20 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Sede del Mundial 2030 no ha sido manejada por Colombia

26 de noviembre de 2014
26 de noviembre de 2014

“Si al 2030 puede haber  una candidatura para Suramérica se haría de una manera coordinada con la Conmebol, de resto no hay nada oficial y menos que se haya  pensado en hacer una solicitud que solamente se debería presentar hasta dentro de ocho años. Oficialmente le puedo dar la certificación de que no hay nada”, afirmó el directivo.

Además Bedoya, quien también es miembro del Comité Ejecutivo de la Fifa, aclaró que no ha tenido conversaciones con el Gobierno Nacional.

“No hemos tenido conversación con el Gobierno Nacional, imagínese toda la inversión que hay que hacer en escenarios y en otras condiciones de carácter logístico, se necesita el apoyo del Gobierno, por eso quiero ser claro, no hay nada oficial”, finalizó.

La versión de que Colombia quiere postularse para el Mundial de fútbol del 2030 apareció luego de que Ramón Jesurún, vicepresidente de la Federación Colombiana de Fútbol, lo expresó a ‘RCN la Radio’: “Creo que el país ya está maduro y tenemos la experiencia para poder organizar un Mundial”, dijo el dirigente a ‘RCN La Radio’.

Sobre el tema, Juan Ángel Napout, presidente de la Conmebol, también habló: «Es muy importante para la Conmebol tener candidatos para organizar el mundial 2030, pero no sabemos cuál de esas dos candidaturas será la que tendrá nuestro apoyo ante la Fifa”, dijo el paraguayo respecto a que Colombia se uniría a Chile y Uruguay a Argentina.

Además, Jesurún, quien también es presidente de la Dimayor, dijo que el país aspira a una candidatura única. “Si aspiramos no será de manera conjunta, sino independiente, (a la Fifa) no le quedó un buen sabor con el compartimiento que tuvieron Corea y Japón en el 2002”.

Sobre el tema, Andrés Botero, director de Coldeportes expresó: «No he hablado con Luis Bedoya ni con nadie del Gobierno sobre ese tema. Está bien que seamos ambiciosos, pero nos falta mucho para un Mundial de mayores, estadios, infraestructura de vías y muchas otras cosas”, dijo el directivo que sí reconoció que en algún momento el tema fue tocado, pero que la Fifa tendría preferencia por Uruguay para celebrar el centenario de las copas del mundo que se inició en 1930, precisamente en el país ‘charrúa’.

Desde el 2005, Uruguay ha manifestado su intención de que los 100 años del Mundial de fútbol se celebren en el país que organizó el primer torneo de la historia. Lo hizo con anticipación para evitar lo que sucedió con la sede de los Juegos Olímpicos de 1996: Atenas, la sede de la primera Olimpiada, fue superada por Atlanta, y apenas pudo organizarlos de nuevo en el 2004.

El entonces presidente uruguayo, Tabaré Vásquez, le manifestó al presidente de la Fifa, Joseph Blatter, su disposición a organizar el certamen en compañía de otro país del Mercosur. Blatter, por su parte, destacó la idea, teniendo en cuenta el sistema de rotación de continentes para recibir el torneo que existía entonces y que posteriormente fue dejado de lado. Dos años después, Argentina aceptó una invitación de Uruguay para acoger el torneo, y el 25 de noviembre del 2009, las dos asociaciones recibieron el apoyo unánime de los países afiliados a la Confederación Suramericana de Fútbol.

Sin embargo, el pasado 4 de noviembre, el vicepresidente Asociación de Fútbol Argentino (AFA), Miguel Ángel Silva, le dijo al diario ‘La Tercera’ de Chile que «Argentina no se postula a organizar esa Copa del Mundo (2030)».

Hasta ahora, no se había conocido otro país candidato hasta que Colombia manifestó su interés durante el sorteo de la Copa América. Juan Ángel Napout, presidente de la Conmebol, habló de una sede conjunta con Chile. Sin embargo, en junio del 2013, en el congreso de la Fifa celebrado en Isla Mauricio, cuando se eliminó el sistema de rotación, también se planteó la posibilidad de no volver a otorgar el Mundial con sedes compartidas.

Colombia ya renunció a ser sede de un Mundial

“Aquí en el país tenemos muchas cosas que hacer y no hay tiempo para atender las extravagancias de la Fifa y sus socios“. Esas palabras del presidente Belisario Betancur Cuartas sentenciaron la negativa de Colombia para organizar el Mundial de 1986, que finalmente se jugó con buen suceso en México.

A Betancur Cuartas le parecieron excesivas las peticiones del ente rector del fútbol orbital, que tenían que ver con la adecuación de los estadios, la construcción de un gran centro para las comunicaciones, la libre circulación de divisas en el país y otras cosas más y que esos recursos bien se podrían destinar al tema de la salud y educación en Colombia. Al final, no se vieron ni los hospitales ni los colegios nuevos, ni tampoco se hizo realidad la realización de semejante evento en territorio nacional.

De esa manera se vinieron al piso las labores hechas ante la Fifa por parte de Alfonso Senior, brillante dirigente del fútbol colombiano, 12 años antes de la realización del Mundial y finalmente se decidió, en 1983, en nombrar a los mexicanos como anfitriones de la Copa del Mundo de 1986.

Esa es la primera y única vez en la que un país rechazó la organización de un Mundial después de haber logrado la asignación y por eso Colombia es recordada internacionalmente.
En el tema de los mundiales de fútbol, en el mes de marzo del 2007 y cuando el presidente colombiano era Álvaro Uribe Vélez también se aspiró a organizar el Mundial del 2014. Incluso, en ese entonces se armó una polémica por una declaraciones de Joseph Blatter, presidente de la Fifa, quien afirmó: “se trata más que nada de una presentación de relaciones públicas del país para decir que están vigentes no sólo por otros titulares de prensa, sino también por el fútbol».

Y Uribe Vélez, de inmediato, contestó: “él (Blatter) lo que tiene que hacer es retirar las mafias que han infeccionado el fútbol. ¡Que respete a Colombia!».

Al final y después de superar la crisis entre la Fifa y el gobierno de nuestro país, a Colombia se le concedió la organización del Mundial juvenil del 2011, que muchos vieron como la antesala perfecta para realizar el mismo torneo pero en categoría de mayores.