13 de julio de 2024

Se abre el abanico paisa

18 de noviembre de 2014

la barca

Vamos por partes, como solía decir Jack, el temible destripador londinense.    

Comencemos por desgranar la mazorca  del mapa político del departamento maicero que se encuentra fragmentado en cuatro corrientes, a saber: el uribismo pura sangre, el valencia-cossismo y el ramismo, con tres y hasta con cuatro candidatos a la Gobernación. Primero las damas…

LA GRAN SORPRESA

Liliana Rendón, con quien el ex presidente Uribe se recorrió la totalidad de los municipios en campaña para el Senado y la Presidencia, fue presentada en cada una de esas cabeceras como la futura candidata al primer empleo del Departamento.

Hoy, además de la rubia Liliana, aspiran a la sucesión de Fajardo el empresario Luis Fernando Correa; el ex diputado Andrés Guerra Hoyos (hijo del veterano cacique liberal Bernardo Guerra Serna)  y muy seguramente se estaría vislumbrando la posibilidad de presentar como la única  solución ganadora   el nombre del delfin Tomás Uribe Moreno como  el candidato   de las nuevas generaciones, quien según los arúspices de la cosa política dejaría viendo un chispero al resto de precandidatos.

¿CANDIDATO VERDE?

La segunda corriente la representa el fajardismo –otrora Compromiso Ciudadano o Partido Verde– con Federico Restrepo escogido a dedo por su mentor, el embluyinado Gobernador, sin el apoyo de los verdes ni de Alonso Salazar, el ex alcalde de Medellin con quien el fajardismo mantiene un  encarnizado distanciamiento.

“EL DOCTOR FRITANGA”

El gavirismo del alcalde de Medellín, Anibal Gaviria, quien aspira a imponer al llamado “doctor fritanga”, Carlos Mario Montoya, como nuevo Gobernador de Antioquia con una disyuntiva a cuestas:  los liberales no lo ven desde su óptica bermeja a pesar de ser gavirista y los conservadores lo pretenden desheredar siendo conservador. Sin embargo, se especula que Montoya podría unir al gavirismo, al conservatismo y al uribismo a través del cordón umbilical que mantiene con su jefe Fabio Valencia Cossio y como al doctor Uribe le encanta trabajar con sus enemigos, ahí tendría otra oportunidad de demostrar su grandeza dirán otros. Recordemos que al susodicho ”doctor fritanga” lo sacaron de la presidencia de la Asamblea como escupitajo de sastre, cuando se oponía al entonces Gobernador Uribe en llavería con  Guerra Hoyos.

¿Y DE LUPE, QUE?

Por otro lado, Luis Pérez Gutiérrez, con su movimiento “FirmEs por Medellin”, trabaja en procura de obtener el respaldo de los partidos de la Unidad Nacional como el liberalismo, Cambio Radical y partido de la U.

Finalmente, se conoció la aspiración de Marta cecilia Ramirez, con el apoyo de quienes respaldaron la nominación presidencial de Marta LucÍa Ramirez y con el patrocinio de un animador de peso representado en el empresario Manuel Santiago Mejía.

EN MEDELLIN

En el caso de la capital de la montaña, en el uribismo también se registra otra pugna entre tres precandidatos a la silla principal de la bella villa: el ex senador Juan Carlos Vélez, con un raro parecido al perezoso en el andar muy lento y que además  trepa con dificultad;  “Fico” Gutiérrez -para muchos el mejor-  a quien las circunstancias lo han obligado a nadar contra la corriente y en tres aguas. Recordemos que en las elecciones pasadas se inscribió por la U;  en las presidenciales se hizo Uribista al lado de Oscar Ivan Zuluaga y en los últimos días se acercó al fajardismo. Parece gemelo de Gabriel Jaime Rico, quien como los micos  se prende de los frondosos árboles  burocráticos  con una mano mientras con la cola se asegura mediáticamente,  para así  caer parado. De Gabriel Jaime  se dice que simplemente se amaña donde no está,  y Juan Fernando Jaramillo, hijo del más uribista de los uribistas, el maestro Jaime Jaramillo Panesso.

EL FAJARDISMO

Está considerando los nombres de tres nominados para entregarles las llaves de la tacita de plata: Claudia Restrepo ex vice alcalde de Medellin;  el propio “Fico” Gutiérrez y Alonso Salazar, hoy en disidencia al grupo del Gobernador Fajardo Valderrama.

Por el lado del conservatismo, pedalea en solitario el ex senador Gabriel Zapata, quien desde su bicicleta estática pretende salir por la puerta grande con el apoyo del santismo. Mientras tanto, Bernardo Alejandro Guerra Hoyos (otro hijo del socio oriundo de Peque) busca el aval del liberalismo serpista y Gabriel Jaime Rico busca ser bendecido por  el deteriorado  Partido de la U y de su anterior jefe en la gerencia de Plaza Mayor Anibal Gaviria. ¿Si le alcanzará el pelo pal’ moño?

Hay quienes sostienen que la carta guardada de Anibal es Juan Camilo Quintero su  verdadero hombre de confianza.

Amanecerá y veremos, decía el ciego de Titiribí.