18 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

“Bogotá ha salido exitosamente de una crisis de violencia y se consolida como una ciudad segura”: Petro

21 de enero de 2015
21 de enero de 2015

 

El burgomaestre explicó que, a pesar de que la tasa de crecimiento poblacional de Bogotá es superior a la de Colombia, las tasas por número de habitantes de los delitos de alto impacto han disminuido o se han mantenido.
Por ejemplo, en cuanto a las lesiones personales,  en el 2008 la tasa por cada 100 mil habitantes era de 160.4, después subió a 190, luego disminuyó y para el balance de 2014 se vuelve a ubicar en 160.

En el tema de hurto a establecimientos comerciales, la tasa comenzó en 56 casos en 2008, se disparó en el 2012 a 79, llegó a 86 en el 2013 y en el 2014 se ubica en 80 casos por cada 100 mil habitantes,  con lo que la tendencia empieza a revertirse.

“En 1993 éramos una de las ciudades más violentas del mundo, hoy somos una de las capitales más pacíficas de Colombia y de Suramérica. Este es un motivo de orgullo para la ciudad de Bogotá, este es un caso de estudio académico para quienes quieren ver cómo se puede salir de la violencia”, dijo Petro.

Frente al tema de los homicidios, Petro afirmó que en el año 2014 se presentaron 75 casos más que en año 2013, que se explican por el aumento de las muertes por sicariato, que registró 119 casos más.

“El homicidio que no es por sicarito siguió descendiendo en la cuidad, pero fue superado por el sicariato”, explicó el mandatario.

Otra de las cifras destacadas por el mandatario es la disminución del robo de celulares.

”La estrategia común que la Policía y de la Alcaldía ideó, con otras entidades del Estado consiste en una operación que ya no iba simplemente ver cómo se evitaba que un ladrón dentro de un bus se robara un celular, cosas que hay que seguir haciendo, sino que iba contra la plataforma misma del negocio del hurto de celulares en Bogotá”, explicó el mandatario.

Petro aseguró que se está atacando el corazón mismo de los delitos como una forma de revertir su impacto en la ciudad, sobre todo los relacionados con el lavado de activos, como el robo, microtráfico y el contrabando en la ciudad.

“La acción de seguridad en la ciudad de Bogotá tiene que continuar permanentemente golpeando las plataformas económicas en donde se acumulan las grandes fortunas de lavado de activos de las actividades ilegales transnacionales que hay en la ciudad”, dijo Petro.