13 de julio de 2024

Uribistas explican por qué votaron negativamente Reforma Tributaria del gobierno en el Congreso

28 de noviembre de 2014
28 de noviembre de 2014

 

Así lo estableció en una constancia que dejó en las comisiones terceras, donde se aprobó la iniciativa. Según la bancada uribista el impuesto a la riqueza sí afecta a la clase media y es asfixiante para las empresas y personas naturales que concentren gran parte de su patrimonio en inmuebles debido a que esos inmuebles se ven gravados varias veces: predial, patrimonio, renta, valorización etc.

Además advierte que impone dos impuestos sobre la renta. “Tenemos un impuesto sobre la renta y tenemos impuesto al CREE. En lugar de unificarlo están creando dos cabezas del mismo animal”, señala.

En la constancia reseña que se señala en algunos medios de comunicación que el Presidente de la República ya está anunciando una reforma tributaria para octubre del próximo año. ¿Entonces a qué estamos jugando? Vamos a tener reforma tributaria todos los años, dice y subraya que “eso muestra una vez más que este proyecto es fruto de la improvisación del Gobierno Nacional y por eso el Centro Democrático no acompaña la ponencia”.

El texto de la constancia, titulada “Las razones por las que el Centro Democrático votó negativo la reforma tributaria”, fue dejada por el vocero del Centro Democrático, el senador Fernando Nicolás Araújo, su texto es el siguiente:

“Queremos en nombre propio y del Centro Democrático dejar está exposición, está constancia de por qué los ponentes que integramos el Centro Democrático no firmamos la ponencia que se radicó el lunes en estas comisiones.
Son las siguientes consideraciones y observaciones que nos parece pertinente que las comisiones conjuntas conozcan y que el pueblo colombiano evalúe con todo detenimiento y buen criterio, de manera que este proyecto de Ley no afecte la economía colombiana.

Reforma tributaria mimetizada
Primero. Utilizar el marco de una Ley de Financiamiento para mimetizar una reforma tributaria tiene vicios de constitucionalidad y de legalidad. Nosotros permanentemente en este recinto lo hemos manifestado y queremos dejarlo claro en esta constancia.

La Ley 179 de 1994 limita la Ley de Financiamiento hasta el monto del déficit y aquí existen evidencias que hacen ver que este proyecto supera el monto del déficit, uno de los cuales es la vigencia que se le pretende dar, la Ley de Financiamiento es por un año, no por cuatro.

Mucho se ha dicho sobre otros casos que se resolvieron en la Corte Constitucional mediante sentencias, quiero dejar claridad que esos hechos fueron diferentes, que las demandas fueron de forma, no de fondo. Hay hechos muy distintos en esos casos que permiten concluir que esta reforma tributaria debería ser una Ley de Financiamiento y no una reforma tributaria.

Incumplimiento en recaudo
Segundo. No acompañamos una ponencia que busca recaudar 12,5 billones de pesos en el año 2015 cuando la DIAN, a 20 de noviembre, ha registrado un recaudo total, en el cual todavía hacen falta para el mes de diciembre, casi 14 billones de pesos.

Que sólo se ha recaudado el 47% de la meta del CREE y que en renta solamente se ha recaudado el 79% de la meta.
Llamamos la atención del Gobierno Nacional y queremos dejarle claro al país ¿para qué nuevos impuestos sino somos capaces de recaudar los actuales?

Derroche presupuestal
Tercero. No firmamos la ponencia porque no vemos ningún esfuerzo del Gobierno Nacional que permita reducir el gasto público y enviar un mensaje con el principio de austeridad que tanto hemos solicitado.
Dicen los defensores de esta reforma que no hay espacio para la austeridad. Estamos convencidos que sí hay espacio para la austeridad.

Señor Ministro, un caso: el incremento de la nómina en el Ministerio de Relaciones Exteriores entre el 2010 y el 2015 supera el 123 por ciento y pasa de los 1.208 cargos a 2.704. Como ese caso hay muchos otros. El Gobierno sí puede ser austero y reducir el gasto público.

Evasión disparada
Cuarto. La OCDE estima que la evasión en Colombia ronda los 45 billones de pesos, sin embargo, el esfuerzo del Gobierno Nacional solamente es de cinco billones de pesos, que además no están calculados dentro de los 12,5 billones de déficit que se habla en esta reforma. Es decir, esta reforma no es por 12,5 billones, sino por un poco más.

Pero además tenemos que reclamar que esos cinco billones de pesos que la DIAN promete recaudar de más, el próximo año, no tienen ningún soporte técnico que nos indique que de verdad son capaces de recaudarlo.

Quinto. Este es un proyecto de ley que afecta aún más la ya débil competitividad colombiana. Por el concepto del pago de impuestos Colombia ocupa la posición número 146 según el informe de Doing Business.

Nuestro sistema tributario es muy complejo. Tiene una tasa impositiva que ronda el 75 por ciento, según ese mismo informe y otros (reportes) colombianos.

Para el 2015, calcula este mismo informe, que tomará 230 horas al año pagar impuestos. En el 2012, tomará 103 horas. Cada día tenemos un sistema tributario complejo, más difícil y que le resta competitividad a nuestra economía.

Desincentivo a la industria
Sexto. Desmotiva la inversión extranjera. Todos lo sabemos. Lo hemos solicitado. Ha sido una solicitud al unísono de todos los congresistas aquí presentes: el impuesto a la riqueza es un impuesto que le hace un esguince a los acuerdos de estabilidad tributaria que ha firmado el Estado colombiano con 66 compañías.

Eso le erosiona terriblemente la confianza de la inversión extranjera en la economía colombiana. Ya sucedió en la reforma tributaria pasada cuando cambiaron el nombre del impuesto por un impuesto nuevo, ese que denominamos hoy CREE. Eso son trampas a la estabilidad jurídica del ordenamiento colombiano, que le hace gran daño a la confianza.

Afecta economía doméstica
Séptimo. Este es un proyecto que desincentiva la inversión doméstica. El impuesto a la riqueza grava períodos improductivos y empresas de bajo margen de rentabilidad con mayor fuerza.

Hay empresas que van a tener que endeudarse para poder pagar, porque no tienen la caja suficiente para pagar el impuesto a la riqueza. Importantes centros de pensamiento calculan que por cada billón de pesos de recaudo, el impuesto a la riqueza se erosiona en 0,6 por ciento la tasa de inversión. Nosotros necesitamos un sistema tributario que impulse la inversión en Colombia y no que la erosione.

Afecta a la clase media
Octavo. El impuesto a la riqueza sí afecta a la clase media. Cuando tomamos el cálculo de una persona que tenía un inmueble de 400 millones pesos en el año 2010 y vemos cómo se han valorizado, según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, es un inmueble que hoy vale más de mil millones de pesos y que antes no era contribuyente de ese impuesto y que ahora le toca ser contribuyente.

Noveno. El impuesto a la riqueza es asfixiante para las empresas y personas naturales que concentren gran parte de su patrimonio en inmuebles debido a que esos inmuebles se ven gravados varias veces: predial, patrimonio, renta, valorización etc. Ese mismo activo recibe varios gravámenes.

Según importantes pensadores en el sector agropecuario se calcula que la tasa efectiva puede llegar al 107 por ciento.

Décimo. El impuesto a la riqueza no invita a la solidaridad de la sociedad colombiana. Es un título que invita a la lucha de clases. Colombia necesita un sistema tributario amigable, fácil de acceder, que envíe mensajes de solidaridad a la sociedad. No podemos aceptar un sistema tributario que por el contrario debilite la sociedad colombiana.

Dos impuestos sobre la renta
Once. El CREE. Dos impuestos sobre la renta. Tenemos un impuesto sobre la renta y tenemos impuesto al CREE. En lugar de unificarlo están creando dos cabezas del mismo animal. El uno en el ‘veintipico’ por ciento y el otro va a llegar al dieciocho. Eso va a generar que Colombia tenga la tasa sobre renta más alta en América Latina y mucho más alta del promedio de la OCDE.

Motiva la informalidad
Doce. Esta es una reforma que lo que motiva es a la informalidad y a la evasión. Ejemplo: la devolución de los tres puntos del IVA afecta a 21 millones de colombianos. Pone en riesgo el recaudo de 14 billones de pesos que se recauda a través del dinero plástico.

Fue creado como contrapeso al 4xmil que aún se mantiene. Si nosotros elimináramos el 4xmil entenderíamos la eliminación de la evolución de los tres puntos del IVA. Bajo esas características vamos a quedar con los dos males: 4xmil y devolución de los dos puntos del IVA, que realmente no generan un costo grande al fisco colombiano y pone en riesgo 14 billones de pesos que se recaudan por esa vía.

Precio del petróleo
Trece. El contexto económico global que vamos a afrontar en el año 2015 es muy complejo: baja de los precios del petróleo, caída del precio del carbón, la desaceleración de la economía China, el enfriamiento de la economía de América Latina. Ese contexto lo que requiere es estímulos a la inversión y no más trabas, más obstáculos para que empresas vengan a generar empleo en la economía colombiana.

Desincentiva el empleo
Catorce. Este es un proyecto que desincentiva la generación de empleo formal que tanto requiere Colombia. Colombia ocupa el puesto 122 entre 144 economías, que según el Foro Económico Mundial, se debe ese penoso título a que Colombia tiene tarifas muy altas.

Quince. La ANDI ha realizado una encuesta entre sus afiliados. Los resultados: 25 por ciento respondieron que descontinuarán las inversiones que tenían previstas por culpa de este proyecto. El 16 por ciento relocalizará algunos proyectos productivos en otros países. El 10 por ciento reducirá la producción en Colombia. El 22,5 disminuirá el empleo y el 16 por ciento sustituirá parte de la producción por importación.

He escuchado algunos medios de comunicación que dicen que el Presidente de la República ya está anunciando una reforma tributaria para octubre del próximo año. ¿Entonces a qué estamos jugando? Vamos a tener reforma tributaria todos los años.

Eso muestra una vez más que este proyecto es fruto de la improvisación del Gobierno Nacional y por eso el Centro Democrático no acompaña la ponencia”.