23 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Padre e hijo metidos en honduras

23 de enero de 2015

El padre ya anunció que comparecerá ante el ente investigador. No se sabe qué pasará con el hijo que adelanta estudios universitarios en USA.

El tercero de los incriminados (Luis Alfonso Hoyos), llamado a ampliación de indagatoria para el día 28,  abandonó el país en los días previos a la citación del organismo acusador. Se dice que emulando a su copartidario (el ex ministro Andrés Felipe Arias) procura encontrar refugio en los Estados Unidos.

Cuando David Zuluaga era un niño precoz

Así escribíamos nosotros el 25 de marzo de 2007, en el diario La Patria, de Manizales:

Se llama David Zuluaga y es el hijo del (entonces) ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga. El párvulo corre el riesgo de convertirse en un segundo Don Fulgencio, el hombre que no tuvo infancia, magnífica creación del caricaturista gaucho Lino Palacio.

Cuando debería ir por la vida en bluyines, enamorando compañeras de curso y rumbeando, David, de 16 años, muy encorbatado, se capacita para ser presidente de Colombia antes de que se parta en dos el siglo XXI.

En vez de decir: “Te amo, fulanita”, ya aprendió a decir al lado de su ilustre padre: “Amo la política”, una expresión que utilizó en entrevista para Semana, medio para el que habló desde su condición de un invento suyo llamado “Congreso joven”, un prometedor semillero legislativo.

Un clon de su taita

El sardino David es un clon físico y político de su progenitor quien debe estar orgulloso de su vástago que sólo piensa en gobernar por triplicado.

No parece buena idea eso de madrugar tanto a ser mayores de edad. Hay toda una vida para serlo. Y eso de saltarse etapas por adquirir responsabilidades  una soberana tontería.

Por la indumentaria que luce en la foto tomada para ilustrar la entrevista se nota que se la acababan de comprar para que empiece a ejercer como un futuro Uribe. El traje le queda grande al chino que parece vestido por su amorosa mamá. La camisa parece sacada del ropero del papá.

Las cosas que decía el David

Entrecomillamos para El Campanario algunas de las frases que soltó el delfincito para Semana hace 8 años: “La creación del Congreso joven fue algo que se me ocurrió preocupado porque muchos jóvenes pronto seremos ciudadanos y no entendemos mucho del deber que eso significa, de la organización del Estado y de la realidad nacional”… “Yo soy (imaginariamente) el presidente del Senado y milito en la U. Realmente soy de ideas conservadoras, pero tengo algunas diferencias con los godos”… “Del Congreso me molesta la falta de profundidad intelectual en muchos casos y la falta de carácter para defender las ideas y posiciones ideológicas”… “Al presidente le aconsejaría que tenga muy cerca personas que discrepen con él; que siempre tenga gente que le diga que su visión no es la única, que hay otras vías. Le diría que escuche con atención y no con cara de atento y oídos sordos”.

¿Preferencias y ventajas?

El semanario bogotano le preguntó a Zuluaga si le reportaba preferencias o ventajas el hecho de ser hijo de ministro:

“Eso me ha permitido conocer cosas de la vida pública. Que mipapá sea el ministro de Hacienda no significa que yo voy sobre sus hombros”… “Voy a estudiar derecho y filosofía. Yo amo la política y quiero dedicarme a ella”.

Por la mente del sardino de entonces no pasaban todavía la candidatura presidencial de su papá; el triunfo del taita, en la primera vuelta y la derrota, a manos de Santos, en la segunda, y la presencia, en sus vidas, del “hacker” Andrés Sepúlveda, de “Andrómeda”, de chuzadas y sabotajes contra el proceso de paz que le hicieron tanto daño a su familia.

Tolón Tilín

A manera de apostilla, decíamos nosotros en la misma columna del diario caldense: El Instituto de Bienestar Familiar debería tomar cartas en el asunto para que se le permita a David Zuluaga el libre desarrollo de su personalidad. Al paso que va, lo están madurando biche, como los aguacates. Todo tiene su tiempo bajo el sol, hombre David. Y todavía es muy temprano para enfrentar a Goliat.