20 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Juan D. Soler, astrofísico colombiano en misión Rosetta

14 de noviembre de 2014
14 de noviembre de 2014

juan diego soler

Foto: Cortesía Consulado de Colombia en Paris

Foto: Cortesía Consulado de Colombia en Paris

Instantes antes del diálogo de La Señal de la Mañana con el astrofísico, se divulgaron las imágenes del aterrizaje de Philae sobre el cometa 67/P Churyumov-Geramisenko. Soler amplió esta información, explicando que el robot tiene una de sus patas en el suelo, otra en una roca y otra hacia arriba, posición sobre la cual le es muy difícil recargar su batería solar. Esta situación pone en riesgo la continuidad de la misión del módulo que fue lanzado ayer hacia el cometa desde la sonda Rosetta.

“No sabemos ni siquiera dónde está. Está en algún punto más o menos en un kilómetro a la redonda de dónde se suponía que iba a aterrizar y no puede recargar baterías fácilmente”, aseguró Soler.

A pesar de las dificultades, Philae sigue en operación y enviando datos. Alcanza a medir el campo magnético, gravitacional y algunas características del suelo.

La transmisión de datos entre el robot y la tierra tarda 30 minutos, entonces ¿Cómo funciona? “No hay nadie con un joystick en la Agencia Espacial Europea manejando el cometa. Lo que se hace es enviar un programa para que el robot esté automatizado durante cierto tiempo, siete horas, por ejemplo para el caso del aterrizaje. Está preprogramado y es una plataforma completamente autónoma, no se envían los comandos”, explica el investigador colombiano.

Soler aclara que la demora de diez años, para que este robot alcanzara el cometa se debió a la velocidad del mismo: “El problema era adquirir la velocidad que tiene el cometa, va a 55.000 kilómetros por hora, es decir unas 100 veces más rápido que un avión comercial, y ese impulso sólo se puede adquirir a través de varios giros alrededor del sol en los cuales se utiliza el impulso de los planetas para alcanzar esta velocidad”.

No se espera que Philae vuelva a la tierra, pues éste sería un procedimiento demasiado costoso. En diciembre o a principio del próximo año, se harán públicos los resultados de los datos enviados y el análisis que se hizo de la radiación fósil del big bang, la creación del universo. Estos análisis serán publicados por el proyecto Plank, en el que trabaja el colombiano.

Su participación también proviene del aporte que hizo el Instituto de Astrofísica Espacial, con el diseño de las 7 cámaras CIVA que envía las imágenes de Philae, desde Rosetta a la Tierra. Estas cámaras digitales fueron diseñadas hace alrededor de quince años y han sorprendido al mundo por su calidad y nitidez.

Este astrofísico de la Universidad de los Andes está en permanente contacto con Colombia y espera mantener al tanto al país del desarrollo de la histórica misión.

Por Juliana Cañaveral