19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La coletilla de Gardeazábal

14 de noviembre de 2014

cabezon calderon
OJO A LO QUE ESCRIBIO

En su “Jodario” habitual escribió, a manera de coletilla o colofpon, el llamado “viejo desocupado”:

«Esa coalición santafereña que nos gobierna va por todo. Y, en especial, por lo que signifique una opinión diferente, así venga de la otra caverna (la de los conservadores) o de quienes no pensemos o escribamos lo que ellos quieren que se diga de sus atrocidades. La próxima víctima puede ser La Luciérnaga o el Procurador. No importa. El asunto es controlar todo”.

HAGAMOS MEMORIA

Cuando el ex presidente de la Cámara, Augusto Posada, un pereirano colinchado en Antioquia, hoy presidente del Fondo Nacional del Ahorro,  fiel opositor a las tesis y a la sana critica, propuso en compañía del colectivo de áulicos la eliminación de La Luciérnaga. En ese fallido intento sólo lograron sacar del aire Los Reencauchados, un exitoso programa perteneciente a la franja vespertina  dominical de Caracol Televisión.

Ahora, en el gobierno de la Prosperidad, se pretende mediante –un sofisticado plan– atentar contra la joya de la corona radial caracolera que está en trance de sufrir un cambio en su dirección general, con la salida  Hernán Peláez y la llegada de Gustavo Gómez.

LOS CONCIERTOS

Para tratar de darle jaque mate a la gallina de los huevos de oro representados en  miles de millones –veintidós mil para ser exactos– percibidos  el año pasado por La Luciérnaga,  ahora  sin saber cuánto arriesgan perder con el experimento de los conciertos, pretenden cambiar audiencia por aplausos, para darle gusto al zar de los conciertos  el  señor Ricardo Leiva,  como lo dijo don Ricardo Alarcón en extenso reportaje en La República cuando se quiere convertir a Caracol en un negocio que tiene el citado empresario,   montando  conciertos y espectáculos en todo el país, partiendo de la base equivocada de porque se tienen emisoras  que nadie escucha como las 40 principales, donde supuestamente  está  garantizada la publicidad,  metiéndolos  en un berenjenal sin salida    y así  satisfacer los apetitos de quienes quieren terminar sus carreras periodísticas y empresariales  en el cuerpo diplomático,     sacando  a toda «prisa» a la empresa de gira por Colombia, convirtiendo a Caracol Radio en un brazo astillado de la ya muy quebrada empresa “Prisa” en España, convencidos de que con ello se recuperarán de la quiebra cuando   desde la madre patria se denuncian pérdidas y cuyo único salvavidas está en el sur de la América Latina.

EL PRECIO POR PAGAR

Este proceso encierra el costo que tendrán que pagar los dueños de Caracol para satisfacer los apetitos voraces de la Casa de Nariño por dos embajadas.

¿Quién podría pensar que la ambición personal de dos aspirantes a los alamares diplomáticos, acabando con el flujo de caja, dándole entierro de tercera al primer programa de opinion representado en La Luciérnaga por irse a vivir a Sur Africa y Slovenia y con ello acabar con una empresa tan vigorosa y tan rentable como lo ha sido Caracol, convirtiéndola simplemente en el ventrílocuo del régimen santafereño que rige a Colombia, bajo las órdenes de Santos, Samper y Vargas Lleras.

Le asiste toda razón al polémico maestro Gardeazabal cuando afirma en su coletilla de este jueves:

«Esa coalición santafereña que nos gobierna va por todo. Y, en especial, por lo que signifique una opinión diferente, así venga de la otra caverna (la de los conservadores) o de quienes no pensemos o escribamos lo que ellos quieren que se diga de sus atrocidades. La próxima víctima puede ser La Luciérnaga o el Procurador. No importa. El asunto es controlar todo”.

¡Amanecerá y veremos!