23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

En peligro estabilidad presupuestal de Circasia

24 de noviembre de 2014
24 de noviembre de 2014

La situación que acontece es la siguiente:

Debido a las demandas de exempelados de administraciones pasadas, las cuales suman en total 2.100 millones de pesos, de los que se han pagado 950 y los restantes 1.250 millones tienen que ser cancelados en año próximo, el alcalde Jemay Adolfo Arias Mora presentó un proyecto de saneamiento encaminado a solucionar la situación, y que comprende los siguientes puntos:

Acogerse a un programa de ajuste fiscal en el marco de la ley 617.
Comprometer recursos de ingresos de libre destinación, los correspondientes a cultura, bomberos y  la tercera edad, para de allí, comprometer el 60 por ciento de la vigencia 2015 y destinarlos para completar el pago de la deuda.
Vender un inmueble que el municipio no utiliza en la zona urbana, para recaudar otra parte del dinero que se necesita.
Y por último, realizar una reestructuración de funciones entre los funcionarios de las distintas dependencias de la Administración, para optimizar recursos que ayuden al pago a que está obligada la Alcaldía.

De estos puntos, el Concejo sólo aprobó los dos primeros. En consecuencia negó la venta del inmueble y negó la reestructuración de funciones, lo que deja al Municipio en una situación comprometedora, puesto que el acuerdo con el abogado de los exfuncionarios demandantes era garantizarles el pago el próximo año de las deudas. De incumplirse dicho acuerdo, la Administración se vería abocada a embargos y acciones que paralizarían su accionar y la podrían llevar a una intervención del Gobierno Nacional, con base en lo que establece la misma Ley 617 cuando una localidad no cuenta con los dineros necesarios por funcionamiento para atender este tipo de obligaciones.

Por lo anterior, se confía en que el Concejo entienda la gravedad de la situación y reconsidere su posición frente al proyecto de ajuste fiscal que hace trámite en la corporación, el cual aunque lesiona inversiones para funcionamiento muy importantes, evitará males mayores a la Administración y al municipio en general.