19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Política para gente decente

11 de noviembre de 2014

hernando arangoHay, entonces, que olvidarse del concepto “política” amarrado a lo que nos disgusta de quienes mal hacen o mal actúan en la construcción y desarrollo de la política. Igualmente, debemos olvidarnos de que, quienes piensan de manera diferente a nosotros, son seres que desacreditan la política por el solo hecho de que tienen tendencias ideológicas distintas a las nuestras. Así debe ser, ya que política como tal, y ha quedado dicho, es lo que cada día va con nosotros. ¿Acaso no es política lo que se ha legislado para trazar el camino a la justicia? ¿Acaso no es política lo que se ha determinado como atención a la salud? Acaso no es política el sistema tributario? ¿Acaso no es política lo relacionado con el desarrollo del trabajo y la protección al trabajador? ¿Acaso no es política la prestación de servicios públicos? Bien, de esa manera podemos decir que todo, absolutamente todo lo que nos afecta, para bien o para mal, está relacionado con la política, razón por la cual tenemos que estar participando, opinando sobre la política en todos los órdenes,  a sabiendas de  que lo que se busca es desarrollar cada aspecto de nuestras vidas.

Alrededor de estos temas, en España, ha venido creciendo un movimiento que busca mover las fibras de una sociedad dormida que los partidos tradicionales han venido usando, PP y PSOE, para sus propósitos, buenos o malos. Este movimiento se denomina PODEMOS, y bajo ese “podemos” pretenden cambiar los procesos que hasta hoy se han dado para resolver la crisis que azota ese país en los últimos años. Personalmente no me encuentro de acuerdo con algunos postulados que enuncian, como es  el de no pagar la deuda externa ilegítima, ilegitimidad que declarará como tal el pueblo, el que será consultado, seguramente en una especie de asamblea ampliada mediante el uso de las redes sociales. (¿?). Queda uno sin saber que tan bueno o malo sea este procedimiento, pero apostaría que en determinado momento sería inmanejable.  Igualmente, sugieren aumentar el salario mínimo a niveles que serían impagables, con lo que harían inviable la economía.

Bueno, se proponen mil cosas, utópicas muchas, pero en el fondo hay algo bueno, y es el mover a la gente, a los indiferentes, a los que con su voto amarrado o con su abstención, permiten que los que mal usan el poder que se les confiere, nos metan en sin salidas o defiendan lo que no puede defenderse o,  inclusive, impidan los cambios que es necesario desarrollar. Igualmente, que participen en los recintos en los que se debaten los grandes temas nacionales, sin estudiar en profundidad lo que a su decisión se deja. Sociedad que, con su voto, permite que hagamos de los ladrones, de los malandros, de los caraduras, los políticos que criticamos.

Por esto, por buscar mover a una sociedad insensible, incoherente, indiferente, es por lo que creo que tiene valor lo que PODEMOS está buscando mover en España, y que podamos replicarlo en Colombia. La verdad es que esa masa poblacional mayoritaria  que se sustrae de la discusión de los grandes temas, no llega a la exigencia de responsabilidades a los elegidos;  no está atenta al trabajo de sus representantes, y debe despertar y dejar de ser sólo útil, como leña al fuego, a los intereses de una minorías irresponsables ante su pueblo, pero que se aprovechan de ello para lograr su propio lucro o el de sus  benefactores directos únicamente.

Personalmente no me cabe duda de que en el Congreso de la República hay gente buena. Lástima es que sea una minoría, trabajadora y consciente de lo que es su deber. Sin embargo, no olvido que allí hay también una buena cauda de vagos e indolentes, que son serviles fáciles a otra caterva de raposas que se encuentran prestos  a alzarse con lo que encuentran al más mínimo descuido. Allí, sobre ellos, los ciudadanos del común, los que entendemos que hay política para gente decente, tenemos que despertar para obligarlos a abandonar ese lugar.
Aquí también podemos?

Manizales, noviembre 11 de 2014.