27 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ganó el hombre de las tres “chapas”

23 de febrero de 2015

 

Lo denominamos así porque tiene tres nombres distintos, pero no por culpa suya sino del destino que es, a veces,  misterioso y caprichoso.

En la pila bautismal de su natal Supía, en el occidente de Caldas, lo pusieron Brian Alvarez. En 2012, cuando ganó el mismo concurso, a nivel nacional, se llamó “José José”, como el astro mejicano,  de quien dice ser su hijo natural. Y al emprender en firme su carrera artística resolvió llamarse “Manuel José”. Tres apelativos diferentes y un solo imitador verdadero.

Una doble sorpresa

En las dos veladas en las que se partió la final del concurso de Caracol Televisión hubo dos grandes sorpresas.

Una: el jueves resultó eliminado, cuando nadie se lo esperaba, el chileno Sebastián Hormazabal, el magnífico imitador de Nino Bravo.  La otra: El público creía que la final se daría entre Bravo y José José, pero el duelo por el premio gordo fue entre el colombiano y el mejicano radicado en Estados Unidos, Rubén Cerros, quien cautivó las simpatías del respetable con su estupenda parodia de la popular cantante de su país Paquita del Barrio, quien se especializa en lanzarle virulentos y humillantes denuestos al homo sapiens.

El veredicto del jurado

El ganador del evento fue el clon del llamado “Príncipe de la canción”, que se echó al bolsillo trescientos millones de pesos.

Rúbén Ramos, el imitador de la simpática Paquita, tuvo un inesperado premio, en metálico, de cincuenta millones de pesos, gracias a su segundo lugar.

La votación del jurado resultó bastante estrecha: los votos de la colombiana Luz Amparo Alvarez y la venezolana Belkis Martinez fueron por el doble de  José José. El solitario sufragio del dominicano Julio Sabala fue por doña Paca.

Reviviendo un episodio

La agencia Colprensa señaló, a propósito del triunfo del joven cantante caldense: Muchos recuerdan su audición para el programa concurso ‘Yo me llamo’, en el 2012. Manuel José, su nombre artístico, llegó al escenario e hizo una imitación de José José, ‘El Príncipe de la Canción’, que el jurado no dudó en preguntarle si venía de familia de artistas, a lo cual él confesó que si, que José José era su padre.

Todo producto de un amor fugaz del artista mexicano hace más de 24 años, en una gira por Colombia, conoció a la madre de Manuel José y tuvieron un romance de una noche, historia que parece extraída de una de las tantas canciones que interpreta el artista, quien se fue del país sin saber que aquella admiradora había quedado embarazada.

El cambio de nombre

Manuel José, de Supía Caldas, no hace mucho se llama así, su madre lo había bautizado como Brian Álvarez, y desde hace casi tres años es conocido como José José de ‘Yo me llamo’, quien luego de ganar la edición nacional, obtuvo el triunfo en ‘Yo me llamo… la conquista’, compitiendo junto a siete ganadores de otros países y dos más imitadores colombianos que lograron el éxito en temporadas anteriores (Sandro y Rafael Orozco).

La conexión  paterna

Sin la presencia de su padre, sus canciones fueron la conexión a esa figura paternal que no sabía que tenía un hijo colombiano, hasta que hace cinco años pudo encontrarse con él, primero demostrarle su talento y luego, en privado, confesarle que era su hijo, pasó un tiempo y tras una prueba de ADN se confirmó todo, aunque José José admite que era tal el nivel de alcoholismo que vivía por esa época que no se acuerda nada de esa gira.

Una de las ventajas que ha tenido, es que mantuvo vigente su personaje desde que ganó la edición nacional, pues de los participantes en las temporadas de este programa concurso, es quien más trabajo ha tenido en distintas partes del país.

Tolón Tilín

Bien decían nuestros abuelos y lo repetían nuestros padres con asombrosa seguridad: Los hijos naturales son los vivos retratos de sus papás. El dicho se corroboró al pie de la letra  al producirse el encuentro, en el escenario, del mejicano José José y de su clon colombiano. Hubo lágrimas en aquel estrecho abrazo que se dieron los dos intérpretes de la canción romántica. ¡Lo que se hereda, no se hurta!