5 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Colombia ocupa 6 puesto mundial en “democracias imperfectas”: The Economist

22 de enero de 2015
22 de enero de 2015

Esta categoría abarca aquellos estados tienen elecciones libres y justas, libertades civiles básicas respetadas, pero presentan debilidades en otros aspectos como gobernabilidad, bajos niveles de participación y una cultura política poco desarrollada.

En este sentido, el informe de The Economist Intelligence Unit (EUI) para la BBC, indica que Colombia obtiene un puntaje de 6,55 sobre 10, en la misma escala de Argentina, México, Brasil y Chile y está en el grupo de las “democracias imperfectas”.

El informe señala que América Latina “es incapaz de progresar en la democratización” y sólo dos países de la región -Uruguay y Costa Rica- califican como “democracias plenas”, con índices de 8,17 y 8,03 respectivamente, lo cual permite incluirlos en la categoría de “democracias plenas”.

La clasificación de “democracia plena” se entiende como países donde no sólo las libertades civiles y políticas básicas son respetadas, sino que son la base de una “cultura política que conduce al florecimiento de la democracia”.

La democracia plena mejor evaluada, con el número uno del índice, es Noruega, con 9,93.

Del otro extremo, en América Latina, Cuba (3,52) y Haití (3,82) son los peor evaluados. Ambos países son considerados por el informe de EIU como “regímenes autoritarios”.

Sin embargo, el concepto de “democracia popular o participativa”, como define el gobierno cubano su propio sistema político, no es comparable al concepto de “democracia liberal”, bajo el cual se entiende el índice.

De todo el listado, el país menos democrático es Corea del Norte, con un índice de 1,08.

El informe advierte que existen riesgos que afectan a la democracia en general en la región.

“El crimen descontrolado en algunos países, particularmente la violencia y el tráfico de drogas, así como la corrupción, están teniendo un impacto corrosivo sobre la democracia en América Latina”, explica el informe.

Los problemas más graves para la democracia en la región siguen teniendo que ver con las debilidades institucionales de los Estados, los continuos niveles de desigualdad socioeconómica y los bajos niveles de educación.