16 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Infraestructura, sector líder

24 de noviembre de 2014

En particular, la infraestructura ha mostrado un crecimiento al pasar de un 13,11 por ciento en 2013 a 16,84 por ciento en septiembre de 2014.

 

De otra parte, el Banco Bbva considera, de cara al crecimiento del próximo año, que “la dinámica del segundo semestre de 2015 dependerá en buena parte de los resultados en materia de inversión en infraestructura, producto de las concesiones viales de la primera ola de las obras de cuarta generación”.

Hacia el mediano plazo, año 2016 en adelante, el Bbva prevé que el crecimiento de la economía estará liderado por la infraestructura y los sectores de la industria, la agricultura y el comercio.

El Banco considera que la infraestructura es fundamental para impulsar los otros sectores, “pues servirá de acicate para la competitividad que puedan tener estas actividades en los años siguientes a la puesta en marcha de la nueva conectividad vial”.

En el marco de la novena versión del Congreso Nacional de la Infraestructura que se llevó a cabo en días pasados en Cartagena, se tuvo ocasión de discutir la trascendencia de la infraestructura para el desarrollo. En este sentido el director de Anif, Sergio Clavijo, señaló en dicho evento que “la infraestructura es, después de la paz, el tema más importante para el futuro de Colombia”.

El país conoce de los magros avances obtenidos durante décadas en infraestructura vial y de transporte. Igualmente, el Foro Económico Mundial ha señalado, de manera reiterada, que uno de los factores que frenan el crecimiento de Colombia es la infraestructura.

Durante el primer Gobierno de Juan Manuel Santos se estableció que la infraestructura fuera una de las locomotoras del desarrollo y en virtud de este propósito se adelantaron una serie de gestiones tendientes a resolver los problemas estructurales que presentaba el sector.

Sin duda, durante el pasado cuatrienio el Gobierno consiguió resultados en varios frentes destacándose los ajustes que en materia institucional se debieron implementar y que tienen en la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) su mejor ejemplo.

También se avanzó en la estructuración de los proyectos de cuarta generación (4G), especialmente los contemplados en la primera ola (entre los que se encuentran obras que hacen parte de las Autopistas de la Prosperidad) y en el fortalecimiento de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), entidad que se ha convertido en la principal palanca financiera del desarrollo de la infraestructura.

Igualmente, se consiguió que el Congreso aprobara, tanto la Ley de Infraestructura, con la cual se pretende darle un marco legal más adecuado al sector, como la de Asociaciones Público-Privadas (APP) figura con la cual se le abre campo a la promoción de la inversión privada en infraestructura.

A pesar de estos resultados, las dificultades y los retos siguen estando a la orden del día. Por ello es necesario que tanto el sector público como el privado dediquen sus energías a su superación, de tal forma que efectivamente la infraestructura se convierta en el motor que impulse el desarrollo general del país.

EL COLOMBIANO/EDITORIAL