20 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La gendarmería o policía rural

3 de febrero de 2015

ferney paz
Así las cosas, en lo que se debe tener cuidado y tal vez es lo que censuran los sectores opuestos a la mesa de la Habana, es que esas eventuales reformas, la firma del fin del conflicto y  la paz que se anhela, no podrán ser utilizadas como un medio para su posterior fortalecimiento militar, ya que se tendría una frustración más y esos grupos perderían toda justificación y legitimidad.

Es cierto, que la vía del diálogo cuando se realiza con seriedad, transparencia y decisión, implica para las partes el abandono de toda ilusión de una victoria militar y de todo proyecto político insurgente, con una premisa cierta, que el gobierno se comprometa a controlar en su propio seno las tendencias dogmáticas que desean el enfrentamiento  armado, suponiendo ingenuamente que por ese medio se conseguirá la seguridad y el restablecimiento del orden público.
Ahora bien, qué hacer con esa población guerrillera en la etapa del post conflicto, que toda su vida la han pasado en el monte, como se les reinserta a la vida civil, que garantías les ofrece el Estado para que no se repita la triste y dolorosa  historia de la Unión Patriótica, borrados  del mapa político  a través de atentados y crímenes aún en la impunidad, que podría generar un recrudecimiento de la violencia guerrillera y la guerra sucia, con costos catastróficos en términos de vidas humanas y de bienes materiales
Quisiéramos creer que lo planteado, pueda ser el origen de las  declaraciones que el Presidente Santos hiciera en su reciente visita a Francia, cuando afirmó en la ciudad luz de manera por demás  tímida, “que los franceses han venido ayudándonos pensando en la organización del post conflicto y la gendarmería francesa es un modelo que para nosotros puede ser muy importante y queremos que nos ofrezcan colaboración en  ese sentido“.

Esta afirmación presidencial que alude al modelo de seguridad o de policía rural copiando el sistema de la gendarmería francesa, dio lugar a un debate insulso, unos para cuestionar los diálogos de paz y otros para tratar de sacar ventaja electoral en esta etapa previa a los comicios regionales, olvidando que la debilidad endémica del Estado Colombiano, viene  desde años  atrás y se manifiesta en su falta de presencia en una gran parte de la geografía nacional, en su fragilidad ante las presiones de los grandes grupos económicos, territorios abandonados  a su suerte, desprotegidos por  las autoridades oficiales, sin obras de infraestructura, en  donde imperan las fuerzas ilegales, con su propio marco legal y de justicia, podría ser la oportunidad a fuerza de las circunstancias, querámoslo o no de legalizar lo ilegal, asignándoles  tareas  específicas  a quienes  han vivido  la mayor parte de  su existencia en la selva, con formación militar y conocedores a fondo de las regiones que han  ocupado por motivo de sus actividades  sediciosas.

No podemos continuar con un remedo de democracia impregnada por el terror y la inseguridad, cuando  se puede  utilizar este recurso humano, si de verdad se dan los propósitos de reconciliación en estas regiones  en donde raras  veces aparece la mano del Estado.
En estas condiciones, lo que tienda a vincular a la tierra a una población aislada y perseguida militarmente, puede considerarse como social y económicamente útil, en sectores rurales en donde solo ha existido una economía de subsistencia, y una sola autoridad, la insurgencia  armada.

Debemos reconocer que por la ausencia o la ineficacia de los poderes institucionales lleva con frecuencia  a  grupos de población a acogerse a la protección de toda clase de poderes extralegales, como producto de un Estado débil, en mora de recuperar  su fortaleza  como Estado de derecho.
Lo importante es hablar con la verdad, colocando las cartas sobre la mesa. Solo la verdad os hará libres, utilizando una frase  evangélica.

Adenda: Silvio Villegas  en un escrito para   una efemérides  de Manizales, se refería  a la misma como “el áspero anfiteatro de montañas que la circundan, con la serenidad radiante de sus tres picos nevados, siendo unos de los espectáculos más grandiosos de la naturaleza,” elogiando a una ciudad que valientemente ha luchado contra la naturaleza y asiste todos los días al milagro de su nacimiento, constituyéndose a lo largo de sus 167 años  de existencia en un epicentro cultural y académico,  meridiano político  por la década de los 50 y 60, forjadora de hombres de estado, jurisconsultos, letrados, ilustres prelados, oradores, pintores consagrados, y políticos de connotación nacional, cuyo destino político administrativo en su momento fueron encomendados a ciudadanos de bien, ajenos a las componendas, conciliábulos, alianzas furtivas, que dignificaron  el cargo por su importancia social y trayectoria profesional, con verdadera vocación de servicio público y distantes a las veleidades de poder.

Apelando a nuestra memoria política, cómo no recordar  los nombres de Guillermo Ocampo Avendaño, joven que recién llegado de sus estudios en Inglaterra se le encomienda la dirección de la ciudad, iniciando un periplo político  y empresarial, como  Senador de la República,  creador de industrias   que tuvieron resonancia nacional, gran conocedor de la economía y la hacienda pública, cátedra que regentó en la facultad de derecho de la U. de Caldas, en cuya alcaldía se descubre a un futuro dirigente del partido liberal, Ramón Marín Vargas, senador de la republica y ex gobernador  del viejo caldas, al desempeñarse como secretario de gobierno de la ciudad,  Fernando Londoño Londoño, ex ministro, el alcalde del centenario, hombre de Estado y del foro, fiel exponente  de la política caldense del momento , Gustavo Robledo Isaza, ingeniero de primer orden y un gran visionario de obras de infraestructura  y de desarrollo nacional y regional, Ernesto Gutiérrez Arango, ciudadano ejemplar y representante de una transparente dirigencia cívica,  alcalde de su ciudad en dos oportunidades, Alberto Mendoza Hoyos, ejemplo de lo que debe ser un  verdadero político, Senador de la Republica, ex ministro, miembro de la dirección nacional liberal en la compañía de Carlos Lleras, Turbay Ayala, Mosquera Chaux, Augusto Espinosa, académico, presidente de “Sofasa”, diplomático ante la FAO, en cuya alcaldía se saneo la hacienda pública, respeto por las diferencias políticas, y un ejercicio publico con la decencia característica de su personalidad y manejo acrisolado de los recursos presupuestales.
Lo anterior  para  resaltar la importancia   del debate electoral que se avecina  para escoger en las urnas a un ciudadano que proyecte a la ciudad, la sitúe dentro del concierto nacional  por su desarrollo  social, cultural y empresarial, aprovechando su ubicación geográfica como centro de gravedad del llamado triangulo de oro conformado por  Bogotá, Medellín y Cali, circunstancia esta ventajosa para la industrialización de la misma, postulación que debe responder a un gran consenso de responsabilidad política,  y no producto de las reuniones en una sala de recepción de un hotel cualquiera del Istmo de Panamá.

Recordar, que las ciudades se deterioran, se anquilosan, y pierden su jerarquía, cuando el  espíritu de solidaridad desmerece y la participación de sus habitantes  es mínima, permitiendo que una minoría audaz los gobierne.

Los manizaleños como población educada, sabrán elegir a dirigentes honestos y competentes, diferenciando muy bien entre un programa de gobierno serio  frente a una prédica populista.

Bogotá, Febrero 3 de 2015  

Columnas del autor

*Voces de alarma por los avales.
*La justicia en deuda. Efectos de un paro
*Reflexiones o inflexiones de fin de año
*Quién hace respetar y cumplir la Constitución
*Las promesas electorales
*El desplazamiento forzado: carne de cañón electoral
*No nos llamemos a engaño: el sistema judicial tocó fondo
*¿Un PRI a la colombiana?
*Una sociedad con problemas
*¿Quién mató al general Uribe Uribe?
*Reformas tributarias, tortura china para los atribulados contribuyentes colombianos (I)
*Reformas tributarias – Tortura China para los contribuyentes (II)
*La mala hora de Manizales
*Equilibrio de poderes o más poderes para el Congreso de la República
*¿Monarca o jefe de un partido político?
*Reformar lo que haya que reformar: Santos II
*Cierto es: acercar la justicia a la gente del común. Pero ¿cuándo?
*La ampliación del período presidencial. Se justifica?
*Vuelve y juega. La ampliación de los períodos
*Lo social de derecho. ¿Se aplica?
*El Congreso frente a la sociedad civil
*Derrotar la corrupción: tarea del próximo mandato
*Cuidado con el unanimismo
*La calentura no está en las sábanas, si no en la fiebre del enfermo
*Las otroras ideas liberales
*La puerta giratoria. Vicio para extirpar
*Paz: que el pueblo decida
*¿Justicia Ideologizada?
*El narcotráfico. Fin de un flagelo?
*Avatares de una reelección
*Restauración moral sí. Restauración ética sí.
*Preguntas para los candidatos presidenciales.
*Rescatar la seguridad jurídica
*El derrumbe de la Licorera de Caldas. ¿Quénes responden?
*Un país que ha llegado al estado de anomia
*El 9 de abril: fecha imposible de olvidar
*La mala hora de Buenaventura
*La institucionalidad frente al caso Petro
*La ética en la política: la gran derrotada
*Renovación o la misma harina en diferente costal
*El manoseo de la Constitución Política
*Nubarrones para la pensión de jubilación…
*La inseguridad ciudadana
*El período y forma de elección de los magistrados
*El abstencionismo
*Las trampas electorales.
*El transfuguismo o estafa política
*Justicia: ¿La tenemos?
*Que no se repita la historia
*El tape, tape, tape
*Una confusa exposición de motivos
*La convención liberal frente a la justicia
*Estado, violencia y polarización
*Reforma judicial sí, pero estructural
*¿Quién le pone el cascabel al gato?
*Las listas cerradas VS listas con voto preferente
*Los costos electorales, exorbitantes y ostentosos
*La reelección
*Régimen disciplinario de los partidos
*Indiferencia electoral o ausencia de cultura política
*El control fiscal. Reforma al sistema de postulación
**El referendo. Ventajas y desventajas
*Natalicio del ex presidente López Michelsen. Homenaje liberal
*Adhesiones que incomodan.
*Equilibrio salarial o bonificación preelectoral
*La protesta social.
*Caldas y su elección atípica
*Venimos del ayer y vamos recorriendo un camino
*
La justicia como ideal o la justicia del miedo.
*Como eran amigos de Rolando…
*Hermandad sí, pero sin amenazas
*
Eficiencia judicial vs turismo internacional.
*Inicio de la campaña presidencial
*
Política de consenso y de convivencia para Caldas.
*Sevilla: la del Valle
*La cooptación restringida.
*
El voto y un catálogo de necesidades sociales.
*La igualdad ante la ley. La detención intramural

*Aspirantes a granel. Y los programas?

*9 de abril: magnicidio de Gaitán.
*Las paradojas de la actividad financiera.
*Marcha por la paz y la debida justicia
*Relación periodismo-justicia.
*Colpensiones: una ofensa a la seguridad social
*
Blindar el voto
*Aerocafé: con la cruz a cuestas
*La edad de retiro forzoso en la rama judicial
*Esfuerzo presupuestal del Estado VS eficiencia judicial
*La circunscripción nacional para Senado en Colombia
*
La mal llamada reforma tributaria.
*En la búsqueda de un año promisorio.
*
Reflexiones de fin de año.
*Los cacos de «Interbolsa»

*El desplome de Interbolsa.
*¿Qué hacer para que los fallos judiciales se profieran a tiempo?
*
Recuperar la confianza pública
*Por un Caldas diferente
*Una causa justa
*El adiós a un gran señor
*Estado de Derecho o Estado Rodín
*La verdadera labor del político
*Preguntas que requieren respuestas
*Política social e intercambio humanitario
*¿Cuál democracia?
*Solo la verdad en la búsqueda de la paz
*Por el decoro y dignidad profesional del abogado
*La crisis del Estado e indiferencia ciudadana
*Se agitan tesis de revocatoria
*Reforma a la justicia: un compromiso institucional
*Santos y de la Calle, los ases para la paz
*La libre expresión y la paz como política de Estado
*A propósito de un fallo judicial