28 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Después de 30 años hombre desaparecido encuentra a su familia

21 de febrero de 2015
21 de febrero de 2015

cid:image003.jpg@01D04D44.E6C242B0Se trata de Julio Cesar Arce, un moto taxista de la capital del Huila que durante tres décadas no supo de su familia, de la cual perdió contacto desde 1984 y a la que vio por última vez en la vereda Consuelo de Cuatro Esquinas del Tambo (Cauca).

Su hermana lo reportó como desaparecido el 15 de junio de 1984 en Popayán, en su relato la familiar manifestó que su hermano se había ido a pagar servicio militar en el Batallón José Ilario López de esa ciudad y que nunca más había tenido noticias de él.

Al momento de su aparición Julio Cesar Arce les manifestó a los investigadores de la Fiscalía, que en el año 1984 cuando tenía 21 años, fue acosado por las Farc en la región donde él vivía y tomó la decisión de presentarse al Ejército Nacional para no ser reclutado por ese grupo insurgente.

Después de jurar bandera regresó a su casa, visitó a su mamá y sus hermanos menores, ya que es el hijo mayor, se despidió de ellos y nunca imaginó que sería la última vez que los volvería a ver.

En su relato a la Fiscalía Julio Cesar manifiesta que meses después fue trasladado al Batallón Magdalena de Pitalito (Huila), después de terminar el servicio militar decidió quedarse en el Ejército como soldado voluntario, en donde estuvo activo por nueve años.

Posteriormente ingresó a una escuela de seguridad en Bogotá en donde se especializó como conductor y escolta, trabajó en esa ciudad por más de siete años hasta que en el 2000 perdió el empleo.

cid:image004.jpg@01D04D44.E6C242B0Dos años después fue enviado a prisión luego que se viera involucrado en un hecho delictivo por el cual fue condenado a 27 años, con trabajo y buena conducta logró recobrar su libertad después de 11 años, cuando salió de la cárcel había perdido todos sus bienes y la mujer que era compañera permanente lo había abandonado.

Regresó a Neiva en donde volvió a rehacer su vida laboral, vive en un barrio de la capital del Huila, según él considera a sus vecinos como su familia, fueron ellos los que le avisaron que un investigador del CTI lo estaba buscando y que era para algo bueno.

Julio Cesar Arce manifiesta que le dijeron que una hermana de él lo estaba buscando, de inmediato fue y ubicó a esa funcionaria de la Fiscalía que le hizo el contacto telefónico con su hermana con la que habló por varios minutos después de 30 años.

Ahora que sabe dónde están ubicados sus familiares, espera reunirse con ellos en los próximos días, por ahora sigue laborando como moto taxista ubicado diariamente al frente del Batallón Tenerife de Neiva.