27 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dos amigos ex presidentes agarrados con sus sucesores

5 de febrero de 2015

Martinelli, quien se defiende en su país como gato panza arriba, enfrenta serias imputaciones de actos de presunta corrupción detectados durante su mandato constitucional, cumplido entre el 2009 y el 2014. Él rechaza las acusaciones y las atribuye a una persecución jalonada por su sucesor, el actual presidente del vecino país, Juan Carlos Varela, quien dice no tener arte ni parte  en las investigaciones que la Corte Suprema panameña le sigue a su predecesor.

Una situación parecida

Así como Martinelli culpa de sus embrollos judiciales a Varela, el ex presidente Uribe le achaca los suyos al presidente Santos.

Según el ex mandatario colombiano, el actual inquilino de la Casa de Nariño ha inspirado la persecución de que es objeto la plana mayor del Centro Democrático, envainada por una cadena de escándalos en las que el principal ingrediente ha sido el espionaje a todos los niveles.

Nótese que en ambas situaciones, Martinelli y Uribe fueron sucedidos por sus antigüos aliados Varela y Santos.

¿Quién concedió el asilo?

El constante rifirrafe entre los dos dirigentes panameños, que se agita a través de los medios de comunicación del Istmo, ha puesto sobre el tapete los cuatro años largos que se refugió en el vecino país la exdirectora del DAS, Maria del Pilar Hurtado, cabeza de la red de espionaje que trabajó clandestinamente para el anterior gobierno colombiano, del que recibía diarias instrucciones y al que le llevaba permanentes informes de sus “mataharis” que se traducían en felicitaciones del amo.

Según Martinelli,  fue Varela (en su condición de vicepresidente y canciller) quien le concedió el asilo a la fugitiva ex jefe del servicio de inteligencia de Colombia.

Varela asevera que Martinelli miente descaradamente y que fue por orden suya que se le dio asilo, en Panamá, a la señora Hurtado. Además, contribuyó a obstruir todos los trámites legales que adelantaba Colombia para conseguir la repatriación de la ex funcionaria.

Copió el estilo

Para muchos panameños de a pie, cuando Martinelli pasó por la presidencia panameña, calcó casi al pie de la letra el estilo de gobierno que implantó desde la Casa de Nariño el entonces presidente Uribe.

De Martinelli decían sus compatriotas que quería mandar, caminar, hablar y parecerse en todo a su homólogo y vecino Uribe.  

Otras semejanzas: los dos mandatarios debieron resignarse (aunque no del todo) a ver elegidos a sus más enconados enemigos, el año pasado, circunstancia que (según los perdedores)  dio pie a la “encarnizada persecución” que ahora enfrentan ante los más altos poderes judiciales de sus respectivos países.

Mini-hojas de vida

Ricardo Alberto Martinelli Berrocal nació en Ciudad de Panamá el 11 de marzo de 1952. Es un hombre adinerado, como Uribe. Su familia está compuesta por su esposa Marta Linares de Martinelli y sus tres hijos. Martinelli ha llegado a acusar a su ex compañero de fórmula Juan Carlos Varela de querer asesinarlo. (Hasta allá no ha llegado Uribe con Santos).

Juan Carlos Varela Rodríguez nació en Ciudad Panamá el 12 de diciembre de 1963.-  Es un ingeniero, empresario y político panameño, vicepresidente de la República de Panamá desde el 1 de julio de 2009 hasta el 30 de junio de 20141 2 y actual presidente de Panamá desde el 1 de julio de 2014. También ejerció el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Panamá hasta el 30 de agosto de 2011, tras ser destituido por el presidente Ricardo Martinelli, acto que provocó la ruptura de la alianza gubernamental entre el Partido Panameñista, presidido por Varela y Cambio Democrático, presidido por Martinelli.

Tolón Tilín

Algunos santistas le conceden la razón el senador Uribe cuando afirma que Maria del Pilar Hurtado fue una funcionaria PROBA, por haber PROBADO lo eficiente que resultó para manejar sus redes de espionaje desde el DAS.