29 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Mauricio Gómez contra-ataca

26 de noviembre de 2014
26 de noviembre de 2014

william calderonSe quejó  con amargura que después de 19 años del pavoroso crimen no haya una persona vinculada formalmente a la investigación reactivada en los últimos meses.

UNAS PRUEBAS CONTUNDENTES

El ex director del recordado noticiero 24 Horas aseguró en el diálogo con el ex presidente del Canal Caracol que existen evidencias suficientes para vincular a un grupo de dirigentes políticos de la época, particulares y miembros del Cartel de Cali con el crimen de su padre perpetrado a plena luz del día, el 2 de diciembre de 1995, en el norte de Bogotá, a la salida de la Universidad Sergio Arboleda.

SOLO DOS HIPOTESIS

El brillante comunicador y artista del pincel llamó la atención sobre el hecho de que después de 19 años la Fiscalía General solamente tenga dos hipótesis de investigación.

Igualmente, cuestionó el hecho de que no exista una vinculación formal ni una luz para declarar este hecho como crimen de lesa humanidad, pese a que cumple todos los requisitos exigidos.

SE REUNIO CON MONTEALEGRE

El Tiempo reseña que “ante la no investigación ya no tienen más que decir. Falta un año, que es lo que aspira el señor fiscal, para que el crimen quede impune”, precisó a su ingreso al búnker de la Fiscalía General para reunirse con Eduardo Montealegre, quien les mostrará los avances de la investigación que adelanta la Unidad de Análisis y Contexto”.

En este sentido explicó que varios testimonios vinculan directamente, como autores intelectuales, al entonces presidente de la República, Ernesto Samper Pizano y su entonces ministro de Gobierno, Horacio Serpa Uribe, así como el abogado Ignacio Londoño quien defendió a varios miembros del Cartel de Cali”.

OTROS ELEMENTOS

Agregó el hijo del doctor Gómez Hurtado: “Si el mismo fiscal general reconoce como las dos hipótesis del homicidio de Álvaro Gómez la participación del narcotráfico a instancias de Ernesto Samper y Horacio Serpa, o la de los militares activos en el marco de un golpe de Estado, hipótesis ambas que implican la existencia de un crimen de estado. ¿Por qué se niega a declarar este caso como de lesa humanidad?», se preguntó.

UNOS SI Y OTROS NO

Para Mauricio Gómez, resulta contradictorio que el mismo ente investigador catalogue como crímenes de lesa humanidad los asesinatos que se presentaron en el marco del denominado proceso 8.000, puesto que fueron homicidios que se hicieron de manera sistemática, y el del dirigente conservador no entre en este grupo.

Cuestionan además el hecho de que pese a la existencia de 25 testimonios que lo señalan y ratifican la participación de miembros del Cartel de Norte del Valle con “intermediación del abogado” Londoño –muy cercano a Samper y Serpa- no se haya emitido una resolución de acusación en contra del jurista.

INTERROGANTE CLAVE

“¿Por qué el homicidio de Luis Carlos Galán Sarmiento es de lesa humanidad y el de Álvaro Gómez Hurtado no? ¿Por qué no se han llamado a declarar a Guillermo Palomari, Víctor Patiño, Fernando Henao, Arcángel Henao, Javier Antonio Calle Serna, Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, y Humberto Domínguez?”,  planteó finalmente el periodista bogotano que por estos días presenta una serie de informes, en el noticiero CM&, sobre el abandonado Río Magdalena.