25 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Monseñor Pimiento tomó como una inocentada su cardenalato

13 de febrero de 2015

En los días previos al acto en Ciudad del Vaticano, en el que el Papa Francisco ungirá igualmente a otros 19 purpurados de distintas nacionalidades, el religioso que cumplirá 96 años el próximo miércoles 18 de febrero, habló en detalle con Eduardo Durán, de  la agencia Colprensa, sobre cómo recibió la noticia que tomó en principio como una inocentada propalada por la radio.

Así llamó la atención del Papa

El debutante cardenal relato que un día el Nuncio lo llamó para encomendarle la elaboración de un documento con destino al Papa sobre la incidencia del narcotráfico en la sociedad colombiana, encargo que abordó con todo el cuidado de quien asume un enorme compromiso. Allí en sus conclusiones expone  que la incidencia del narcotráfico es ante todo un problema político, en donde se ha establecido una prohibición que es lo que ha hecho que el consumo se incremente, así como cuando el alcohol fue prohibido.

Pero fuera de eso (añadió Monseñor) está la clase  política que no ha cumplido su papel, “porque no ha hecho lo que ha tenido que hacer y porque ha sido flexible ante el poder del narcotráfico”.

Le gustó el estudio de Pimiento

El relato periodístico, publicado el domingo por La Patria, de Manizales, subraya que el Papa Francisco leyó ese informe y quedó muy conmovido  por el análisis del autor y de inmediato llamó a preguntar por él, de quien le transmitieron toda clase de detalles sobre su personalidad, sus ejecutorias y su situación actual.

Monseñor cree que fue esa la razón que pudo alentar al Papa para llamarlo al cardenalato.

Así le llegó la increíble noticia

“Una mañana comenzaron a tocarme en la puerta de mi habitación las religiosas del Foyer de Charité, para decirme que la radio estaba diciendo que el Papa Francisco estaba pronunciando una homilía en el Vaticano y que acababa de anunciar que monseñor José de Jesús Pimiento era nombrado nuevo cardenal”.

Indica que se sintió fastidiado con tanto alboroto y que le dijo con voz enérgica que no creyeran en los chismes de la radio, porque eso era imposible.

Siguió trabajando en los asuntos que lo ocupaban y dos horas más tarde volvieron las hermanas para decirle que tenía una llamada urgente Roma: ¡era el Nuncio para confirmarle oficialmente la noticia!

Sintió una montaña encima

Para el noveno cardenal colombiano, “siento que me cae una montaña encima; es un honor demasiado grande para esta edad que tengo”. Así se lo expresó a su interlocutor telefónico.

El prelado confesó que cayó en una gran confusión y expresó: “Es que yo, a pesar de que siempre he sido firme en mis convicciones y principios, soy una persona muy tímida desde la niñez y los honores me fatigan y me confunden”.     

El mayorazgo del sacro colegio

El más longevo de los miembros del sacro colegio, nacido el  18 de febrero de 1919, en Zapatoca, Santander,  rigió con mano severa los destinos de la arquidiócesis manizaleña durante 21 años, entre 1975 y 1996, período en el que sostuvo varias confrontaciones públicas– jamás pensó que a mes y medio de cumplir sus 96 años alcanzaría la máxima dignidad eclesiástica.

Tolón Tilín

Tampoco creía  monseñor Pimiento que pisaría de nuevo la Plaza de San Pedro, en Roma, con tan alta investidura. De acuerdo con los cánones vaticanistas, por su avanzada edad, podrá asistir al cónclave que se convoque, eventualmente, para la elección de un nuevo papa, pero no será apto para elegir ni ser elegido. Tendrá voz pero no voto en la Capilla Sixtina.