20 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En el campo las mujeres carecen de oportunidades

9 de febrero de 2015
9 de febrero de 2015

Un diagnóstico de la situación de las mujeres campesinas del municipio de Herveo, Tolima, revela el impacto negativo de la brecha de género existente en el campo.

En modalidad de pasantía, Natalia Zambrano, estudiante de Gestión Cultural y Comunicativa, realizó una investigación titulada “Mujer y piel, mujer y tierra”, como reconocimiento de la mujer campesina. El trabajo tiene por objetivo visibilizar su cotidianidad y generar propuestas ante los impactos de la desigualdad de género detectada en el municipio.

Con el proyecto, la estudiante constató que “la mayoría de ellas están casadas y tienen que cumplir con la labor de amas de casa para cuidar a sus hijos y los animales de granja, lo cual es un factor problemático porque no se les reconoce ese trabajo”.

A través de cinco talleres sobre reconocimiento y empoderamiento femenino, Zambrano se acercó a las mujeres de las diferentes veredas que conforman Herveo, con el fin de escuchar sus vivencias, cómo ha sido la brecha de género intergeneracional, su situación social, laboral y afectiva y, además, darles a conocer las oportunidades a las que pueden acceder al conocer sus derechos.

Estas mujeres, en ocasiones, sufren de maltrato y violencia por parte de sus esposos o vecinos, al ser despojadas de sus tierras con el supuesto de no ser “dignas” de ellas. “Sin bienes, la mujer no tiene ninguna oportunidad de acceder a los derechos básicos y por eso se evidencia tanta pobreza de género en el campo”, añade la estudiante.

La situación se contrapone con uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio propuestos por las Naciones Unidas en el 2000, que busca eliminar las desigualdades entre géneros y promover la autonomía de la mujer, especialmente en lo que respecta a la enseñanza antes de finales de 2015.

Sin embargo, de acuerdo con el Informe de Brecha de Género Global 2014, la participación y las oportunidades económicas para las mujeres tienen un valor del 60 % en todo el mundo.

El diagnóstico fue entregado a la Secretaría de Desarrollo Social de la Alcaldía de Herveo, como insumo para la creación de estrategias y políticas públicas en las que las mujeres tengan más participación.

Dentro de las recomendaciones, la estudiante invita a la Alcaldía a generar un debate en el que las mujeres puedan expresar sus necesidades, plantear herramientas para detener la desigualdad y buscar alternativas para acceder a la educación. Su planteamiento apunta a garantizar la participación pública femenina, el reconocimiento de su tiempo de trabajo como aporte al desarrollo y una remuneración por ello, más allá de lo simbólico.

Para Zambrano, el caso del municipio es un reflejo de la situación que viven las mujeres del campo a nivel nacional. “Debe fortalecerse la intervención del estado, porque cuando se habla del campo solo se trata la producción agrícola, pero ¿dónde queda lo social?”

Según información de la Mesa de Incidencia Política de las Mujeres Rurales Colombianas, ellas representan el 52,30 % de los 12,1 millones de habitantes, protagonistas principales de la economía campesina.

Por otro lado, según el DANE, en el 2011 el 46 % de la población rural vivía en condición de pobreza y de esta cifra, el 70 % corresponde a mujeres.

(Por:Fin/MLIA/MLA/SYC)
Agencia de NOticias Universidad Nacional Manizales