27 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Contraloría advierte sobre crítica situación financiera de EPS Caprecom

18 de febrero de 2015
18 de febrero de 2015

Durante casi cinco años consecutivos (de diciembre de 2010  a septiembre de 2014), la Contraloría ha evaluado en su ejercicio auditor el comportamiento operacional y la situación financiera de Caprecom, evidenciando el deterioro de los márgenes operacionales y sus resultados netos negativos a septiembre de 2014.

Según el órgano de control, la enorme acumulación de pérdidas de Caprecom se refleja hoy en un patrimonio negativo, que a septiembre de 2014 ya se sitúa en cerca de un billón de pesos.

El análisis de las cifras, a esa fecha, indica para la Contraloría que “no es posible concluir un cambio de fondo ni sostenible en la tendencia decreciente en su desarrollo operacional y situación financiera”.

A 30 de septiembre de 2014, se mantiene una deficiente situación financiera, dada la insuficiencia de capital de trabajo, bajo índice de solvencia y deficiente capacidad de pago en el corto plazo.

La Contraloría llamó la atención por el impacto que tiene sobre prestadores y demás actores del sistema la elevada morosidad de sus cuentas por pagar.

Deficiencias contables y presupuestales

En un Informe de Auditoría Contable y Financiera a Caprecom,  realizado por la entidad, se concluyó que: “las medidas adoptadas no permiten visualizar su efecto, ni se reflejan plenamente en los estados financieros, por lo menos al cierre del 2013, lo que hace perentorio una tarea a fondo de conciliación y depuración que permita conocer la realidad económica y financiera de la entidad y de sus estados contables”.

En materia presupuestal, como sucedió en 2011 y 2012, para la vigencia 2013 la entidad conserva deficiencias de orden operativo y financiero que impactan negativamente el cumplimiento eficiente, eficaz y económico de su objetivo misional.

A lo anterior se suman deficiencias en la programación, planeación, desagregación y ejecución del presupuesto, lo cual refleja falta de coherencia en la asignación de recursos, los cuales no son estimados desde el inicio, ni obedecen a un ejercicio debidamente planeado, sino que se van ajustando en el transcurso de la vigencia, trayendo como consecuencia incumplimiento en el logro de sus objetivos, planes y metas.

Finalmente, en el aspecto contractual, la entidad no cumple adecuadamente la función de supervisión, lo que pone en riesgo los recursos públicos que le han sido asignados.