16 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Lo que va de Uribe a Piedad

18 de febrero de 2015

Entonces se dice que tanto el científico como el periodista deben ser objetivos en sus apreciaciones. Y la cuestión parece fácil cuando se dice que basta ser objetivo. Sin embargo, no lo es, porque dentro del proceso del conocimiento, hay “objetos” sobre los cuales se dice o afirma algo, pero también, “acciones”. Ahora bien, resulta que no es precisamente el objeto el que “habla”, el que dice, sino un “sujeto”, lo cual quiere decir que en el proceso del conocimiento entran en juego objeto y sujeto. Y si quien dice es el sujeto, pues es necesario tener en cuenta que ese sujeto es el resultado de conceptos, imágenes y definiciones que ha acumulado durante toda su vida y a lo cual también podríamos agregar, “intereses” que pueda tener al hablar en determinado momento de un objeto.

Todo ello para decir que si unos congresistas colombianos viajan al exterior con el fin de dar a conocer a la comunidad internacional la situación del gobierno frente a determinado asunto, como por ejemplo el de la paz, no podemos esperar que el gobierno de turno, como el de Santos, asuma con beneplácito que los parlamentarios del Centro Democrático salgan al exterior a poner en tela la juicio las acciones del gobierno en torno al proceso de diálogo que se desarrolla en La Habana.

Y lo que conocemos del pasado es que cuando Piedad Córdoba salió al exterior cuando era senadora, a despotricar del gobierno de Uribe, de inmediato la Procuraduría tomó cartas en el asunto y fue suspendida de su cargo.

Si ahora el Centro Democrático va a l exterior a realizar la misma labor en contra de Santos, es esperable que se les someta al mismo juicio y castigo, porque en el fondo podrían ser acusados de “traidores a la patria”.

Si les preguntamos a los uribistas, desde luego que dirán que son dos cosas completamente diferentes, pues lo que están haciendo ellos es defender la soberanía nacional para que el país no sea entregado a los grupos subversivos. Pero en su momento Piedad Córdoba hubiera podido responder que lo que estaba haciendo al denunciar al presidente Uribe era impedir que se siguiera persiguiendo a los opositores políticos, interceptando las llamadas telefónicas.

¿Dónde está la verdad?. Tendríamos que decir que ello depende de las reglas y definiciones que se empleen porque finalmente los conceptos que emitimos y las acciones que realizamos están atravesadas por intereses, prejuicios y necesidades.

Finalmente, el doctor Uribe espera que sus acciones sean medidas con un metro distinto al que usaron para condenar a Piedad Córdoba. Porque una cosa es un metro y otra, otro metro.