25 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Viejo runrún sobre muerte de periodista alborota el cotarro

20 de febrero de 2015

 

Sin el apoyo de fuentes confiables, circularon con insistencia dos runrunes: 1) Que el autor intelectual habría sido el ex diputado liberal barquista Ferney Tapasco, exonerado a la postre por la justicia, por falta de pruebas. 2) Que lo habría mandado  a matar alguien empeñado en que Sierra no accediera, por vía matrimonial, al grupo accionario de los dueños de periódico, pues mantenía una relación seria con Gloria Luz Angel Echeverri, viuda de Alejandro Restrepo, hijo del finado senador y jefe conservador José Restrepo.

Trece años después

El martes 17 de febrero (hace exactamente tres días) el ex jefe del frente “Cacique Pipintá”, de las AUC, Alberto Guerrero, revivió el espinoso tema, en diálogo con La W.

En sus declaraciones hechas desde la cárcel de máxima seguridad de Itaguí, Guerrero aseguró que Tapasco (pese a que tiene varios muertos a sus espaldas, según sus propias palabras) nada tuvo que ver con el asesinato del subdirector de La Patria, ocurrido al pie de la entrada principal del rotativo, cuando funcionaba en la carrera 20 con la 22, al pie de la Gobernación de Caldas.

Según el dirigente paramilitar, “el crimen de Sierra Hernández salió de las propias entrañas del periódico, por ocultos intereses económicos”, pero no citó nombres propios, ni quiso entrar en más detalles.

El desmentido del director

El director-gerente de La Patria, de Manizales, Nicolás Restrepo  Escobar, consideró un exabrupto la versión propalada por La W, el martes, por Alberto Guerrero, el jefe del frente “Cacique Pipintá”, de las Autodefensas Unidas de Colombia, según la cual, el crimen del periodista Orlando Sierra habría salido de las entrañas de la familia dueña del diario caldense.

Para Restrepo Escobar, permanente abanderado una cruzada sin tregua ni pausa para que el asesinato no quede impune, la especie del confeso paramilitar no tiene pies, ni cabeza.

“Escuchar afirmaciones como esa ponen el mundo revés”, dijo el mandamás del periodico manizaleño. Señaló que es más que un despropósito insinuar que el asesinato salió de la empresa periodística que sub-dirigía la víctima.

Según Guerrero, “la justicia ha nadado contra la corriente, en la búsqueda de los autores de la muerte de Orlando Sierra, puesto que (según sus fuentes) nada tuvo que ver con la misma el ex diputado Ferney Tapasco, y el crimen habría obedecido a presuntos intereses económicos de familia que nadie se atreve a confirmar.  

Unas palabras de despedida

El 1 de febrero de 2002, en el multitudinario acto del sepelio del inmolado periodista Orlando Sierra Hernández, subdirector de La Patria, se hizo cargo del último adiós el entonces alcalde de Manizales, Germán Cardona Gutiérrez, quien acaba de hacer dejación de la embajada de Colombia en el Vaticano.

Dijo, de entrada, el orador: “Carácter, una palabra en vía e extinción en una sociedad permisiva, era lo que caracterizaba a Orlando Sierra.  Lo que no entienden los cobardes es que no es posible asesinar el carácter. Un hombre que entrega su vida haciendo valer el sagrado derecho a la libertad de expresión, que durante su vida dio muestras del compromiso con los más altos intereses, con el valor civil como única arma para denunciar la corrupción, no puede morir”.

Tolón Tilín

Otras frases entresacadas del postrero adiós de Cardona Gutiérrez al periodista Sierra Hernández:

— “Orlando Sierra vivirá para siempre como símbolo del carácter, el valor y la ética personal y periodística”.

— “A Orlando no lo mataron por escribir poemas no lo mataron por ser un humanista y un buen ciudadano. Lo mataron por pensar y decir las cosas con valentía”.

— “Mataron no sólo un ser humano sino el pensador, el analista y el celoso guardián de los recursos públicos”.

— Esta tremenda herida en el corazón sólo se puede cerrar  con decisión, valor y amor por lo nuestro. Ese es el único homenaje que aceptaría de nosotros este gran hombre. Paz en su tumba!”.