18 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Universidad Nacional realizará interventoría a alimentos escolares

19 de noviembre de 2014
19 de noviembre de 2014

 

El programa está compuesto por dos modalidades: comidas calientes y refrigerios fríos, ambos preparados en colegios con estructuras para su producción. También se incluye el seguimiento al transporte de alimentos calientes a comedores de la ciudad, para el programa de primera infancia.

El papel de la interventoría está basado en el seguimiento diario y estricto del cumplimiento de las condiciones de inocuidad, nutrición, condiciones legales y financieras de ejecución del programa.

Sandra Maritza Cubillos, docente de la Facultad de Medicina de la U.N. y directora del “Proyecto de interventoría al suministro de alimentación escolar” de la Secretaría de Educación, explicó que las visitas se hacen para verificar higiene, proceso de producción, toma de temperaturas, bromatología de refrigerios (análisis nutricional en laboratorios), cadenas de frío, almacenamiento y vencimiento de productos, entre otros.

Adicionalmente se corroboran documentos, fichas técnicas e idoneidad del personal, para asegurar que se ajuste a las ofertas realizadas por el contratista.

A partir de unos lineamientos técnicos de la entidad, con el contratista y la oferta del mismo, el grupo de interventoría construyó un modelo de seguimiento, en el que se dieron pautas para saber qué se verifica y cómo se debe hacer.

Se trata de una metodología detallada, en la que más de 200 personas que conforman equipos de microbiólogos, ingenieros de alimentos, nutricionistas, financieros, abogados, entre otros, cumplen diariamente diversos procesos para una labor óptima.

“La verificación es rigurosa, con frecuencias diarias, sobre todo en las plantas de producción y colegios con comedor. Además se cuenta con un sistema de información robusto en el que se consolida la información ingresada por los interventores, para entregar informes de resultados a la entidad”, explicó la profesora Cubillos.

A través de los informes, se revisa el comportamiento de los operadores y se facilita la realización de reuniones para corregir inconsistencias en la operación.

Asimismo, se da una retroalimentación y se exigen planes de mejoramiento que al final son valorados con calificaciones ponderadas. Esto según la importancia que la interventoría dé a factores como nutrición, higiene y proceso de producción.