20 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Empresarios discutieron sobre el rol del sector privado en la construcción de paz

11 de noviembre de 2014
11 de noviembre de 2014

Varios representantes del sector privado conversaron sobre el rol de la empresa privada en la construcción de paz en el país.

La discusión, moderada por Mónica de Greiff, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, giró en torno a la pregunta ¿por qué debe el sector empresarial apostar por la paz en Colombia?

El primero en intervenir fue Luis Fernando Rico, presidente de Isagen, quien señaló que en un primer momento es necesario definir qué se entiende por paz para responder a la pregunta de por qué apostarle a la paz, e indicó que “La paz va mucho más allá de no tener un conflicto armado. La paz no es el fin del conflicto, la paz significa desarrollo desde las regiones, desde los territorios. La apuesta por la paz es una apuesta por el desarrollo en los territorios. “

Por su parte, Javier Murgueitio, presidente de Coffee Company, destacó la necesidad de darle valor agregado a la materia prima, en su caso el café, e indicó que “En el país hay muchas personas que han sido vinculadas a la violencia por el descuido del Estado, en zonas apartadas, sin ningún apoyo empresarial y ninguna ayuda a los caficultores.”

Diego Molano, presidente de la Fundación Bavaria, coincidió con Rico en que la paz va mucho más allá del conflicto armado, y enfatizó en que “La paz se logra cuando cada individuo está en paz consigo mismo y con su entorno. Cuando se logre este balance, el país podrá avanzar. Por eso la paz es un bien superior.” Molano también resaltó que desde el sector privado se debe empezar a aplicar el concepto de crear valor compartido, para poder así crear valor en las regiones.

La discusión estuvo complementada por la participación del académico español Rafael Grasa, doctor en filosofía y profesor titular de Relaciones Internacionales de la Universitat Autònoma de Barcelona, quien destacó que la paz no se construye desde un despacho, al tiempo que resaltó que es fundamental que la descentralización establecida en la Constitución de 1991 se materialice con el fin principal de incluir efectivamente a las regiones en el desarrollo del país.

En cuanto al sector empresarial, el académico español señaló que más allá de cumplir con el pago de impuestos y con la generación de empleo, los empresarios deben pensar en qué se puede hacer por la paz e ir más allá de los programas de la responsabilidad social empresarial.

Sobre la importancia de la cooperación internacional al proceso de construcción de paz en el país, Victor Malagón, socio en asuntos públicos en Kreab & Gavin Anderson,  destacó que esta es fundamental para lograr una paz  real y la reconciliación en el país. Malagón también consideró que “La apuesta por la paz es una apuesta cultural, una apuesta de comportamiento social. Pero también es una apuesta social, una apuesta por la superación de la pobreza extrema y de la desigualdad, una apuesta institucional y un compromiso empresarial. “

Finalmente, Esneyder Cortés, director programático de reintegración de la ACR, aseguró que se debe buscar la manera para que el sector privado trabaje de la mejor manera con el sector público, y destacó que “En Colombia necesitamos empezar a construir los escenarios que permitan cerrar las brechas, las inequidades, que en gran medida son las que han causado históricamente la violencia.”

Durante el primer panel de la mañana, los empresarios coincidieron en que la construcción de paz en Colombia es un proceso en el que deben participar todos los sectores de la sociedad, incluido el sector empresarial, que debe ir más allá de cumplir con el pago de impuestos y de generar empleos, y aportar su grano de arena para la construcción de una paz real y duradera, mediante la reducción gradual de las brechas de desigualdad, que históricamente han sido una de las principales causas de violencia en el país.