23 de julio de 2024

Entre la guerra y la paz

9 de noviembre de 2014

victor zuluagaEn el siglo XIX, cuando estrenamos la independencia de España, se produjeron todas las confrontaciones posibles entre Gólgotas y Draconianos; luego entre Radicales y conservadores; pero finalmente fue el Partido Conservador, quien con la Constitución de 1886 consolidó su poder, de la mano de la Iglesia Católica.  Si centralismo o federalismo, si proteccionismo o librecambio, si separación de la Iglesia y el Estado o Concordato; en fin, eran los temas de disputa durante dicho siglo.

La Guerra de los Mil Días había aplastado la opción de reformas liberales, de manera que en la segunda década del siglo XX, los conflictos agrarios debido a la concentración de tierras, volvió a revivir y de ello va a sacar provecho el Liberalismo, quien finalmente llega al poder e introduce reformas con López Pumarejo Olaya Herrera y otros. Era de esperarse que el enfrentamiento político entre liberales y conservadores volviera a resurgir con más fuerza y tuvimos a mediados del siglo una etapa de violencia de tales extremos que los dos partidos acordaron un Frente Nacional en donde simplemente quedaron aplazadas las reformas y acalladas las voces de otros movimientos y partidos políticos que surgían en defensa del campesinado y de la clase obrera.

Y llegaría el final del siglo XX con una coyuntura económica bien crítica debido, por un lado a la baja en los precios del café y por otro a la apertura económica que le dio un golpe de gracia a muchos industriales nacionales. Nuevamente el Estado se mostró incapaz de  solucionar los conflictos y de controlar los grupos al margen de la ley, como la guerrilla, consolidándose otro grupo armado que supuestamente surge con el fin de acabar con dicha guerrilla y consolidar un nuevo orden político y económico. Punto aparte es la fuerza que finales de dicho siglo adquiere el narcotráfico, a tal punto que permeó las más altas esferas de la política y de la economía.

Al llegar el doctor Uribe al poder, con un paramilitarismo ( al menos en su cúpula) desmantelado y una guerrilla golpeada como nunca antes, se tuvo la sensación de un final del conflicto, pero en el fondo, el movimiento guerrillero resistió, muchos paramilitares migraron hacia el narcotráfico o consolidaron sus acciones en este campo, y los conflictos agrarios, lejos de ser superados, se agravaron por el desplazamiento de miles de campesinos por parte de la guerrilla y de terratenientes amparados en acciones de los paramilitares y en muchos casos con el apoyo de militares.

Es posible que continuemos en guerra, pero la pregunta que nos debemos hacer es si ella (la guerra) no va a enmascarar el verdadero conflicto en Colombia: la desigualdad, la inequidad y la ruina de campesinos que continúan convencidos de que la bonanza cafetera es historia de nunca acaba. De otro lado,  la apertura obliga a un re-direccionamiento del sector agropecuario en donde el Estado lidere capacitación, organización para los pequeños y medianos campesinos.

Columnas del autor

*España, una y múltiple
*El señor Timochenko
*El derecho a la intimidad.
*La ignorancia es atrevida
*El hueco de La Línea
*Mucha Habana, mucho diálogo ¿y de la salud qué?
*De aniversario en aniversario.
*La mutilación genital entre los Embera.
*Entre la fidelidad y la lealtad
*De felicidad también se muere la gente…
*Zapatero a tus zapatos…
*Ver para creer.
*Represión y convicción
*Las minorías políticas y su consistencia
*Las plagas del narcotráfico.
*Yo discrimino, tú discriminas, él discrimina
*El caos vehicular
*Claro, Misterio, delirio… y paradojas
*El Día de los inocentes
*La guerras por la paz
*La salud: de cuidados intensivos a la funeraria
*Pindamá de los Zerrillos
*El doctor Pachito Santos es un hombre bueno.
*El derecho de la extrema derecha.
*No sólo de prosopopeya se vive.
*Claves para entender el paro generalizado
*El mensaje perverso de la justicia.
*El mundo de la soledad.
*Lo que nada nos cuesta, hagámoslo fiesta.
*La oposición y la democracia.
*La puta de babilonia.
*Operación candado
*El primer milagro de Chávez.
*En Venezuela: Maduro e inmaduro.
*La importancia del mito
*La locomotora de la muerte.
*Un sindicalismo anacrónico
*Un Eje que ya no es el Eje Cafetero.
*Los rollos de Santoyo
*El pasado que añoramos
*Por qué admiro al «Mira».
*La curul vacía.
*Monjas de la Madre Laura: ni diosas ni demonios
*Con lo de los cayos nos pisaron los callos.
*Crisis económica y xenofobia
*Con razón y sin razón.
*Unas de cal y otras de arena.
*Lo que no se ha dicho de Angelino.
*Y si no es la familia, ¿quién?
*Inocuas e inicuas
*¿Quién secuestró el civismo?
*Brigadas de emergencia
*De Pastrana a Uribe y de Uribe a Santos
*Generaciones de ahora que ya no dan ni la hora.
*Identidad pereirana
*La justicia ¿es ciega o se hace de la vista gorda?
*La bancarización de la salud.
*Armas para matar el hambre
*La revancha del Congreso.
*Una golondrina no hace verano
*La comedia vicepresidencial.
*A propósito de Rojas Birry
*Dos hombres y un mismo destino.
*La puerta giratoria.
*El suicidio de Amina Filali
*¿Por qué a la región cafetera le está yendo mal?
*Al caído caerle.
*Y ahora, ¿quién podrá defendernos?
*Educando a papá
*Del dicho al hecho hay mucho trecho.
*Humanizar los héroes.
*La búsqueda del paraíso
*Soñar no cuesta nada, entonces soñemos.
*No hay mal que dure cien años…
*La amnesia del doctor Ternura
*Derechos de minorías y de mayorías
*A propósito de un anónimo.
*No queremos más héroes
*Del olvido que padecemos.
*La mala leche
*La repetición de un acto sin tiempo.
*¿Bono o voto?
*La crisis universitaria.
*Pisadas de animal grande
*El perverso sentido del humor
*Una locomotora que se transformó en carreta
*Mito y realidad en la fundación de Pereira
*Entre la realidad y el deseo: la fundación de Pereira
*La impunidad parlamentaria.
*Mi renuncia al Partido Verde
*De paisaje minero a paisaje cafetero.
*El fantasma que ronda por Europa.
*Buen chiste, señor ministro.
*El «guachecito» de Mockus…
*
Perder es ganar un poco