21 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Vélez, «el burromaesre de Cartagena»

6 de noviembre de 2014

william calderon
Un gran oso polar

Escribió Gardeazabal: «Quien por algún afán que solo se puede cocinar en los balcones de viejitos cansados de Castillo Grande, le dio al Alcalde por descubrir una placa en presencia del Príncipe Carlos para dizque honrar a los ingleses que murieron en las aguas y playas de Cartagena en 1741 cuando el Almirante Vernon pretendió tomarse la Ciudad Amurallada para el imperio británico”.

Otra metida de pata

Antes de ir con la parte histórica, recordemos que al alcalde Dionisio Vélez lo acosa cierto delirio presidencial, pues ordenó que su retrato, de gran tamaño, fuese fijado en todos y cada uno de los despachos de la administración cartagenera, como para que no sólo los burócratas sino el público en general sepan quién manda en la capital bolivarense. Los retratos, que  dieron pie a un candente debate en el Concejo de Cartagena, le costaron al fisco municipal más de setenta millones de pesos.

No seas tan modesto, hombre ,Dionisio.       

Ahora sí vamos con los historiadores de verdad

¿QUÉ PODRÁ DECIR PABLO VICTORIA?

Autor de la obra «El día que Cartagena derrotó a Inglaterra: «Cuando un 13 de marzo de 1741, el Almirante Sir Edward Vernon llega a las costas de Cartagena. Está al mando de una flota de 180 navíos, más de veinte mil hombres y tres mil piezas de artillería. La puerta del Imperio Español en América parece destinada a caer en las garras de la !segunda armada invencible!, enviada por los ingleses. Sin embargo, un general manco, mocho de una pierna y tuerto decide hacerle frente a la situación. Durante sesenta y siete días, Blas de Lezo utiliza todo su ingenio y su determinación para evitar que la Ciudad Heroica caiga en manos de los ingleses. A pesar de la hazaña, que termina con la expulsión de los asaltantes, el general español siente que la Corona no lo ha valorado lo suficiente. Es por esto que ha enviado su diario a España, para que el Rey se entere de lo que la batalla de Cartagena significa. Este documento perdido es el germen de una historia llena  de pasión y heroismo»…… y de esto ni se dio por enterado el “Diosnecio” alcalde de Cartagena.

PABLO VICTORIA es doctor en Economía y filosofía, congresista, catedrático. Entre sus obras se destacan La sociedad post liberal y sus amigos, España contraataca, Al oido del Rey, Grandes mitos de la historia de Colombia, La Nueva Granada contra España y la otra cara de Bolívar.

RODOLFO SEGOVIA Nos deleitó en días pasados con el lanzamiento de su ultima obra «105 dias del sitio de Pablo Morillo a Cartagena de Indias», del Áncora Editores»,en cuyas páginas narra y se esfuerza por analizar las operaciones del Ejército Expedicionario de América, metaforseado en el Ejército de Costa firme en la Nueva Granada, antes y durante la expugnación de Cartagena de Indias en 1815, el más importante episodio que  la historiografía nacional llama la Reconquista Española. Fue la mejor hora de la ciudad de Heredia. Su sacrificio hace parte entrañable de la nacionalidad colombiana. Cartagena cayó no por falta de arrestos y heroísmo, sino rendida por el  asedio de su vencedor, Pablo Morillo.

EL PALMARES

Segovia Salas ingeniero de Massachussetts institute of technologuy (MIT), máster en historia de la Universidad de California, Berkeley, y especializado en economía en el instituto de investigaciones para el Desarrollo Armónico, con sede en Francia. empresario, presidente de Ecopetrol, ministro de Obras Públicas y Transporte y Senador de la República, Actualmente miembro del Consejo Directivo de la Universidad de los Andes, de la Academia Colombiana de Historia y de la Academia de Historia de Cartagena.

PUBLICACIONES

Entre sus publicaciones más destacadas figuran Las fortificaciones de Cartagena de Indias: estrategia e historia, El Lago de piedra: La geopolítica de las fortificaciones españolas del Caribe (1586-1786) y Cartagena en tiempos del convento de Santa Teresa.  estrategia e historia.

LO QUE ESCRIBIO GARDEAZABAL

HONRANDO EL ATROPELLO / ARIETE

Por: GUSTAVO ÁLVAREZ GARDEAZÁBAL –

DEFINITIVAMENTE EL ALCALDE DE CARTAGENA NO PEGA UNA.

Cada vez parece más una vara de premio con barba que el burgomaestre que debe tener la ciudad que ejerce como sede alterna de la capital de la nación.

Por algún afán que solo se puede cocinar en los balcones de viejitos cansados de Castillogrande, le dio al alcalde por descubrir una placa en presencia del príncipe Carlos para dizque honrar a los ingleses que murieron en las aguas y playas de Cartagena en 1741, cuando el almirante Vernon pretendió tomarse la ciudad amurallada para el imperio británico.

Como es la gesta más heroica, entre las muchas que enaltecen a Cartagena, y ha sido contada una y mil veces pues la encabezó el mito eterno de Blas de Lezo y consistió en derrotar a los ingleses en su empeño mayúsculo de tomarse la ciudad, nadie entiende cómo al antojado del alcalde le dio por descubrir esa placa.

Es posible que ahora todo se arregle con el perdón y el olvido y el mundo se dirija hacia el paraíso en donde no haya ni guerras sino entendimiento.

Pero no se puede perder la memoria histórica que ha hecho el temple de los pueblos.

Colombia no está en guerra con Inglaterra. Los ingleses no pudieron conquistarnos y hoy somos lo que somos porque hubo quién salvaguardó la cultura española.

Pero el que nos entendamos ahora como seres racionales no da mérito ni lugar para que un alcalde enceguecido de pasar a la historia por sus metidas de pata y no por sus obras le haya dado por honrar a los 27 mil ingleses que no fueron capaces de ingresar a la ciudad amurallada. Bueno es culantro pero no tanto señor alcalde.

GUSTAVO ÁLVAREZ GARDEAZÁBAL

[email protected]