24 de julio de 2024

MinCultura lamenta venta del archivo personal de García Márquez

24 de noviembre de 2014
24 de noviembre de 2014

gabriel garcia

De acuerdo con un comunicado de la cartera de Cultura, la Directora de la Biblioteca Nacional, Consuelo Gaitán, fue delegada por el Gobierno Nacional desde finales de 2013 para comunicar a la familia García Barcha el interés porque el legado del escritor reposara en Colombia y específicamente en los fondos de la Biblioteca Nacional.

Según el Ministerio de Cultura, “en las ocasiones en que el tema fue abordado por parte de la Directora de la Biblioteca, la familia manifestó su voluntad por aplazar cualquier tipo de determinación sobre el particular, hecho que le fue comunicado a la Ministra de Cultura, Mariana Garcés Córdoba”.

Sobre la supuesta subasta pública vía internet en donde se ofertaron los archivos privados del Nobel, como lo aseguró un medio de comunicación y se ha difundido en algunas redes sociales, el Gobierno Nacional señaló que “sostuvo conversaciones telefónicas tanto con la periodista del New York Times, Jennifer Schuessler, como con las oficinas de Glenn Horowitz, también en Nueva York. Ambas fuentes confirmaron que los archivos nunca estuvieron disponibles en subasta pública y que su posible venta no fue anunciada por internet ni por ningún otro medio”.

El Gobierno Nacional lamentó que estos documentos no reposen en Colombia pero respeta la decisión tomada por la familia. Aunque reconoce que la Biblioteca Nacional de Colombia cuenta con la capacidad para la conservación y digitalización de este tipo de archivos como lo hace con la colección de Mutis, Cuervo y Arciniegas.

El Ministerio de Cultura dejó en claro que el archivo literario de la Universidad de Texas es uno de los más importantes del mundo, puede garantizar su conservación, así como el uso para fines públicos y de carácter académico, además valora el prestigio de este centro universitario donde reposan archivos tan importantes como el del escritor argentino Jorge Luis Borges y el irlandés James Joyce.

U. de Texas adquiere archivo personal Gabogarcia marquez

El Centro Harry Ransom, un museo y biblioteca para investigación en el área de humanidades en la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos, adquirió el archivo de Gabriel García Márquez.

El archivo de Márquez, fallecido el pasado 17 de abril en Ciudad de México, donde residía desde hacía décadas, pasará así a formar parte de la nutrida colección del Centro Harry Ransom de UT, uno de los más importantes del país, junto a objetos de Jorge Luis Borges, James Joyce, Ernest Hemingway o William Faulkner entre muchos otros.

El archivo, con documentos de la vida y obra del Nobel de Literatura colombiano, incluye desde borradores de su novela inédita “En agosto nos vemos”, hasta investigaciones para “El general en su laberinto” (1989) y una copia mecanografiada y copiosamente marcada de “Crónica de una muerte anunciada”.

“García Márquez es un gigante de la literatura del siglo XX cuya obra desborda originalidad y sabiduría”, dijo Bill Powers, presidente de la Universidad de Texas en Austin, en un comunicado emitido el lunes. “La Universidad de Texas en Austin, con nuestra especialidad tanto en estudios latinoamericanos como en el área de preservación y el estudio del proceso de escribir, es el hogar natural para esta colección tan importante. Nuestros alumnos, nuestros profesores y el estado de Texas podrán beneficiarse de ella por muchos años”.

“Es como si James Joyce se reuniera con Gabriel García Márquez” dijo a The New York Times el director del Centro Harry Ransom, Steve Enniss, que se congratuló por la adquisición del archivo del colombiano, que tiene previsto anunciar oficialmente hoy.

“Es muy apropiado que se una a nuestras colecciones. Es difícil pensar en un novelista que haya tenido tan amplio impacto”, dijo.

Enniss remarcó además que esta institución es la única de sus características en “la frontera con América Latina”.

El archivo, comprado a la familia del escritor, contiene “material relacionado a todas sus obras importantes”, incluyendo el manuscrito final de la más célebre, “Cien años de soledad” (1967); o una copia de “En agosto nos vemos”, su novela inconclusa y publicada parcialmente en The New Yorker (EE.UU.) y La Vanguardia (España).

Asimismo, incluye cerca de 2.000 cartas que el autor colombiano intercambió con los escritores Graham Greene, Milan Kundera, Julio Cortázar, Günter Grass y Carlos Fuentes; cerca de 40 álbumes de fotos y material relacionado con sus actividades políticas y su estrecha amistad con el líder cubano Fidel Castro.

Por el momento, se desconoce el precio de la adquisición.

El anuncio de la venta del archivo a la institución estadounidense ya ha despertado las primeras reacciones en Colombia, cuya ministra de Cultura, Mariana Garcés, ha dicho que para el país “es una lástima no tenerlo”.

Gonzalo García Barcha, uno de los hijos del escritor, ha explicado a la emisora colombiana Blu Radio que “el Gobierno colombiano nunca se hizo presente ni hizo ninguna oferta”, por lo que la familia “tomó la decisión de enviar los archivos a la Universidad de Texas”.

“Nosotros queríamos que estuviera bien acompañado”, añadió García Barcha al argumentar que en UT hay “colecciones similares”.

El director general de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), Jaime Abelló, dijo hoy a Efe que el legado del nobel colombiano vendido por su familia a la Universidad estadounidense de Texas “queda en buenas manos”.

Este legado, compuesto por manuscritos, notas, fotos y correspondencia de García Márquez, fallecido el pasado 17 de abril en México, formará parte de la colección del Centro Hary Ramson de la Universidad de Texas, en Austin, junto a objetos de Jorge Luis Borges, James Joyce, Ernest Hemingway o William Faulkner.

Abelló, quien confirmó que esos documentos son “una colección extraordinaria”, dejó claro que “el Centro Ramson es uno de los mejores lugares del mundo para acoger el archivo” porque desde allí “tendrá acceso público y universal”.

El director de la FNPI, fundada en 1994 por el autor de “Cien años de soledad” en Cartagena de Indias, explicó que esa institución cuenta con “uno de los más sofisticados sistemas de conservación, catalogación y digitalización”.

“Eso significa que queda en manos de expertos, pero además podrá consultarlo cualquier interesado en la vida y obra de Gabo”, nombre con el que se conocía al Nobel.

Abello argumentó que la Universidad de Texas es “una de las más interesadas en conservarlo por estar consagrada al estudio de la historia y la cultura de América Latina, y contar con una de las mejores bibliotecas del mundo”.