22 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Apuntes sobre la justicia

5 de febrero de 2015

jorge eliecer castellanosEn términos generales, el vocablo justicia evoca necesariamente un previo orden jurídico. En efecto, el magistrado, tribuno, juez o autoridad judicial dicta justicia haciendo respetar la costumbre o la ley.

En tal virtud  la justicia da a cada uno lo que le es debido, aun cuando lo debido no esté fijado por la costumbre o por la ley; en derecho natural, vale anotar que la obligación de justicia se reduce en definitiva a una igualdad que es realizada por el cambio o la distribución.

En materia religiosa, es decir, cuando se trata de las relaciones del hombre con Dios, la palabra justicia no tiene en nuestras lenguas sino aplicaciones limitadas. Claro está, se debe mencionar el nombre de Dios como justo juez y llamar juicio a la última confrontación del hombre con Dios. Pero este empleo religioso de las palabras de justicia parece singularmente restringido en comparación con el lenguaje de la Biblia.

Ciertamente, la palabra, aunque próxima a otros diferentes términos (rectitud, santidad, probidad, perfección, etc.), se halla en el centro de un grupo de vocablos bien delimitado, que en nuestra lengua se traduce regularmente por justo, justicia, justificar, justificación.

Conforme a una primera corriente de pensamiento que atraviesa todas las sagradas escrituras judeocristianas, la justicia es la virtud moral que nosotros conocemos, ampliada hasta designar la observancia integral de todos los mandamientos divinos, pero concebida siempre como un título que se puede hacer valer en justicia delante de Dios. Correlativamente, Dios se muestra justo en cuanto que es modelo de integridad, primero en la función judicial de conducir al pueblo y a los individuos, luego como Dios de la retribución, que castiga y recompensa según las obras.
Una visión más profunda del orden que Dios quiere hacer reinar en la creación, da a la justicia un sentido más amplio y un valor más inmediatamente religioso. La integridad del hombre no es nunca más que el eco y el fruto de la justeza soberana de Dios, de la maravillosa delicadeza con que conduce el universo y colma a sus criaturas.

Esta justicia de Dios, que el hombre alcanza por la fe, coincide finalmente con su misericordia y designa como ella unas veces un atributo divino, otras los dones concretos de la salvación que derrama esta generosidad. Bien lo señala el nuevo testamente cuando indica que su misericordia vence el juicio.

Huelga reseñar que la antigua legislación israelita exige a los jueces integridad en el ejercicio de su función Dt 1,16 16,18.20 Lev 19,15.36. Igualmente los más antiguos proverbios celebran la justicia del rey,  Prov 16,13 25,5. En textos análogos el «justo» es el que tiene derecho Ex 23,6-8, o bien, raras veces el juez íntegro Dt 16,19; éste debe justificar al inocente, es decir, absolverlo o rehabilitarlo en su derecho Dt 25,1 Prov 17,15.
Los profetas antes del exilio denuncian con frecuencia y vigorosamente la injusticia de los jueces y de los reyes, la opresión de los pobres, por estos desórdenes anuncian infortunio Am 5,7 6,12 Is 5,7.23 Jer 22,13.15. Hacen adquirir conciencia de la dimensión moral y religiosa de la injusticia; situación que se percibía como mera violación de reglas o de costumbres.

Por tal razón las injusticias acarrean mucho más que las sanciones habituales: un castigo catastrófico preparado por Dios. A sus reproches añaden con frecuencia los profetas la exhortación positiva: «practicad el derecho y la justicia» Os 10,12 Jer 22,3s.

En resumen, la justicia designa la observancia integral de los preceptos divinos, la conducta conforme a la ley; así aparece en buen número de proverbios Prov 11,4ss.19 12,28, en relatos diversos Gen 18,17ss y en Ezequiel Ez 3,16-21 18,5-24. Correlativamente, el justo es en los mismos contextos el piadoso, el servidor irreprochable, el amigo de Dios Prov 12,10 Gen 7.1 18,23-32 Ez 18,5-26. Esta concepción pietista de la justicia es muy perceptible, en las lamentaciones de Jeremías y en el catálogo de salmos números 18,21.25 119,121.

Ahora bien, la evolución semántica precisa que la conducta conforme a la ley es fuente de méritos y de prosperidad, la palabra justicia, que designaba esta conducta, llega a significar también las diversas recompensas de la justicia. Así, el gesto de mansedumbre realizado viene a ser una justicia delante de Yahveh, lo que casi se podría traducir por mérito Dt 24,13 6,24s. En Prov 21,21, «el que persiga la justicia y la misericordia hallará la vida, la justicia y la gloria», las tres últimas palabras son concretamente sinónimas. En el Sal 24,3ss la justicia obtenida de Dios no es otra cosa que la bendición divina que recompensa la piedad de un peregrino Sal 112,1.3.9 37,6.

En los últimos libros del AT descubrimos con algunos matices nuevos todos los temas tradicionales ya evocados. A la justicia estricta, que debe regir las relaciones de los hombres entre sí Job 8,3 35,8 Ecl 5,7, Se añade en Sal 1,1.15 un aspecto nuevo: la justicia es la sabiduría puesta en práctica.
En la lengua de Jesús la justicia conserva también el sentido bíblico de piedad legal. Aunque no sea tal el centro del mensaje, Jesús no tuvo reparo en definir la vida moral como una verdadera justicia, como una obediencia espiritual a los mandamientos de Dios. Aquí se disciernen dos series principales de palabras. Las unas formulan la condena de la falsa justicia de los fariseos; el Mesías, todavía mejor que los grandes profetas, denuncia en la observancia hipócrita una religión humana y soberbia Mt 23. Inversamente, el discurso inaugural define la verdadera justicia, la de los discípulos Mt 5,17-48 6,1-18. Así, la vida del discípulo, liberada de una concepción estrecha y literal de los preceptos, es todavía una justicia, es decir, una fidelidad a leyes, pero éstas, en su nueva promulgación por Jesús, vuelven al espíritu del mosaísmo, la pura y perfecta voluntad de Dios.

Conviene resaltar que el mensaje bíblico sobre la justicia ofrece un aspecto doble. Por razón del juicio divino que se ejerce a lo largo de la historia, el hombre debe «hacer la justicia»; este deberse percibe en forma cada vez más interior, hasta llegar a una «adoración en espíritu y en verdad». En la perspectiva del designio de salvación comprende el hombre, por otra parte, que no puede conquistar esta justicia por sus propias obras, sino que la recibe como don de la gracia. En definitiva, la justicia de Dios no puede reducirse al ejercicio de un juicio, sino que ante todo es misericordiosa fidelidad a una voluntad de salvación; crea en el hombre la justicia que exige de él.

Los marcos sagrados son claros, la justicia es el bien más preciado y luego se derivarán los demás como la paz, entre otros, entre tanto se oye a Jesus en los territorios santos pregonando: “33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas…

Es menester por estos días, tener claridad sobre estos puntos, pues acuerdo de paz es una cosa diferente a la paz estable y duradera y debe ponerse en el lugar que corresponde a estos esquivos bienes sociales, primero la justicia, luego la paz y posteriormente el acuerdo de paz.

[email protected]

Columnas del autor

*El diálogo es trascendental en la relación familiar
*
A Río de Janeiro
*
La navidad
*
El pastor de la paz en la boca del león
*
Chile, abundancia de todos los órdenes
*
Amando a mi tierra
*
Vacaciones en paraiso europeo
*
Aprendiendo de los animales
*
Los Animales Nos Enseñan
*
Lecciones de las mascotas hogareñas
*
El centenario del Canal de Panamá
*
Un pacto satánico en el folclor vallenato
*
Agencia Moody’s y Minhacienda colombiano
*
Animales: mensaje escritural, curiosidades y refranes
*
Algunos interrogantes sobre el reino animal
*
Hechos sorprendentes de los animales…
*
Reordenamiento regional a partir del desarrollo industrial…
*
ISMAEL: «El poder de escuchar»…
*
El fuleco y el armadillo…
*
Los animales al servicio del hombre…
*
El colibrí.
*
Curiosidades inteligentes de las hormigas.
*
El coyote
*
Liderazgo del león
*
El Vuelo del Aguila
*
Nuevo orden territorial.
*
«Cómo superar la infidelidad sin matar a su pareja»
*
«Es más importante crear intereses que afectos».
*
La estrategia anticorrupción: el plan iridio.
*
Nicaragua promueve desestabilización en el Caribe.
*
La sobreviviente de la hecatombe
*
Rector de la Universidad Distrital salva histórico mural
*
Mirando desde las alturas a la competencia.
*
Voto para la fuerza pública en el Congreso
*
«Liderazgo con Valores»
*
El búfalo, liderazgo perdurable.
*
Aspectos pintorescos del mundo animal
*
Liderazgo colectivo entres los animales
*
Los animales predicen los terremotos
*
El código curativo
*
Alma sana: cuerpo vigoroso
*
Policía Nacional en el Salón de la Fama
*
El material revolucionario en la tecnología del futuro
*
LOS GANSOS viajan en victoria.
*
El derecho al voto para la fuerza pública.
*
Liderazgo para el Siglo XXI.
*
Dime cómo duermes y te diré quién eres.
*
Las hormigas: sabias diminutas
*
El Avestruz, LIDER CON VISION GLOBAL.
*
El debate a las pensiones
*
La iguana: liderazgo en 3D
*
El carbón renueva su liderazgo en el mix energético mundial
*
Panorama económico mundial
*
Colombia en la era termoeléctrica.
*
¿En el 2018 será la vencida?.
*
-¿Por qué Falcao García es un verdadero tigre?-
*
Liderazgo espacial de Israel.
*EUROPA EN EL 2013.

*«Ha fallado la gerencia y la autoridad de salud».