más noble, interesante, y de gran responsabilidad como lo es, la de impartir justicia, con objetividad, equidad, trasparencia, por parte de  funcionarios  capaces,  estudiosos, que interpreten en debida forma los textos legales y  aplicación de los precedentes  jurisprudenciales.

Bogotá, febrero  17 de 2015

Columnas del autor

*Vocación de poder del liberalismo
*La gendarmería o policía rural
*Voces de alarma por los avales.
*La justicia en deuda. Efectos de un paro
*Reflexiones o inflexiones de fin de año
*Quién hace respetar y cumplir la Constitución
*Las promesas electorales
*El desplazamiento forzado: carne de cañón electoral
*No nos llamemos a engaño: el sistema judicial tocó fondo
*¿Un PRI a la colombiana?
*Una sociedad con problemas
*¿Quién mató al general Uribe Uribe?
*Reformas tributarias, tortura china para los atribulados contribuyentes colombianos (I)
*Reformas tributarias – Tortura China para los contribuyentes (II)
*La mala hora de Manizales
*Equilibrio de poderes o más poderes para el Congreso de la República
*¿Monarca o jefe de un partido político?
*Reformar lo que haya que reformar: Santos II
*Cierto es: acercar la justicia a la gente del común. Pero ¿cuándo?
*La ampliación del período presidencial. Se justifica?
*Vuelve y juega. La ampliación de los períodos
*Lo social de derecho. ¿Se aplica?
*El Congreso frente a la sociedad civil
*Derrotar la corrupción: tarea del próximo mandato
*Cuidado con el unanimismo
*La calentura no está en las sábanas, si no en la fiebre del enfermo
*Las otroras ideas liberales
*La puerta giratoria. Vicio para extirpar
*Paz: que el pueblo decida
*¿Justicia Ideologizada?
*El narcotráfico. Fin de un flagelo?
*Avatares de una reelección
*Restauración moral sí. Restauración ética sí.
*Preguntas para los candidatos presidenciales.
*Rescatar la seguridad jurídica
*El derrumbe de la Licorera de Caldas. ¿Quénes responden?
*Un país que ha llegado al estado de anomia
*El 9 de abril: fecha imposible de olvidar
*La mala hora de Buenaventura
*La institucionalidad frente al caso Petro
*La ética en la política: la gran derrotada
*Renovación o la misma harina en diferente costal
*El manoseo de la Constitución Política
*Nubarrones para la pensión de jubilación…
*La inseguridad ciudadana
*El período y forma de elección de los magistrados
*El abstencionismo
*Las trampas electorales.
*El transfuguismo o estafa política
*Justicia: ¿La tenemos?
*Que no se repita la historia
*El tape, tape, tape
*Una confusa exposición de motivos
*La convención liberal frente a la justicia
*Estado, violencia y polarización
*Reforma judicial sí, pero estructural
*¿Quién le pone el cascabel al gato?
*Las listas cerradas VS listas con voto preferente
*Los costos electorales, exorbitantes y ostentosos
*La reelección
*Régimen disciplinario de los partidos
*Indiferencia electoral o ausencia de cultura política
*El control fiscal. Reforma al sistema de postulación
**El referendo. Ventajas y desventajas
*Natalicio del ex presidente López Michelsen. Homenaje liberal
*Adhesiones que incomodan.
*Equilibrio salarial o bonificación preelectoral
*La protesta social.
*Caldas y su elección atípica
*Venimos del ayer y vamos recorriendo un camino
*
La justicia como ideal o la justicia del miedo.
*Como eran amigos de Rolando…
*Hermandad sí, pero sin amenazas
*
Eficiencia judicial vs turismo internacional.
*Inicio de la campaña presidencial
*
Política de consenso y de convivencia para Caldas.
*Sevilla: la del Valle
*La cooptación restringida.
*
El voto y un catálogo de necesidades sociales.
*La igualdad ante la ley. La detención intramural

*Aspirantes a granel. Y los programas?

*9 de abril: magnicidio de Gaitán.
*Las paradojas de la actividad financiera.
*Marcha por la paz y la debida justicia
*Relación periodismo-justicia.
*Colpensiones: una ofensa a la seguridad social
*
Blindar el voto
*Aerocafé: con la cruz a cuestas
*La edad de retiro forzoso en la rama judicial
*Esfuerzo presupuestal del Estado VS eficiencia judicial
*La circunscripción nacional para Senado en Colombia
*
La mal llamada reforma tributaria.
*En la búsqueda de un año promisorio.
*
Reflexiones de fin de año.
*Los cacos de «Interbolsa»

*El desplome de Interbolsa.
*¿Qué hacer para que los fallos judiciales se profieran a tiempo?
*
Recuperar la confianza pública
*Por un Caldas diferente
*Una causa justa
*El adiós a un gran señor
*Estado de Derecho o Estado Rodín
*La verdadera labor del político
*Preguntas que requieren respuestas
*Política social e intercambio humanitario
*¿Cuál democracia?
*Solo la verdad en la búsqueda de la paz
*Por el decoro y dignidad profesional del abogado
*La crisis del Estado e indiferencia ciudadana
*Se agitan tesis de revocatoria
*Reforma a la justicia: un compromiso institucional
*Santos y de la Calle, los ases para la paz
*La libre expresión y la paz como política de Estado
*A propósito de un fallo judicial