25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Con nueva técnica, producen sulfato de sodio en laboratorio

16 de febrero de 2015
16 de febrero de 2015

juan carlos ojedaSegún Juan Carlos Ojeda Toro, estudiante del Doctorado en Ingeniería Química de la U.N. Sede Manizales, los óptimos resultados de este trabajo podrían favorecer la producción y venta de este producto en el país, utilizado ampliamente para formulación de detergentes, teñido de textiles y fabricación de vidrio.

“Incluso, podría reducir en un 10 % las importaciones de sulfato de sodio en Colombia e incrementar las exportaciones”, destaca el joven investigador, adscrito al “Grupo de investigación en procesos reactivos intensificados con separación y materiales avanzados”.

El procedimiento ensayado reduce el consumo energético, así como el número y tamaño de equipos en los laboratorios, por lo cual su producción resulta más rentable para la industria.

Según los datos recopilados, en Colombia las importaciones de sulfato de sodio en el 2012 superaron las 111.000 toneladas provenientes de China, Estados Unidos, España, Rusia, Islas Vírgenes Británicas, Alemania, México, Francia y Brasil.

Por otra parte, su exportación ese mismo año fue de aproximadamente 14 toneladas, con destino a Venezuela y Argentina, cuyos costos ascendieron a 18.635.136 pesos.

“Según estas cifras, el país tiene un nicho de mercado interesante para la producción y venta de este compuesto. Queremos generar una alternativa en la que se obtenga sulfato de sodio sintéticamente, mediante un proceso económicamente viable y con menor impacto ambiental”, comenta Ojeda.

Proceso innovador

Inicialmente, se estudiaron los procesos convencionales para obtener este compuesto, entre ellos están la extracción minera y las diferentes técnicas de reacción ácido-base. Sin embargo, ambos métodos consumen demasiada energía en las operaciones de reacción y separación.

Para el desarrollo de la investigación, se diseñó un proceso de obtención mediante cristalización reactiva. Esta técnica de salinización-precipitación, también conocida como salting-out, involucra un agente antisolvente dentro de una mezcla reactiva para que el producto se precipite, es decir, se separe mucho más fácil de la mezcla.

El sistema reactivo funciona con una solución acuosa de cloruro de sodio en presencia de un antisolvente, el cual se debe mezclar con ácido sulfúrico para llevar a cabo la reacción que libera energía.

Bajo este procedimiento, se separan las sales del ácido, para producir una nueva sal (sulfato de sodio) y un subproducto de valor agregado (ácido clorhídrico).

Como la sal de sulfato es poco soluble en el antisolvente, al producirse, se precipita y lleva a cabo la reacción y la separación en una sola etapa. Posteriormente, la sal se puede separar con una filtración, mientras que el subproducto de valor agregado (ácido clorhídrico) y el antisolvente se dividen mediante destilación.

El sulfato de sodio es una sal cristalina, incolora, altamente soluble en agua y muy poco en disolventes orgánicos.

(Por:Fin/MLIA/dmh/AC)
Agencia de Noticias U Nacional Manizales