19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Lo que todavía hay detrás del macroproyecto San José

23 de noviembre de 2014
23 de noviembre de 2014

No hay oposición al progreso de la ciudad y de sus gentes, pero si contra los abusos que se han cometido, amparados en un proyecto que sólo va a beneficiar a unos pocos en perjuicio de centenares de familias y comerciantes. Hay que estar de acuerdo con las obras de progreso, pero que se hagan con respeto a la dignidad de las personas y que se les resarzan los perjuicios ocasionados. Y aquí la Alcaldía y la Empresa de Renovación (Erum) han hecho lo contrario.
san jose
Lo primero que hicieron fue abrir un boquete bajo el pretexto de construir un par vial, pero con la intención de desvalorizar bienes patrimoniales para generar un suelo en beneficio de unos cuantos mercaderes que se van a enriquecer. Se le está haciendo el juego a los urbanizadores y banqueros al entregarles, en bandeja no de plata “sino de oro”, el sector más plano y firme, situado en pleno centro de Manizales. Esa será la plus valía que podría mejor denominarse, irónicamente, enriquecimiento para unos pocos, y empobrecimiento lícito para muchos.
El bien común está por encima del bien particular, pero aquí se practica el corolario contrario con el amparo oficial: prevalece el bien particular o individual en contra del social, y ya se imaginan quienes se van a favorecer.

Desarrollo inhumano

Si con esas obras trataban de justificar un hipotético desarrollo humano, por qué no empezaron por erradicar los tugurios de las laderas de la comuna para prevenir tragedias.
Todo comenzó al revés. Lo primero que hicieron fue “echarle ojo” a lo plano, ofrecer bajos precios por viviendas construidas en terreno firme, amenazar con expropiar a quienes no aceptaban las ínfimas ofertas y comenzar a tumbar desordenadamente, para causar desolación y propiciar daños a viviendas que aún quedan en pie. Inclusive, bajo la complicidad oficial, “expropiaron de hecho”, o para entender mejor, destruyeron dos viviendas sin haberlas adquirido oficialmente.

Acoso y desplazamiento forzado

Los ciudadanos de San José, han sido vilipendiados y estigmatizados para desarraigarlos de su hábitat con el pretexto de mejorarles su calidad de vida. Así empezó el más vil atropello, producto del “vandalismo oficial”, que provoca el desplazamiento forzado y acoso para vender a cualquier precio ante la inseguridad y las amenazas de una expropiación, han denunciado los moradores. Y qué decir del daño ambiental, social, familiar y comercial, y el atentado contra el patrimonio arquitectónico e histórico de un sector por donde se abrió el desarrollo, tras la colonización antioqueña que comenzó su paso por San José.

Las fallas del proyecto

La administración se afanó por tumbar y construir una Avenida, en la que no sólo se han advertido fallas por la falta de planeación y de estudios de movilidad, sino posibles irregularidades en el proceso de adjudicación de la correspondiente licitación de la morosa obra, tal como lo denunció en su momento el zar anticorrupción.

Hay grandes sospechas por los confusos y sombríos contratos, por no decir dudosos, firmados con los encargados de las demoliciones de viviendas, que investiga la Contraloría Municipal y la Fiscalía; la venta irregular de materiales de demolición; el incumplimiento a las medidas ordenadas por la justicia para remediar los daños a la comunidad que acudió a las acciones populares; la contaminación ambiental como consecuencia de las demoliciones; el incremento del vandalismo propiciado por la negligencia oficial; las violaciones al debido proceso y al derecho de petición; y la confusa constitución de la fiducia mercantil de recaudo, administración, garantía y pagos para el manejo de los recursos del macroproyecto, y otras cosas aún por descubrir.
La Fiscalía, la Contraloría, la Procuraduría deben mantener vigilantes y estar atentas ante las posibles ilicitudes que podrían desencadenar en un detrimento patrimonial en perjuicio del Municipio como consecuencia de esas monstruosidades, han advertido dirigentes cívicos de esa comuna.

Control a otro “elefante blanco”san jose

El Concejo debe seguir haciendo un verdadero ejercicio del control político y no como ocurrió en el cuatrienio pasado en el que esa corporación “se tragó las mentiras” de los que rendían informes maquillados donde daban a entender de que “todo iba a las mil maravillas”, que el proyecto urbanístico de San José era un éxito. Por el contrario, por el desorden administrativo, la falta de planeación y de gestión, y las irregularidades cometidas, este proyecto podría convertirse en otro llamado “elefante blanco” o por qué no, en otro “Aerocafé”, comentan los ciudadanos.

Las “sombras” del macroproyecto

***Falta de planeación y de estudios de movilidad, anomalías en el proceso de adjudicación de la correspondiente licitación para la Avenida Colón, según denunció el zar anticorrupción en su comienzo.

***Desorden en las demoliciones en perjuicio de los habitantes que reclaman seguridad y un medio ambiente sano, y derrumbamiento, por contratistas de la Alcaldía, de dos viviendas sin que se hubieran adquirido legalmente.

***Gastos excesivos para la burocracia que maneja el Patrimonio Autónomo que recibe y maneja los dineros para la ejecución del macroproyecto.

***Hubo un déficit presupuestal de la Empresa de Renovación Urbana, y hace por lo menos un año, mora en el pago a empleados y contratistas, y a los antiguos inquilinos y propietarios de viviendas vendidas y expropiadas.

***La Contraloría Municipal todavía es muy tímida para abrir procesos de responsabilidad fiscal contra los que han manejado ese proyecto, por presunto detrimento patrimonial, y otras anomalías, a pesar de que dictaminó una veintena de hallazgos fiscales, disciplinarios y penales.

***La Contraloría adelanta investigaciones porque se realizaron millonarios pagos a personas extrañas o no beneficiarias de compensaciones a moradores y dueños de casas que debieron desocuparse para adelantar el proyecto. Pero, nada de resultados efectivos o sanciones.

***El mismo organismo de control advierte desorganización administrativa en el manejo del archivo documental y manipulación de documentos. Sin embargo, no sanciona.

***No hay disponibilidad ni agilidad en el giro de recursos para terminar de pagar las viviendas a los propietarios que han vendido a la Administración.

***Parálisis de los procesos de expropiación adelantados por la administración, para dilatar los pagos ordenados por los jueces, según denunciaron miembros del Comité de Vecinos de San José.

***Debido a la falta de presupuesto, los contratistas que construían el par vial decidieron suspender el proyecto mientras se compran otras propiedades que permitan continuar con el trazado de la Avenida.

san joseLo que decía la Alcaldía

En reiteradas ocasiones el alcalde de Manizales, ingeniero Jorge Eduardo Rojas Giraldo, ha anunciado que el proyecto debe redireccionarse para remediar los problemas, y reconoció hace varios meses, que ha habido fallas de la administración pasada.
La administración y la ciudadanía, esperan los resultados que puedan desencadenar las denuncias que se han presentado y las investigaciones que adelantan las respectivas autoridades, por asuntos que apenas se conocieron hace por lo menos cuatro años.
En relación con las quejas y denuncias en las que se han visto envueltos algunos excontratistas y exfuncionarios de la Empresa de Renovación Urbana aún se espera que la justicia se pronuncie.

Por ahora, sólo un Tribunal de Opinión, calificó de víctimas de Estado a los habitantes de la comuna, por violación a los derechos fundamentales, y cuestionó a los ejecutores del proyecto de padecer “ceguera moral”.