24 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

También se nos fue Manolo Villarreal

1 de noviembre de 2014

william calderonVillarreal se paseó con su voz bien timbrada y su magnífica dicción por todas cadenas radiales colombianas. Fue figura estelar en Todelar, RCN y Caracol. Además de presentar noticias, el barranquillero cubrió otros escenarios del medio que lo tuvo entre sus mejores y más brillantes exponentes en la edad de oro de la radio colombiana.

¡Descanse en paz, don Manolo!

El último reportaje

En junio de 2014 Manuel Villarreal recibió en su apartamento al periodista Edgard Hozzman, a quien le concedería el que sería el último reportaje de su vida.

El interesante diálogo fue publicado por Hozzman en el diario digital EJE 21, el mismo que difunde diariamente La Barca de Calderón.

Villarreal habló en la entrevista de lo divino y de lo humano y tocó, además, aspectos desconocidos de su apasionante carrera radial.

El impacto de la noticia

Al enterarse, en Boston, Estados Unidos, de la triste partida de este querido personaje, Hozzman puso en circulación este sentido mensaje:

Se nos adelantó Manolo Villareal, la voz, el caballero, el profesional y, entre otras cosas, el lector que le dio identidad a la época dorada del Circuito Todelar.

Manolo: gracias por su personalidad, talento, vocación, poesía y su amistad.

Manolo hizo parte de los grandes de nuestra radiodifusión. Hace unas semanas nos concedió la que fuera su última entrevista. Mil gracias. (Edgard Hozzman).

Aquí va el reportaje completo

La voz del Maestro Manolo Villarreal es sinónimo de calidad, calidez, credibilidad y originalidad. Su escuela de locución es la suya, con él llegó a la radio colombiana el concepto del lector de noticias, torrente rítmico perfectamente medido, entonación sin ninguna afectación y una dicción clara y cristalina la que le daba un encanto especial a los noticieros.

Manolo se distinguió por su profesionalismo, cuidado en la pronunciación, el ritmo de la lectura y el manejo de otros idiomas. Habla Inglés, francés, alemán y un fluido español.

Comenzó su actividad en los medios como traductor de la Agencia de noticias United Press Internacional, (la famosa UPI) en Caracas y más tarde en Medellín, nexo que le abrió las puertas de RCN, cuando esta empresa estaba comenzando. Manolo pertenece al elenco de estrellas que tuvo esta empresa, con Fernando Gutiérrez Riaño, a la cabeza y secundado por Juan Eugenio Cañavera, Carlos Arturo Rueda, Carlos Pinzón, Juan Caballero, entre otras grandes personalidades que hicieron grande nuestra radiodifusión.

A Manolo, le encomendó la dirección artística de Emisoras Nueva Granada la adaptación para radio de algunos capítulos de las crónicas de Gabriel García Márquez, de la supervivencia del náufrago, Luis Alejandro Velasco, las que fueron publicadas por El Espectador en 1955. Lo anterior demuestra muy a las claras la estructuración académica de Manolo Villarreal, quien fue miserablemente engañado en el reconocimiento en lo que por ley le correspondía, por Bernardo Tobón de la Roche a quien Manolo con su vocación, talento, trabajo y lealtad contribuyó en la proyección del Circuito Todelar .

Hablar con el maestro, Manolo Villarreal es una delicia, su voz fresca y una memoria lúcida la que recuerda detalles, anécdotas y momentos vividos hace más de medio siglo, con una claridad asombrosa.

El mano a mano entre Villarreal y Hozzman

–¿Cartagena, Santa Marta, Barranquilla y hasta Bogotá se pelean su natalicio. ¿Cuál es su origen, maestro?

-Barranquilla.

–¿Qué le gustó de la radio y cómo llegó a ella?

-La poesía me llevo a la radio. Cuando estudiaba mi  bachillerato hice parte de un grupo de muchachos con vocación de intelectuales, rebeldes idealistas, tenían como escudo el escepticismo y como arma de combate el sofisma y la poesía.

Me gustó la radio porque era el único medio en donde podía en esa época  darle riendas sueltas a mis inquietudes de expresión literaria.

–¿Es verdad que fue el locutor consentido de don Bernardo Tobón?

– Lamentablemente, si, en beneficio de él, pero lamentables para mí. Por mi lealtad a quien creía mi amigo, deseché otras ofertas las que seguramente me hubieran asegurado una mejor y justa pensión.  Pero ese es un episodio que quisiera olvidar.

–¿Cómo se cuidaba la voz?

-Yo soy uno de los pocos locutores de mi tiempo que adquirió antes de ingresar al micrófono, una técnica vocal aprendida en la escuela de bellas artes de Barranquilla. De ahí que todavía conservo ese timbre vocal.

–¿Quién escribía perfectamente las noticias?

-Uno de los redactores que recuerdo con respeto profesional es Fabio Rincón y Gabriel Cuartas Franco, éste ultimo desaparecido.

–¿Cuántos idiomas habla?

-Diría que sin hablarlos perfectamente, conozco el alemán ,el ingles y el francés; aparte del castellano.

–¿Qué logró con su voz?

– Logré una consagrada admiración  y cariño  de la audiencia y la gente que ama la radio. La amistad y respeto de mis colegas. Para mi satisfacción grabe una serie de poemas de mi producción literaria, los que recopile en CD el que ha tenido una buena recepción en centros académicos en los que dicte técnica vocal, a mis discípulos les hice énfasis en el cuidado que se debe tener con la voz, una buena técnica evita que la voz se deteriore, esta no se envejece.

–¿Le alcanzaba la hora para leer todas las noticias?

– Si, por supuesto, siempre administré bien los tiempos y el contenido noticioso.

–¿Qué noticia, de las que leyó, le impactó en su vida?

-La caída de Marcos Pérez Jiménez, presidente de Venezuela. Esta noticia la presentía y además la deseaba pues no he sido partidario de las dictaduras Esa mañana casi que me accidento en mi vehículo en mi afán de dar la noticia pormenorizada a través de la Voz de Cali.

–¿Le noticia le gustaría leer en su vida?

-Que en este país desapareciera la corrupción política y se instaurara la equidad.

–¿En cuál cadena se sintió a más gusto, en RCN, Todelar o Caracol?

– En las Tres.

–¿Cuál fue el director de noticias más exigente?

-Gabriel Cuartas Franco, de Medellín.

–¿Leía las noticias antes de salir al aire o era totalmente en directo?

-En vivo y en directo.

¿Quiénes han sido sus mejores discípulos?

– Cometería una indelicadeza y deslealtad si nombrara algunos y desconocer a otros.

–¿Qué presidente de Colombia ha hecho bien las cosas?

-Diría que Alberto Lleras y Carlos Lleras Restrepo.

–¿Trabajo con Orlando Cadavid?

–Si, en Caracol, un caballero y excelente profesional. Fue él quien gentilmente me consiguió los poemas de Jorge Robledo Ortiz para llevarlos al disco.

–¿Dónde conoció a Miguel Granados Arjona?

-En Barranquilla, de casualidad. Pero donde tuve el honor y gusto de compartir profesionalmente con él fue en  Cali y más tarde Bogotá.

–¿Dicen que era un buen bailarín?

– Lógico, dicen que el barranquillero aprende primero a bailar y después a caminar.

–¿Qué música escuchaba?

– Clásica, estilizada, boleros y música antillana.

–¿Cuál fue la entrevista de su vida?

-La que me hizo el finado Henry Holguín para  la revista Antena. Henry era un gran periodista, según él siempre me admiró, por lo que me hizo una inolvidable entrevista, la que conservo con cariño.

–¿Qué voces admiró a lo largo de su vida profesional?

-Cuando era estudiante de bachillerato las voces estrellas del micrófono en Barranquilla era, Sanzón de Vellojín, Antonio Fernández  y Germán Vargas Cantillo. Como locutor en ejercicio admiré a Marcos Pérez, Juan Eugenio Cañavera y Otto Greiffestein los tres ya fallecidos.

–¿Es una lástima que se haya acabado con la licencia de locución?

-Por supuesto. Ahora cualquiera sin ningún control toma un micrófono sin ningún pudor idiomático.

–¿A qué colega admiró?

-A Juan Eugenio Cañavera.

–¿Qué recuerda de Juan Caballero?

-Lamento no haberlo incluido entre el grupo anterior pero no hay duda de que fue un señor locutor.

–¿Alguna vez narró un partido de fútbol?

– Nunca, por deficiencia en mi capacidad visual.

–¿Escucha radio ahora?

– Mucho, especialmente Caracol.

–¿Cómo se divierte?

– Leyendo, oyendo radio y viendo televisión.

–¿Qué hizo con el club de fans femenino que tuvo durante su permanencia en la radio?

-Muchas gracias, por ese comentario. Pero eso desapareció por razones obvias.

–¿Qué consejo le deja a las nuevas generaciones?

-que lean, se instruyan, estudien y lo más importante que tengan muy en cuenta el respeto que merecen los oyentes, por que a ellos es que se debe la radio.

–¿A la radio se la acabó la voz?

-No, de ninguna manera.

–¿A quién le cantó la tabla?

-¿A quién no? No olvide usted que este es un medio difícil y en muchas ocasiones hay que abrirse a codazos para subsistir.

–¿Guardó alguna entrevista de las muchas que le hicieron?

– Si, muchas. Tengo una libreta con recortes de comentarios y referencias sobre mi trayectoria.